INTRODUCCIÓN AL APOCALIPSIS

El Apocalipsis
Autor: El apóstol Juan
Fecha: 70-95 d. C.
Tema: El Señor Todopoderoso reina.
Palabras Claves: Trono, Cordero, vencerás, siete, Yo vi.

Autor: Cuatro veces  el autor se refiere a si mismo  como  Juan  (1.1,4,9;22.8). Era tan conocido y su autoridad espiritual estaba tan bien establecida entre sus lectores que no necesitó citar sus credenciales. Desde muy temprano en la historia de la Iglesia se atribuye únicamente este libro al Apóstol Juan.

Trasfondo y Fecha: La evidencia interna demuestra que el   apocalipsis fue escrito en una época de extrema persecución contra los Cristianos, la cual posiblemente fue iniciada por Nerón, tras el   gran incendio que casi destruye a  Roma en Julio del año  64  d. C. y continuo hasta su suicidio en el 68 d. C.  Según este punto de vista, el libro habría sido escrito  antes de  la   destrucción de Jerusalén  en   septiembre del   año 70 d.  C. y es una autentica profecía sobre los continuos sufrimientos y persecución de los Cristianos, que se  haría mas intensa y severa en los años por  venir. Sobre la base de afirmaciones dispersas de los apóstoles de  la iglesia primitiva, algunos fechan  el libro   en   la etapa final  del reinado de   Domiciano (81- 96 d. C.)   Tras la fuga de Juan a Efeso.

Ocasión y Propósito: Bajo la inspiración del Espíritu Santo y   con referencias directas al Antiguo Testamento, Juan no tenia dudas de estar reflejando los horribles acontecimientos ocurridos tanto en Roma  como en Jerusalén,  cuando  proclamaba la profecía  sobre lo que parecía inminente:

* La intensificación de La guerra Espiritual contra La Iglesia (1,3)      
* La Formación de un estado anticristiano.
* La Formación de numerosas religiones anticristianas.

El propósito de este mensaje era proporcionar aliento pastoral a los perseguidos, fortaleciendo, invocando  y proclamando la seguridad y la certeza de la esperanza, junto a la confianza de que en Cristo ellos compartían el poder soberano de Dios para vencer completamente a las  fuerzas  del  mal  en todas sus manifestaciones. El apocalipsis es también una apelación evangélica para aquellos que en el presente viven en el reino de las tinieblas, a fin de que entren en la luz. (22.17).
Contenido: El mensaje Central del apocalipsis es que El Señor nuestro  Dios Todopoderoso reina (19.6)   Este tema ha sido confirmado en la historia  por la victoria del Cordero,  quien es Señor de  Señores y Rey de reyes  (17,14).

Así, aquellos que  siguen al Cordero  están envueltos en un continuo conflicto espiritual, y el Apocalipsis ofrece una visión más profunda de la naturaleza y tácticas del enemigo (Efesios 6:10-12). El dragón, frustrado por su derrota en la Cruz, y las consiguientes restricciones impuestas a su actividad, y desesperado por torcer los propósitos de Dios antes de su inevitable caída, desarrolla una triple contraofensiva para hacer guerra a los santos (12:17). La primera bestia o monstruo simboliza al Imperio Romano <4> quien dirige una realidad de un gobierno y un poder político anticristiano (13:1-10,13); y la segunda una religión <5>, filosofía e ideología anticristiana (13:11-17). Juntas dan lugar , en última instancia, a una sociedad seductora y falsa, a una economía y cultura secular anticristiana: La corrupta Babilonia (Cap. 17 y 18), compuesta por aquellos que habitan la tierra. Estos llevan La Marca de La Bestia <6>, y sus nombres no están registrados en el Libro de La vida del Cordero. El dragón delega continuamente sus restringidos poderes a las Bestias y sus seguidores, para así engañar y desalentar a cualquiera del propósito Creador y redentor de Dios.

Nota: véase el artículo “Al estudiar el Libro de Apocalipsis" para una mejor comprensión de este artículo.

Aplicación Personal: Dios ha creado el orden de la comunidad; esto es, el matrimonio y la familia, la actividad económica, el gobierno y el estado (véase Romanos 13:1-7; 1 Timoteo 2:1,2). Satanás, incapaz de crear cualquier cosa, tienta a otros para distorsionar y utilizar mal lo que Dios ha creado. Los Cristianos deben distinguir cuando un gobierno esta funcionando bajo la autoridad divina o como la autoridad divina. Si se trata de lo segundo, los Cristianos deben orar, resistir con valentía y aceptar pacientemente las consecuencias de obedecer al Dios cuya imagen y sello llevan consigo (Marcos 12:16,17; Hechos 4:19). Deben hacerlo en la confianza de que después de su victorioso sufrimiento reinarán con el señor.

