El compasivo amor de Dios

Fondo Bíblico: Óseas 11:1-11

Verdad Central: Dios es paciente y compasivo, y quiere llegar hasta nosotros en su amor.

“Venid y volvamonos a Jehová: que él arrebató, y nos curará; hirió y nos venderá" (Óseas 6:1).

PROPOSITO: Comprender el contraste entre la actitud de Israel hacia Dios y la actitud de Dios hacia Israel. Buscar maneras de demostrarle a Dios nuestra fidelidad como respuesta a su amor.

INTRODUCCIÓN: Cuando permitimos que se enfríe nuestra relación con Dios, nuestras demás relaciones se vuelven problemáticas muy pronto. El orgullo nos comienza a dominar. No perdonamos. Se producen separaciones. Se pisotean los sentimientos, se rompen los hogares, se dividen las iglesias; pero el señor sigue diciendo: “Regresa, Regresa". A pesar de la infidelidad humana, su amor nunca desaparece.

El dolor que experimentó Óseas por la mala vida de su esposa se repite constantemente en la sociedad actual. La respuesta humana es el divorcio. Pocos hacen suya la gracia divina, para perdonar a su cónyuge descarriado. Ni los cristianos le dan al mundo el ejemplo que le dio Oseas en sus tiempos. Sin embargo, aunque el perdón no sea fácil, es la manera divina de obrar. Dios espera en su amor a los que se arrepienten. Este fue el mensaje de Oseas a Israel, y es el mensaje de Dios al mundo de hoy.

El tono de este mensaje divino es de un profundo amor. Sus palabras están llenas de dolor, al recordar como su pueblo a desdeñado su afecto. Mientras más llamaba a su hijo Israel, más se alejaba de él. Dios comienza a advertir, después, a Israel acerca de las inevitables consecuencias de su apostasía. La ley de la siembre y de la cosecha es inexorable y los rebeldes tendrán que terminar pagando por sus obras. El tiempo de gracia y misericordia se ha extendido largamente. Esta a punto de terminar. Aún así, el señor dice: “¿Como podré abandonarte oh Efrain?" Posponiendo de esa manera el castigo y dando una nueva oportunidad.

Estamos tan acostumbrados a las actitudes humanas, que nos es difícil comprender el contraste entre la manera de pensar de Dios y la del hombre. Si Dios hubiera sido hombre, no habría quedado esperanza alguna para Israel. Sin embargo, no lo debemos medir por nuestra propia norma. El hombre es despiadado y vengativo. Dios no es así. El castiga para que haya sanidad. No destrucción. El ejerce la disciplina a fin de atraer de vuelta a sí a los que han pecado. No para destruirlos. Dios es lento para la ira (Salmo 3:8). Hay una verdad muy profunda en esta importante declaración “ Dios soy y no hombre". Dios también se llama a sí mismo “EL SANTO DE ISRAEL". La santidad de Dios exige que castigue al desobediente, sin embargo, por ser él Santo, también ama y perdona cuando hay una reacción positiva ante su exhortación al arrepentimiento.

PREGUNTAS PARA ESTUDIO

1. ¿PORQUE DIOS UTILIZA DISTINTOS TIPOS DE IMAGENES ENE ESTA HISTORIA?.

2. ¿PORQUE MENCIONÓ DIOS LAS ANTIGUAS CIUDADES DE ADMA Y ZEBOIM?.

3. ¿QUE IMPORTANCIA TIENE LA EXPRESIÓN “DIOS SOY Y NO HOMBRE?.

4. ¿QUE QUIERE DECIR LA FRASE “CUANDO ISRAEL ERA MUCHACHO..."?.

CONCLUSIÓN: Puesto que Dios no es un hombre, El no se olvidará de su pacto con Abraham y sus descendientes. Puesto que no es un hombre, anda en busca de ocasiones para mostrar compasión, no venganza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.