El siervo sufriente de Dios

Fondo Bíblico: Isaias 52:13-53:12

Verdad central: Jesús Murió en La Cruz para cumplir el plan eterno de redención trazado por Dios.

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz fue sobre Él; y por su llaga fuimos nosotros curados " (Isaias 53:5).

PROPÓSITO: Comprender el capítulo del “Siervo sufriente" y ser capaces de explicar en parte su significado. Aceptar el sufrimiento y muerte de Jesús como la expiación por nuestros pecados.

INTRODUCCIÓN: “¿Quien ha creído a nuestro anuncio?" , es el angustioso grito del profeta ante la indiferencia del pueblo a sus mensajes con relación al Mesías. El versículo dos describe como verían la mayor parte de los Israelitas al Siervo de Dios. “subirá  cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, más sin atractivo para que le deseemos. (Véase Isaias 11:1; 52:14).

Un renuevo que brota de tierra seca no es algo que inspire admiración o reverencia. En Jesús el Mesías prometido al cual hace alusión la profecía, no había absolutamente nada que atrajera la atención de una nación que esperaba un Rey cuya obra sería triunfar sobre sus enemigos.

En hebreo, las palabras “ varón de Dolores, experimentado en quebranto" significan que era un hombre acostumbrado a sufrir, y familiarizado con las enfermedades. A lo largo de todo su ministerio, Jesús conoció de la manera más profunda la angustia, las enfermedades, la desesperación que experimenta el hombre por causa del pecado.

Obsérvese, además el gran número de palabras utilizadas a lo largo de todo el capítulo 53 para describir los sufrimientos de Jesús. Y ni siquiera después de haber visto esta larga lista, nos podemos dar cuenta plenamente del precio que Él pagó por nuestro rescate. Pero...¿En que sentido podemos decir que Jesús llevó sobre si enfermedades y dolencias aún antes de ir a la Cruz? Sus sufrimientos alcanzaron el punto culminante en Getsemaní y en el Calvario. Sólo por medio del derramamiento de su sangre se podía hacer la expiación por el pecado.

Sin embargo, el Espíritu Santo nos indica a través de Mateo que Jesús se pasó todo su ministerio, de una forma que probablemente resulte incompresible para la mente humana, levantando de sus miserias a los seres humanos y cargando sobre sí sus enfermedades, angustias ataduras y culpas.

Por medio de Isaias, El Espíritu Santo describe a la raza humana como un rebaño de ovejas descarriadas, cuyo Pastor sufrió con el fin de volverlas a poner en un lugar seguro. Pero Dios no quiere que la humanidad viva descarriada, él quiere devolverle el entendimiento para que lo alabe y glorifique; déjelo entrar en su vida ahora mismo.

ALGUNAS REFERENCIAS QUE GIRAN ENTORNO AL TEMA.

Isaias 42:1; Filipenses 2:9; Salmos 22:6-7; Isaias 53:2-3; Romanos 15:21; Juan 12:38; Romanos 10;:16; Isaias 11:1; Juan 1:10-11; Mateo 8:17; Hebreos 9:28; 1 Pedro 2:24; Romanos 4:25; 1 Corintios 15:3; 1 Pedro 2:24; Mateo 26:63; Hechos 8:32; Mateo 27:57; 1 Pedro 2:22; Isaias 54:3; 46:10; Juan 10:14-18; Romanos 5:18-19; Mateo 26: 38, 39, 42; Lucas 22:37; 2 Corintios 5:21.

Exégesis sugerida para este artículo:

53:2-12 propósitos de la crucifixión, la expiación y la vida abundante, LA VENIDA DEL MESÍAS. Esta es la más conocida de todas las profecías relacionadas con el Hijo de Dios, y su venida a esta tierra; y tanto Mateo (Mateo 8:17) como Pedro (1 Pedro 2:24). Hacen referencia a tal misión. Ocho siglos antes de Cristo, Isaias el profeta se refirió de una manera increíblemente certera a los hechos de la crucifixión de Cristo Jesús; pero más importante aún, habló del propósito de su misión y que era necesario su muerte en un madero.

Cristo cargó algo más que nuestros pecados en sus sufrimientos y muerte. La paga del pecado es muerte, pero Cristo no tenía que sufrir como lo hizo para expiar nuestras culpas. Este capítulo nos habla del porque de sus sufrimientos:

1. Sufrió para llevar nuestros dolores y necesidades (v. 4).
2. Y para ofrecernos paz y sanidad. (V. 5).

Ciertamente, la expiación de nuestros pecados constituyen nuestra mayor necesidad, pero Dios, al enviar a su Hijo a sufrir y morir, proveyó más que una forma de escapar al Juicio: Dispuso el inmediato comienzo de una nueva vida, una vida abundante (Véase Juan 10:10)
(Salmos 22:1-31/16:10) J.H. Biblia Plenitud Página 877.

PREGUNTAS PARA ESTUDIO:

1. ¿PORQUE NO FUE REVELADO EL BRAZO DEL ETERNO A LA MAYORÍA DE LOS CIUDADANOS ISRAELITAS?

2. ¿CUANDO COMENZÓ A SUFRIR EL SEÑOR JESUS?

3. ¿PORQUE SE USAN TANTAS PALABRAS DISTINTAS PARA DESCRIBIR LA EXPERIENCIA DEL SIERVO?

4. ¿EN QUE SENTIDO PODEMOS DECIR QUE JEHOVÁ QUISO QUEBRANTARLO "?

Nota: "Si quiere colaborar con el tema sugerimos deje sus respuestas en la sección de comentarios en la parte inferior de la página" si utiliza Android, en dispositivos móviles o Tablets utilice la configuración que dice “ver Versión Web" también en la parte inferior, esto le permitirá tener en su dispositivo todas las funciones y menús de la página.

Conclusión: Si ahora los pecadores pueden ser salvos, es porque él intercede por ellos. El defiende su causa cuando ellos se arrepienten y confían en él como Salvador. Hoy después de más de 2000 años de anuncio ¿que podemos decir como respuesta a la pregunta del sabio profeta?
***
¿“QUIEN A CREÍDO A NUESTRO ANUNCIO"?

****



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.