La Misericordia Divina

Fondo Bíblico: Jeremias 18:1-17

Verdad Central: Dios quiere moldear nuestra vida de acuerdo con sus planes.

“Mas la misericordia de Jehová desde el siglo y hasta el siglo sobre los que le temen, y su justicia sobre los hijos de los hijos..." ( Salmo 103:17).

PROPÓSITO: poder describir el parecido entre la labor del alfarero con su arcilla y la obra que Dios realiza en nuestra vida. Comparar los resultados de los momentos en que cooperamos con Dios en sus planes, y los momentos en que decidimos seguir nuestros planes.

INTRODUCCIÓN: La alfarería es uno de los oficios humanos más antiguos. Al principio la labor de darles forma era hecha sin más herramienta que las manos del artífice. Las ruedas usadas en el tiempo de Jeremias deben haber parecido una complicada maquinaria en comparación con el sistema manual. La “casa" del alfarero era su taller, no su hogar. Jeremias vio aquello durante varias veces. Alguna imperfección en la arcilla hizo imposible en varias ocasiones que el alfarero fabricara lo que había pensado. A pesar de ello, el alfarero no tiró la arcilla a un lado, aunque no llevo a cabo lo que había pensado primero, vio que todavía había posibilidades en aquella arcilla de otra cosa. Tenía otros y mejores planes en mente; otras vasijas, cuyas formas serían compatibles con las características de aquella arcilla.

“Y volvió y la hizo otra vasija" ¿habriamos podido encontrar otras palabras que describan la misericordia de Dios? Ya se trate de personas o pueblos, lo cierto es que El siempre nos da otra oportunidad si la primera vez no llegamos a ser lo que El esperaba de nosotros. También hay una expresión en el verso 4 que es muy importante: “Según le pareció mejor hacerla" La so rerania de Dios es una de las grandes verdades de las Escrituras, y al mismo tiempo, una de las más difíciles de comprender para el racionamiento humano. Siempre debemos verla en equilibrio con la libertad que el señor le ha dado a cada ser humano para que ejercite su propia y peculiar voluntad.

Entendemos que, no somos criaturas dominadas por la casualidad y el señor tiene un propósito para la vida de nosotros. No vamos a ser todos iguales, pero cada vasija; es decir, cada vida, triunfará si la persona le permite a Dios que cumpla en ella sus propósitos y planes.

Antes de poder hacer otra vasija, el alfarero tenía que quitar la arcilla de la piedra superior y trabajarla de nuevo. Pero la arcilla que es inanimada, no podía hacer nada por si sola; no suele así con los seres humanos. Numerosas veces, Dios tuvo que trabajar de nuevo a Israel por medio de una severa disciplina. Lo mismo puede hacer con nosotros hoy.

Exégesis sugerida:
Esta sección , basada en la experiencia de Jeremias en la casa del alfarero, contiene ejemplos de los distintos géneros literarios que se hallan en el libro: Biografía, discurso en prosa, oráculos poéticos y lamentos.

Jeremias visita la casa del alfarero a petición de Dios, allí aprende que el alfarero rechaza de vez en cuando algunas vasijas debido a su pobre calidad. Así actúa también Dios soberano sobre el pueblo de Judá. Lo que el alfarero hace, depende de la calidad del barro; lo que hace Dios con su pueblo, depende de la forma como este responde al llamado divino. El barro puede frustrar las intenciones del alfarero y obligarlo a rehacer la vasija, lo mismo que la calidad del barro limita lo que el alfarero puede crear, de la calidad del humano depende lo que Dios puede hacer con la humanidad.

“Se echó a perder" Equivale a la misma palabra hebrea usada en el caso del cinto de Lino en Jeremias 13:7, donde se traduce como “podrido". El barro no satisfacía las intenciones del alfarero. “Segun le pareció mejor"  podía hacer algo distinto con el barro, pero no la vasija que había querido fabricar.

El Señor limita su acción soberana según sea la respuesta al llamado divino (Véase Jeremias 4:28) sobre las palabras arrancar, derribar, y destruir.

No cabe duda, que desde los puntos de vista que queremos tomar la historia de Jeremias ennla casa del alfarero, debe de resaltarse la inmensa misericordia que tiene Dios a su Pueblo Israel, y específicamente con Judá, Jeremias portador del mensaje del juicio reflexiona sobre la acción soberana de Dios en la Vida del pueblo, siempre está dispuesto a perfeccionarlo a pesar de los inmensos desperfectos que como arcilla es comparado; no tiene la facultad de dejarse moldear a la manera del Sumo poder Del Dios Todopoderoso.

PREGUNTAS PARA ESTUDIO

1. ¿Cual le parece que sea la lección principal que debemos sacar del hecho de que el alfarero hiciera otra vasija con la misma arcilla?

2. ¿Como se puede aplicar esa verdad a las personas?

3. Dios había hecho su llamado. Ahora el futuro de Israel dependía totalmente de su respuesta. El alfarero estaba listo ¿Como respondería la “arcilla"?.

CONCLUSION: Dios tiene un plan maravilloso para su vida, y, aunque trate de escapar o resistirse a sus designios, ¡El todavía le da una nueva oportunidad!. Esta puede ser la suya, no la desperdicie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.