El gran rio que fluye desde la nueva Jerusalén

Estudio exegético Por: trinidad Tercero Lovo
Redacción: Misael Onán Castro
Recursos Cristianos.Org

Apocalipsis 22: 2 dice:

“DESPUÉS me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero.”




La visión de Juan el Teólogo, de un río limpio de agua de vida, es una promesa futura, que viene junto al establecimiento del gran Reino Milenial de Cristo, y el establecimiento de La Ciudad Amada La Nueva Jerusalén.

Este río que el profeta ve, no es un río espiritual, es un río literal; río que fluirá desde La Santa Ciudad, regará las llanuras y desembocará una parte en el gran mar y la otra en el Mar Muerto. Esta promesa de este río de aguas vivas y resplandecientes también fue anunciada hace muchos siglos en el pasado por los profetas del antiguo Israel.

Uno de los profetas de quien hablamos es Zacarías quien afirma sobre esta promesa lo siguiente:

“Acontecerá también en aquel día, que saldrán de Jerusalén aguas vivas; la mitad de ellas hacia la mar oriental, y la otra mitad hacia la mar occidental, en verano y en invierno. (Zacarías 14:8).”

Conforme a la profecía de Zacarías, encontramos que su narración está relacionada con la que describe Juan en su visión; habla con gran claridad que este río de aguas transparentes y vivas, serán distribuidas a través de dos ramales; uno tendrá como destino la aguas de la Gran Mar (La Mar occidental) y otra ira hacia el Mar muerto (La Mar Oriental).

Esas aguas del río que nace de en medio de la nueva Jerusalén, serán aguas que estarán disponibles todas las estaciones del año, asegurando la permanencia de un ambiente natural fértil y florido agradable a la vista. El contenido más interesante de toda esta profecía es la parte del río que desembocará en la mar Oriental, es decir aquellas aguas que entrarán en lo que conocemos hoy como el Mar Muerto.

Las Aguas vivas de sanidad que impregnen el mar Muerto por primera vez, esas aguas le devolverán la vida, vida que perdió cuando el fuego de Jehová destruyó las ciudades de Sodoma y Gomorra, Adma y Zeboín.

El Lago salado más conocido como el mar muerto, es un lago endorreico salado situado en una profunda depresión a 430 Mts. bajo el nivel del mar, entre Israel, Palestina y Jordania. Tiene unos 80 km de largo y un ancho máximo de unos 16 km; su superficie es aproximadamente de 810 km². Recibe agua del río Jordán.

 Mar Muerto

 En tiempos antiguos en las cercanías al mar muerto, existieron ciudades importantes como ser: Sodoma, Gomorra, Adma y Zeboin.

 Estas ciudades antes mencionadas, eran costeras y adyacentes al mar muerto, cuando la ira del Señor se desató sobre las dos ciudades importantes, también Adma y Zeboín recibieron de aquel fuego destructor que por causa del pecado de los habitantes de Sodoma y Gomorra. De los cuales solo sobrevivió Lot y sus dos hijas. (Deuteronomio 29:23).

Conforme a esta historia bíblica no podemos soslayar la existencia de Nuestro Dios, estos juicios dan evidencia de su grande poder, porque desde el día en que fueron destruidas estas ciudades, existe este testigo mudo en cuyas aguas y lechos se encuentran escrita la historia de grandes acontecimientos en el pasado.

Las aguas del mar Muerto fueron vueltas inertes debido al poder del fuego que cayó de parte de Dios por causa del pecado de Sodoma y Gomorra, inutilizando sus aguas y dejándolas sin vida. Pero cuando Cristo venga a instalar su Reino, estas aguas recibirán vida y serán llenas de peces como nos explica Ezequiel 47:9 que dice así:

“Y será que toda alma viviente que nadare por donde quiera que entraren estos dos arroyos, vivirá: y habrá muy muchos peces por haber entrado allá estas aguas, y recibirán sanidad; y vivirá todo lo que entrare en este arroyo.”

