Los Cuatro Caballos y sus cuatro Jinetes Apocalípticos



Los Cuatro CABALLOS Y SUS CUATRO Jinetes Apocalípticos

Por: Trinidad Tercero Lovo
Redacción: Misael Castro


Cuando Las Sagradas Escrituras hablan de caballos, esto significa: Grandes movimientos y grandes acontecimientos que están por suceder a nivel mundial. Los jinetes representan a los actores que le van a dar cumplimento a cada uno de los eventos descritos en la profecía de los cuatro caballos.

El Jinete del caballo Blanco
“Y MIRÉ cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí á uno los cuatro animales diciendo como con una voz de trueno: Ven y ve. Y miré, y he aquí un caballo blanco: y el que estaba sentado encima de él, tenía un arco; y le fué dada una corona, y salió victorioso, para que también venciese. (Apocalipsis 6:1-2).”
Explicaremos primeramente quienes son estos cuatro animales descritos en la profecía de Apocalipsis 6 que hablan al profeta describiendo cada uno de los sellos. Esta representación simbólica son cuatro querubines.
“Y levantáronse los querubines; este es el animal que vi en el río de Chebar. Este era el animal que vi debajo del Dios de Israel en el río de Chebar; y conocí que eran querubines (Ezequiel 10:15 y 20)”.
Cuando dice apocalipsis 6:2 “Y miré, y he aquí un caballo blanco: y el que estaba sentado encima de él, tenía un arco; y le fué dada una corona, y salió victorioso, para que también venciese” este caballo blanco representa el gran triunfo de Cristo Jesús sobre todos los poderes de la tierra. El arco significa que viene dispuesto a tener una guerra con todos los poderes facticos de la tierra comenzando por satanás y la muerte. La corona representa poder, reino y autoridad. Al decir que salió victorioso significa que venció y que será coronado como rey. Cuando dice que fue vencedor se refiere a que el señor Jesucristo venció al diablo y a la muerte en la cruz y en la recta final vence a todos los poderes que existen en la tierra.
Para confirmar que el jinete de este caballo se refiere a Cristo Jesús lo aclararemos con las siguientes sitas:
Y vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que estaba sentado sobre él, era llamado Fiel y Verdadero, el cual con justicia juzga y pelea. Y sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno entendía sino él mismo. Y estaba vestido de una ropa teñida en sangre: y su nombre es llamado EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos que están en el cielo le seguían en caballos blancos, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio” (Apocalipsis 19:11-14).

Fue a partir de 1948 que las naciones de la tierra se constituyeron en el consejo de Las Naciones Unidas (ONU) pero al final de los tiempos La ONU le conferirá el poder a una autoridad que aglutina quinientos millones de seguidores, según lo que nos dice Apocalipsis 17:13 que a la letra dice: Estos tienen un consejo, y darán su potencia y autoridad a la bestia. Y este líder gobierna desde la ciudad que tiene poder, autoridad y reino  sobre todos los reyes de la tierra según lo que nos dice Apocalipsis 17:18 de la siguiente manera: “Y la mujer que has visto, es la grande ciudad que tiene reino sobre los reyes de la tierra”. A estos poderes son los que el líder del caballo blanco va a enfrentar en el valle de la decisión según lo que nos dice Apocalipsis 19:19 que afirma: “Y vi la bestia, y los reyes de la tierra y sus ejércitos, congregados para hacer guerra contra el que estaba sentado sobre el caballo, y contra su ejército”.  En apocalipsis 6:2 en su parte final dice: “Y salió victorioso, para que también venciesese refiere a que el señor tendrá que enfrentar a estos poderes facticos de la tierra, ellos le harán guerra, pero el cordero los vencerá según lo que nos dice Apocalipsis 17:14 Ellos pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque es el Señor de los señores, y el Rey de los reyes: y los que están con él son llamados, y elegidos, y fieles. Toda esta explicación comprende la representatividad del Jinete del caballo blanco.

Algunos analistas interpretan erróneamente este sello descrito en apocalipsis 6:1-2, al decir que este jinete representa a satanás, lo cual es un error que conlleva blasfemia porque se le está atribuyendo algo que es tipo y figura del Señor al diablo.

