Los hijos de Dios, Israel, La Iglesia.

*[[Dt 10:12]] R-Valera* Ahora pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas á Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas á Jehová tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma;

Fondo Bíblico
Deuteronomio 10:8-22

OBJETIVO
Mostrar cómo Dios atrajo a Israel de entre las naciones paganas como un pueblo elegido, lo cual es comparable a la elección actual que hace su Iglesia de entre el mundo.

INTRODUCCIÓN
Pablo, en su carta a los Cristianos Romanos, les advierte que si alguien se califica a si mismo por medio de un nombre que califica supuestamente la clase de persona que es, no tendrá aquellas características, incluso si su derecho de nacimiento agregado al nombre le dio el privilegio de usar dicho título.

Existen muchísimos Cristianos que lo son sólo de nombre, pero demuestran por medio de sus actos que no son nada, el uso moderno de Cristiano varía muy poco del mal uso del nombre a través de los veinte siglos que lleva el cristianismo.

Esto es, trágicamente, uno de los paralelos más claros existentes entre Israel de los cual Dios intentó hacer y lo que la nación en realidad era, comparado con lo que el Cristiano debiera significar y a lo cual debiera limitarse; y lo que en realidad representa en los corazones de quienes escuchan la palabra.

Ezequiel llama a tal duplicidad afrenta; por tanto, hijo del hombre, habla a la casa de Israel, y diles: Así ha dicho el señor Jehová: Aún en esto me afrentaron vuestros padres cuando cometieron contra mí rebelión. Porque yo los metí en la tierra sobre la cual había alzado mi mano que les había de dar, y miraron a todo collado alto, y a todo árbol espeso, y allí sacrificaron sus víctimas, y allí presentaron la irritación de sus ofrendas. (Ezequiel 20:28).

Esta descripción de las acciones de la casa de Israel nos proporciona los antecedentes para continuar la discusión: Y entrados a las gentes a donde fueron, profanaron mi Santo Nombre, diciendo ellos: Estos son pueblo de Jehová, y de su tierra han salido. Y he tenido lástima en atención a mi Santo Nombre... por tanto, di a la casa de Israel, así ha dicho el señor Jehová: No lo hago por vosotros, oh casa de Israel, sino por causa de mi Santo Nombre, el cual profanasteis vosotros entre las gentes a donde habéis llegado (Ezequiel 36:20-23).

El mayor mal uso del nombre Cristianos en nuestra actualidad permite toda clase de descarríos entre montones de gentes ingobernables que se hacen llamar El mundo Cristiano.

Siempre ha sido el deseo del Señor que haya una clara distinción entre su pueblo y el resto del mundo (ver Deuteronomio 4:1-9). Nuestras Mayores oportunidades que logremos en el conocimiento, demanda Mayores resultados en el cuerpo Espiritual de Cristo, que el se exigía en la nación física de Israel.

REFERENCIAS
*Salmo 72:11
* Deuteronomio 9:3-6, 13
* 1 Corintios 1:27-28
* Santiago 2:1-5

AUTOEVALUACIÓN
1. Compare 1 Pedro 3:4; Romanos 9:6-8 y 1 Corintios 10:18 ¿Que es Israel según la carne y porque se usa este término? Compare tambien con Gálatas 6:15-16

 2. ¿Era el nombre Judio usado en la misma forma? Romanos 2:28-29.

3. ¿Porque se refirió Jesus sobre Natanael en la cita de Juan 1:47?

4. Lea 1 Pedro 2:5-9 y Gálatas 6:16 ¿Que es lo que Dios al leer lo revelado en Deuteronomio 10;12-20? Compare tambien Isaias 66:20-21; Apocalipsis 1:6; 5:8-10.

5. Compare Deuteronomio 7:6-8 con el Cristiano al tiempo de su llamado ¿Como se relaciona Romanos 9:21-26 y Romanos 3:23?.

6. ¿Que similitud existe entre el llamado de Israel para hacer una nación y el llamado para ser discípulo de Cristo? Deuteronomio 9:4-6; 9:13; Juan 15:16-19; 1 Corintios 1:27-28.

7. Compare a Israel con Egipto y al Cristiano con el mundo como puntos de partida en nuestra relación con Dios. Ver Santiago 2:5.

8. Como pueblo llamado para servir a Dios (ver Apocalipsis 1:6; 2:26-27; 5:9-10)compare la posición relativa de los Levitas: Deuteronomio 10:8-9. ¿Que advertencia de Mateo 6:2-5 se relaciona con esto?

CONCLUSIÓN
Ni nosotros ni Israel tenemos especial valor para Dios mas que cualquier otro hombre pecador, al menos que aceptemos su invitación a admitir la obediencia como hijos; y, menospreciando las metas comunes de esta vida, afirmemos nuestra esperanza al establecimiento del Reino de Dios como recompensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.