ISRAEL Y SU SALVACIÓN DURANTE EL REINO MILENIAL DE CRISTO




ISRAEL Y SU SALVACIÓN DURANTE EL REINO MILENIAL DE CRISTO



Muchos pensamientos y corrientes dogmáticas dicen que para que Israel sea salvo durante la presencia de Cristo en su segunda venida, es necesario que durante este reino se le sea predicado el evangelio; pero esto es una mala percepción que conlleva una mala interpretación de algunos versículos bíblicos que de ninguna manera nos confirma que al pueblo de Israel se le deba predicar durante el milenio para que puedan ser salvos.

Al contrario, encontramos versos en las escrituras que hablan claramente que Israel no va a tener necesidad de que alguien de nosotros los gentiles o cualquier otra persona del pueblo de Israel les valla ha enseñar el conocimiento de la persona de Cristo y de su doctrina, pues le van a tener frente a frente; cara a cara, para platicar con él.

Es allí cuando el pueblo hebreo será absuelto de toda culpa y tomados como pueblo de Dios y de esta manera, automáticamente llega la salvación para ellos; teniendo frente a frente al autor de la vida y de la salvación.  Porque ya está escrito que con la venida de nuestro señor Jesucristo a instaurar su reino aquí en la tierra, todo israelita que esté vivo formando el estado de Israel en el presente, será salvo. Cuando dice que “todo Israel”, habla de los que estén vivos cuando Cristo venga a esta tierra.

En esta misma cuenta, entran los 144000 (ciento cuarenta y cuatro mil) que ya son salvos y que resucitaran en el preciso instante de la venida de nuestro señor Jesucristo. Y esta salvación llega al pueblo de Dios(Israel) no porque alguien les valla a predicar para que se arrepientan y de alguna manera conozcan al señor, por el contrario, “La Salvación” les llega a plenitud en el reino de Cristo por la promesa hecha a sus padres, por lo que nos dice Romanos 11: 28 

“Así que, cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros: más cuanto a la elección, son muy amados por causa de los padres.”

Porque dice claramente en Romanos 11: 26 “que todo Israel será salvo”, pero hacemos énfasis; que lo antes mencionado en Romanos 11: 26 es solamente aplicable al pueblo de Israel que se encontrare con vida cuando Cristo venga en su segunda venida. Romanos 11: 26 en su parte final dice claramente: “vendrá de Sion el Libertador que quitará de Jacob la impiedad”; podemos observar, como el señor Jesucristo desde su solio presidencial cuyo nombre es Sion absolverá de todo pecado al pueblo de Israel y lo exonerará de toda culpa, por lo que nos dice Romanos 11:29 de la siguiente manera:
“Porque sin arrepentimiento son las mercedes y la vocación de Dios.”

Conforme a lo que nos dice este versículo de una forma clara, Israel no necesitará que nadie le predique, algo muy distinto de la predicación en el periodo de la gracia en donde el gentilismo, para poder obtener la salvación, necesita que les sea predicado; porque el conocimiento en el presente es por fe, por el espíritu y por la palabra de Dios.  Pero con Israel será un caso diferente, pues estarán viendo a Cristo Jesús cara a cara, platicando con él; de esta manera nadie estará obligado a enseñarle a su prójimo acerca del conocimiento de Cristo Jesús según lo que nos dice hebreos 8: 10-12 de la siguiente manera:

“Por lo cual, este es el pacto que ordenaré a la casa de Israel, Después de aquellos días, dice el Señor: Daré mis leyes en el alma de ellos Y sobre el corazón de ellos las escribiré; Y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo:   Y ninguno enseñará a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor: Porque todos me conocerán, desde el menor de ellos hasta el mayor.  Porque seré propicio a sus injusticias, y de sus pecados y de sus iniquidades no me acordaré más.”

Estos versos adjuntos a Romanos 11:26, 28 y 29 iluminan totalmente el panorama acerca de la salvación del pueblo de Israel desde el comienzo hasta el final del Reino Milenial de Cristo. De igual manera el profeta Zacarías en su capítulo 12: 10 nos enseña lo siguiente:
“Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y harán llanto sobre él, como llanto sobre unigénito, afligiéndose sobre él como quien se aflige sobre primogénito.”
 Esta profecía nos afirma que en aquel día futuro cuando Cristo venga (segunda venida) el pueblo de Israel recibirá a manera de unción “espíritu de gracia y de oración” para que pueda reconocer a plenitud al hijo de Dios pues tendrán acceso directo al Soleo Presidencial de Cristo y de esta manera poder tocarlo, abrazarlo y platicar con él.

Entonces, teniendo frente a frente a Cristo Jesús es de lógica que no necesitarán que alguien más les predique acerca del conocimiento del Rey de Reyes y Señor de Señores. Y una de estas pláticas que tendrán los Israelitas con el señor es la siguiente según Zacarías 13:6

“Y le preguntarán: ¿Qué heridas son éstas en tus manos? Y él responderá: Con ellas fui herido en casa de mis amigos.”
 Cualquier persona con el mas mínimo conocimiento de teología entendería que los israelitas van a tener acceso directo al Soleo Presidencial de Cristo para platicar con él. y de esta manera serán deslumbrados con tan grande admiración por el poder, esplendidez y potencia de su glorioso reino; se van a llenar de tan grande curiosidad porque siendo un rey tan poderoso tiene estas heridas en sus manos y el responderá “fui herido en casa de mis amigos”.

Con estas pruebas indubitables e insoslayable se darán cuenta los israelitas que este personaje que tienen en frente es aquel mismo que sus descendientes crucificaron allá por el año 30 de nuestra era. Es allí cuando los israelitas van a llorar y lamentaran delante de el por lo que sus antepasados le hicieron.

Este arrepentimiento les permitirá en el conocimiento de que ese Rey es Cristo Jesús, será necesario que le vean frente a frente, cara a cara; ya sin el velo que en la actualidad no les permite conocerle para que se cumpla lo que anteriormente explicábamos en Zacarías 12 :10.

Conclusión:
Pese a las diferentes corrientes dogmáticas adversas, relacionadas con el estudio en mención; las escrituras son extremadamente claras al confirmarnos que no es necesario durante el reino milenial de Cristo, se les sea predicado al pueblo de Israel (el pueblo elegido de Dios) por alguna persona del pueblo gentil redimido o de las doce tribus de Israel igualmente redimidas; pues este pueblo, que recibirá en carne a Cristo Jesús, serán espectadores en forma directa de las palabras que saldrán de boca de nuestro Rey de Reyes y Señor de Señores a quien sea la gloria, la honra, imperio y potestad por los siglos de los siglos, Amen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.