Ezequiel confirma en su parte final en este verso lo que hemos venido explicando relacionado con la restauración de la vida en el mar muerto. Esta promesa de sanidad incluye a todos los seres vivos que entren a nadar a esas aguas y también todo ser viviente. Esta sanidad producida por las aguas del río, provocara la proliferación de muchos peces debido a l misma sanidad que recibirán.

Es decir que Cristo en su venida viene a regenerar al ser humano y al mismo planeta tierra, y regenerarlo de la destrucción y contaminación que lo tiene sometido el ser humano en la actualidad; según lo que nos dice Apocalipsis 11:18 que dice:

“Y para que destruyas a los que destruyen la tierra”.

 También Ezequiel 47: 1 afirma lo siguiente:

“HÍZOME tornar luego á la entrada de la casa; y he aquí aguas que salían de debajo del umbral de la casa hacia el oriente: porque la fachada de la casa estaba al oriente: y las aguas descendían de debajo, hacia el lado derecho de la casa, al mediodía del altar.”

Lo que dice Juan el Teólogo en Apocalipsis 22:1 Y el Profeta Zacarías en su capítulo 14:8; Ezequiel también lo ratifica en su capítulo 47. tiene la misma similitud, lo que dicen los demás profetas, Ezequiel también lo confirma.

A continuación, presentamos un mapa satelital de la tierra de Israel para tener una idea aproximada de este rio y la distancia de su recorrido.



En esto se descubre algo muy curioso, que el huerto del Edén estuvo ubicado en la parte oriental donde todas aquellas llanuras eran regadas por un gran manantial dividido en cuatro ramales que son los siguientes:
* Tizón.
* Jhion
* Hidekel
* Y el gran río Éufrates.

 Estuvo ubicado el huerto del Edén donde actualmente son los territorios de la Nación llamada Irak.

Apocalipsis 22:1 dice el río saldrá del trono de Dios y del cordero que estará en La Nueva Jerusalén; Ezequiel 47:1 habla que este gran río sale del santuario, también habla que este río sale del umbral de la casa, esta casa, es la Nueva Jerusalén. En Apocalipsis 22:2 encontramos lo siguiente;

 “En el medio de la plaza de ella, y de la una y de la otra parte del río, estaba el árbol de la vida, que lleva doce frutos, dando cada mes su fruto: y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.”

Juan el Teólogo menciona la plaza de la Gran Ciudad; y afirma que, en los extremos del río a uno y otro lado, estaba el Árbol de La Vida.

Este Árbol de La Vida representa a Cristo Jesús quien será la máxima figura en la nueva Jerusalén segun Apocalipsis 22:14 que dice:

"Bienaventurados los que guardan sus mandamientos, para que su potencia sea en el árbol de la vida, y que entren por las puertas en la ciudad."

Este Árbol llevará 12 frutos, estos 12 frutos representan a los doce apóstoles, a los doce patriarcas y a las doce tribus de Israel; dicho en otras palabras, son el fruto bendito de las primicias, este simbolismo lo encontramos también en Apocalípsis 12:1 donde los apóstoles, los doce patriarcas y las doce tribus son simbólicamente representados como 12 estrellas.

En su visión el profeta Juan habla que las hojas del árbol serán para sanidad de las naciones; Naciones gentiles que sobrevivieron a los grandes juicios apocalípticos, gozaran de los beneficios de la sabia de estas hojas, que representan al señor Jesucristo.

La Sanidad para las naciones de parte del Árbol y de la Hojas implica lo siguiente: La Sanidad para las naciones implicará poder gozar de la Paz del Milenio, sin maldad, sin violencia, sin incertidumbres, ni hambres, ni plagas que diezmen los seres humanos, los animales y las plantas.

 Esto refiriéndose a las naciones que sobrevivieron a los grandes juicios y que durante el milenio se multiplicarán. Y por otra parte como complemento a las promesas del señor hechas a su Iglesia y a su Pueblo Israel, también los redimidos gozaremos de la bendición de la sanidad del árbol de la vida estando juntos reinado en la nueva Jerusalén.