El jinete del Caballo Bermejo (Rojizo)
“Y cuando él abrió el segundo sello, oí al segundo animal, que decía: Ven y ve. Y salió otro caballo bermejo: y al que estaba sentado sobre él, fué dado poder de quitar la paz de la tierra, y que se maten unos á otros: y fuéle dada una grande espada”. (Apocalipsis 6:3-4).
El segundo sello está relacionado a un caballo bermejo, el color bermejo es el color rojo quemado, este caballo representa guerras, o grandes conflictos sobre el planeta tierra. ¿Por qué decimos que representa guerras? Porque dice este mismo pasaje: “fué dado poder de quitar la paz de la tierra, y que se maten unos á otros” y cuando dice que se le fue dado una grande espada; La espada significa; arma de guerra, para destruir y para matar. Este caballo representa a lo largo y ancho de la historia en que el hombre ha estado en la faz de la tierra en guerra, desde que peco hasta que Cristo venga. El color bermejo de este caballo representa derramamiento de sangre que a lo largo de la historia del hombre ha vivido en conflicto destruyéndose el uno con el otro, y el hombre seguirá en guerras hasta llegar a la gran guerra de las guerras denominada el Armagedón que es La Guerra madre de todas Las Guerras de todos los tiempos según lo que nos dice Apocalipsis 14:20 de la siguiente manera: “Y el lagar fué hollado fuera de la ciudad, y del lagar salió sangre hasta los frenos de los caballos por mil y seiscientos estadios.” Esto ocurrirá en esa guerra madre; que es el Armagedón donde Dios congregara a las aves de rapiñas para que coman carne de reyes, de capitanes, de generales y de todos los grandes y pequeños de la tierra según apocalipsis 19:17-18 que a la letra dice: “vi un ángel que estaba en el sol, y clamó con gran voz, diciendo á todas las aves que volaban por medio del cielo: Venid, y congregaos á la cena del gran Dios, Para que comáis carnes de reyes, y de capitanes, y carnes de fuertes, y carnes de caballos, y de los que están sentados sobre ellos; y carnes de todos, libres y siervos, de pequeños y de grandes” A este personaje se le ha dado el poder de quitar la paz de la tierra y turbar a los hombres; para que por cualquier cosa insignificante se maten, en guerras fratricidas donde ni los mismos soldados que están en la guerra se dan cuenta por que causa están peleando; como sucedió en la Segunda Guerra Mundial.



El jinete del Caballo Negro
“Y cuando él abrió el tercer sello, oí al tercer animal, que decía: Ven y ve. Y miré, y he aquí un caballo negro: y el que estaba sentado encima de él, tenía un peso en su mano”. (Apocalipsis 6:5)
Este jinete del caballo negro representa el flagelo más grande de todos los tiempos como es el hambre. A través de la historia encontramos registros de grandes hambres que han golpeado gravemente a los habitantes de toda la tierra a lo largo de estos 2000 años que han pasado desde que el salvador del mundo estuvo en esta tierra.
La escasez grave de alimentos se ha producido de cuando en cuando en parcialmente desde la más remota antigüedad. Los registros históricos, no obstante, sólo abarcan unos pocos miles de años, y las estimaciones sobre la extensión de las hambrunas han sido muy aproximadas. Esto se aplica incluso a las que se han producido ya en el siglo XX.

No obstante, la naturaleza catastrófica de las grandes hambrunas está fuera de toda duda. La mayoría de los investigadores listan alrededor de 400 en el registro histórico. Distintos pueblos de Asia se han visto diezmados repetidas veces por el hambre tras un periodo de sequía. Así, se estima que en India murieron 10 millones de personas en 1769 -1770, y un número similar murió en la hambruna que se produjo en el norte de China en 1877 -1878. La guerra ha sido otra causa importante de hambrunas en estas áreas; se estima que en 1943 murieron de 3 a 5 millones de personas en la provincia china de Henan debido al hambre producida tras la guerra.

En el siglo XX, la región subsahariana del Sahel, en África, se ha visto afectada por el hambre en varias ocasiones. Norteamérica y Sudamérica se han visto relativamente libres de hambrunas a gran escala. Europa sólo las ha sufrido de vez en cuando, aunque durante la II Guerra Mundial se produjeron cientos de miles de muertes atribuibles al hambre.

Todas estas señales van de la mano con el hambre (Mt. 24:7, 12; Mr. 13:8; Lc. 21:11). Si investigamos algo de las hambrunas que ha habido, al menos en las últimas décadas del siglo XX, hallaremos datos muy fuertes (*).

Junio 1980, la UNICEF predice que 20 millones de africanos están amenazados por el hambre. Octubre 1983, la FAO denuncia que 22 países de Africa se enfrentan a una catastrófica escasez de alimentos. Octubre 1984, se aumenta la ayuda a Etiopía y se le envía alimentos. Julio 1985, se efectúa un Festival Mundial de Rock en Filadelfia, USA, para ir en ayuda de los países afectados por el hambre. Marzo 1991, Etiopía, millones de personas tienen miedo al hambre. Mayo 1991, Etiopía, se predice que 1,2 millones de personas pasarán hambre en las próximas semanas. Diciembre 1991, Somalía, Estados Unidos llega con ayuda para paliar el hambre que está matando la población. 1995, Sierra Leona, se extiende el hambre. 1995, Corea del Norte, la ONU dice que el hambre se extiende y está empeorando. 1997, Corea del Norte, el hambre amenaza a 8 millones de personas. Agosto 31 de 1999, se informa: "Seúl, Corea. Cuatro años de hambruna en Corea del Norte disminuyeron algo tras la muerte de unos 3,5 millones de habitantes, pero podría volver a empeorar si se interrumpe la ayuda externa".
Y al mundo le toca enfrentar el hambre más grande de todos los tiempos, porque está determinado en uno de los grandes juicios de la gran tribulación, una pandemia y hambruna a nivel mundial por lo siguiente: “Y el primer ángel tocó la trompeta, y fué hecho granizo y fuego, mezclado con sangre, y fueron arrojados á la tierra; y la tercera parte de los árboles fué quemada, y quemóse toda la hierba verde” (Apocalipsis 8:7). Pues el granizo mezclado con sangre y fuego, quemara al tercer parte de los árboles y también de la hierba verde, de donde obtenemos la fuente de alimentos que consumimos personas y animales; usando el sentido lógico, esto significa la última gran hambre en el contexto de los grades juicios de Dios.