Detrás de las apariencias de pompa y poder del mundo, está la realidad de la absoluta soberanía de El Señor, el Cordero que garantiza la derrota final del pecado y el mal. Dios  utiliza todas las fuerzas del mal, todas las consecuencias del pecado, aún el sufrimiento de sus santos, para alcanzar sus propósitos. Los creyentes que padecen persecución deben saber que sus sufrimientos no son inútiles, y que al final serán reivindicados.

El principal manantial de la esperanza y el valor Cristianos es la certeza de que el enemigo ha sido derrotado y ha caído, que los seguidores del Cordero no están peleando una causa perdida. ¡El ya ha vencido, por lo que ellos pueden ser y serán vencedores!

La forma literaria: Despues de un prefacio, el Apocalipsis comienza (1:4-7) y termina (22:21) como una típica carta del nuevo Testamento. Aunque el libro contiene siete cartas dirigidas a siete Iglesias del Asia Menor, todo creyente debe escuchar  el mensaje dirigido a cada una de esas iglesias (2:7,11,17,29; 3:6, 13, 22), así como el mensaje del libro completo (1:3; 22:16), para que puedan obedecerlo(1:3; 22:9) Dentro de esta carta está la profecía (1:3; 10:11; 19:10; 22:6-7, 10, 18, 19). De acuerdo con Pablo, el que profetiza habla a los hombres para edificación , exhortación, y consolación (1 Corintios 14:3). El profeta habla la palabra de Dios como un llamado a la obediencia en el presente y las situaciones del futuro inmediato, a la luz del futuro último, Esta profecía no sería las situaciones del futuro inmediato , a la luz del futuro último, Esta profecía no sería las situaciones del futuro inmediato, a la luz del futuro último. Este profecía no sería sellada (22:10) porque posee relevancia para los Cristianos de todas las generaciones.

Método de Comunicación: Juan recibió estas profecias por medio de una serie de visiones que contenían imágenes simbólicas y números que recuerdan aquellos que se hallan en los libros proféticos del Antiguo Testamento. Recogió estas visiones posiblemente en el orden cronológico que las recibió, muchas de ellas como cuadros de los mismos acontecimientos desde diferentes perspectivas. No ofrece, sin embargo, el orden cronológico en que deben incurrir los acontecimientos históricos. Por ejemplo, Jesús nace en el capítulo 12 y es exaltado en el capítulo 5, mientras recorre sus iglesias en el capítulo 1. La bestia que ataca a los dos testigos en el capítulo 11, no hace su aparición sino hasta el capítulo 13. Juan recoge una serie de visiones consecutivas, no una serie de acontecimientos consecutivos (narración cronológica).

El Apocalipsis es un espectáculo cósmico: una serie elaborada de lienzos a color, acompañada e interpretada por voces y cantantes celestiales. La palabra hablada es en prosa de altura, más poética de lo que indican nuestras traducciones. La música es similar a una cantata. Se introducen sucesivamente temas que después se reintroducen, desarrollan y combinan con otros temas.

Todo el mensaje es una revelación (1:1). Esto es una clave para la comprensión de las visiones, las cuales contienen un lenguaje figurado que pone de manifiesto las realidades espirituales dentro y detrás de la Historia. Las señales y los símbolos son esenciales porque la verdad espiritual y la realidad invisible hay que comunicarlas a los seres humanos por medio de los sentidos. Los símbolos apuntan a lo que en última instancia es indescriptible. Por ejemplo, el relato de las langostas demoniacas del abismo (9:1-12) crean una vívida y horripilante impresión, aunque no se pretenda interpretar los pequeños detalles.

  
Referencias Bibliográficas

*Comentarios exegéticos
Introducción   al Apocalipsis, Biblia de Estudio Plenitud, paginas 1704-1707.

<1> Análisis eclesiástico de Justiniano el  Grande (Año 538).
<2> Historia Universal, tomo 1
<4>. Artículo “Las Cuatro Bestias" por Trinidad Tercero Lovo.
<5> Babilonia Misterio Religioso.Ralph Woodrow.
<6> La Marca de La Bestia. por Trinidad Tercero Lovo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.