Durante este periodo de paz se gozará de la armonía entre las naciones porque nadie se preparará más para la guerra según lo que profetizó Isaías 2:4 que dice:

 “Y juzgará entre las gentes, y reprenderá á muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces: no alzará espada gente contra gente, ni se ensayarán más para la guerra.”

Aun también los animales vivirán en armonía junto a los seres humanos por lo que dice también Isaías:

“Morará el lobo con el cordero, y el tigre con el cabrito se acostará: el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja. Y el niño de teta se entretendrá sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna del basilisco. No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como cubren la mar las aguas. (Isaías 11:6-9).”

“El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y á la serpiente el polvo será su comida. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jehová. (Isaías 65:25)”


El árbol de la vida también estuvo representado en el huerto del Edén, según lo que nos dice Génesis 2:9 de la siguiente manera:

 “Y había Jehová Dios hecho nacer de la tierra todo árbol delicioso á la vista, y bueno para comer: también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de ciencia del bien y del mal.”

Y de nuevo estará en la Nueva Jerusalén, que simboliza al señor Jesucristo. Ezequiel 47:12 nos dice lo siguiente:

“Y junto al arroyo, en su ribera de una parte y de otra, crecerá todo árbol de comer: su hoja nunca caerá, ni faltará su fruto: A sus meses madurará, porque sus aguas salen del santuario: y su fruto será para comer, y su hoja para medicina.”

Estos árboles ya no son simbólicos sino literales que crecerán a uno y otro lado del río; sus frutos servirán de alimento y sus hojas para medicina.

Para los incrédulos y para los inconstantes, para los que no tienen el conocimiento de la palabra de Dios, este estudio Bíblico relacionado con las promesas de las profecías Bíblicas les parecerá Utópico en el sentido de que las naciones que sobrevivieron a los 21 juicios Apocalípticos, logren obtener el favor de Dios por medio del reinado pacifico de su hijo aquí en la tierra. Pero en torno a estas naciones debemos de recordar que todas las profecías relacionadas al presente estudio lo confirman, pues estas naciones disfrutarán de la paz que nuestro Señor Jesucristo traerá a toda la redondez de la Tierra.

 Esta promesa es un llamado a toda nación tribu lengua y pueblo, a que busquen del señor, y de sus bendiciones, a que hagan el esfuerzo de entrar a sus promesas por medio de la fe en su hijo Cristo Jesús y tratar de cumplir sus mandamientos.

San Juan 7:38 dice: “El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su vientre.” esto que nos dice El Señor Jesús se refiere al río espiritual, el agua viva mencionada aquí, tiene que ver con la persona que llega al conocimiento de Cristo, comienza a creer como esta escrito en su palabra, así que del interior de esta persona mana grandes ríos de conocimiento y sabiduría relacionadas con las grandes promesas y grandes misterios descritos por la palabra de Dios.

 También el agua de vida que fluye en el creyente está relacionada con el evangelio de eterna salvación, porque es una fuente inagotable de conocimientos dados por el Espíritu Santo a cada persona; que nos permite ser instruidos por este gran maestro que, como una promesa, el señor nos los dejó, porque es El Santo Espíritu de Dios quien nos guía a esos manantiales espirituales de conocimiento.

En cuanto al río mencionado en Apocalipsis 22:1; Zacarías 14:8 y Ezequiel 47:1 esto es aplicado en su correcta interpretación a un río literal que saldrá desde la Nueva Jerusalén para beneficio de las naciones durante el milenio.

Los árboles que aparecen en Ezequiel 47:7 igualmente servirán de alimento y sanidad de las naciones que vivan durante el milenio mientras tanto el Árbol que aparece en Apocalipsis 22:2 simboliza a Jesús el hijo de Dios.

 ¡Amen! 
***

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.