Y oí una voz en medio de los cuatro animales, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario: y no hagas daño al vino ni al aceite. Seguidamente después de la descripción del tercer sello el tercer Querubin emite la siguiente sentencia Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario: y no hagas daño al vino ni al aceiteesto significa lo siguiente: un denario era el valor de un día de salario, hoy significaría el sueldo diario de un obrero de mano de obra calificada mínimamente L. 300.00 en moneda de nuestro país, y de $160.00 en el extranjero. Esto significaría un aumento en el costo de la vida de una familia promedio, por lo que, si una persona no posee el valor monetario para adquirir los insumos básicos, lógicamente padecerá hambre, datos que hemos mencionado en párrafos anteriores. Explicando detalladamente lo anterior si hacemos equivalencias de los salarios mínimos en nuestro país o en el extranjero, dependiendo del salario mínimo de cada país, esa será la relación que haremos del costo de la canasta básica, por ejemplo, una libra de Arroz en los tiempos del cumplimiento de esta profecía podría llegar a costar el equivalente a $100.00 o de L.300.00. Se indica con ello una severa carestía de alimentos por falta de producción por las influencias de la plaga descrita en Apocalipsis 8:7.
Cuando el querubín dice: “y no hagas daño al vino ni al aceite” se refiere que los hijos de Dios no recibiremos ningún daño de los juicios que vienen hacia la tierra porque es una promesa del señor. El vino y el aceite representa a los hijos de Dios según lo que nos dice Isaías 26:20: “Anda, pueblo mío, éntrate en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la ira.” Y según la promesa implícita en el Salmo 91:1-10 que a la letra dice: “EL que habita al abrigo del Altísimo, Morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo á Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en él confiaré. Y él te librará del lazo del cazador: De la peste destruidora. Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro: Escudo y adarga es su verdad. No tendrás temor de espanto nocturno. Ni de saeta que vuele de día; Ni de pestilencia que ande en oscuridad, Ni de mortandad que en medio del día destruya. Caerán á tu lado mil, Y diez mil á tu diestra: Mas á ti no llegará. Ciertamente con tus ojos mirarás, Y verás la recompensa de los impíos. Porque tú has puesto á Jehová, que es mi esperanza, Al Altísimo por tu habitación, No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada”. Para 1960 el costo de una gallina era de 1.50 de Lempira, hoy en el año 2016 el huevo de una gallina tiene el doble del valor de una gallina hace 56 años. Con lo que se compraba una Vaca hace 56 años hoy se compra una libra de carne. Esto indica; que este jinete del caballo negro ronda como un espectro, todo el planeta tierra.




El Jinete del caballo Amarillo:
Y cuando él abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto animal, que decía: Ven y ve.  Y miré, y he aquí un caballo amarillo: y el que estaba sentado sobre él tenía por nombre Muerte; y el infierno le seguía: y le fué dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las bestias de la tierra. (Apocalipsis 6:7-8).
Cuando el revelador dice “y he aquí un caballo amarillo” este caballo amarillo representa a todo aquello que conduce a la muerte, es decir este jinete representa a la misma muerte. Porque dice: “y el que estaba sentado sobre él tenía por nombre Muerte” y dice que el infierno le seguía; La palabra infierno significa: Parte inferior, sepulcro o seol. Aplicando esto significa que después de que una persona muere es necesario enterrarle, porque primero llega la muerte, y luego el infierno; que es el sepulcro. “y le fué dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra” esto significa que los cuatro puntos cardinales de la tierra serán llenos de cadáveres en los grandes juicios que el señor trae a la tierra. Y la muerte y el sepulcro tienen potestad en los cuatro puntos cardinales de la tierra porque en todas partes de la tierra mueren personas. Los elementos del caballo amarillo son todo lo que conduce a la muerte:
ü Espada: Muerte por guerras
ü Hambre: Muerte por inanición
ü Mortandad: Son todas las pestes y plagas que han azotado la tierra y la azotaran en los grandes juicios que el señor trae a la tierra. ¡Amen!
Conclusión:
“Los cuatro primeros sellos” descritos por el revelador Juan, son un llamado para la humanidad, y como lo hemos analizado en todo el estudio, estos se han sentido a lo largo de la historia de la humanidad, a través de las Guerras, hambrunas y pestilencias que la misma historia relata. Por lo tanto, teniendo presente una correcta interpretación de cada uno de estos hechos proféticos cumplidos y por cumplirse son una advertencia para todo ser humano a que se ponga a cuentas con el divino creador y hacedor del universo para que en vez de plaga y destrucción en nuestras vidas se manifieste la divina protección como parte de sus promesas de protección a sus hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.