Israel y Judá otra vez reunidos

“En aquellos tiempos irán de la casa de Judá a la casa de Israel, y vendrán juntamente de tierra del aquilón a la tierra que hice heredar a vuestros padres" (Jeremias 3:18).

Para comprender este artículo es necesario leer Jeremias 3:12-19.

El objetivo de este artículos es mostrar que Dios sabe donde esta todo el pueblo de Israel (Aquellos que fueron esparcidos por mano de Asiria) (Los de Judá que fueron esparcidos en la segunda diáspora en el año 70) y como los juntará en uno como lo ha declarado.

***
De la lectura Bíblica y en particular, del verso de introducción, es evidente que el plan de Dios era un llamado tanto para la casa de Israel (reino del norte) como para la de Judá (reino del Sur) para reunirlos en uno. A Jeremías se le dijo: “Ve y clama estas palabras hacia el aquilón, y di: Vuelvete, oh rebelde Israel, dice Jehová, no haré caer mi ira sobre sobre vosotros: porque misericordioso soy yo, dice Jehová, no guardaré para siempre el enojo". (Jeremias 3:12).

Después de la división del Reinado de Israel en dos naciones: Israel y Judá; mucha gente del reino de Israel defeccionó hacia Judá. Causa de esto fueron los actos pecaminosos de Jeroboam, el primer rey de Israel. También los sacerdotes que fueron fieles a Dios fueron expulsados de Israel, por lo cual todos vinieron a ser parte de Judá, las pruebas bíblicas se hallan en II crónicas 11:13-17.

A causa del pecado, Israel, el reino del norte, fue llevado en cautividad por los Asirios en el año 721 a de C. (2 Reyes 17:6-18). El imperio Asirio allanó el camino para que Babilonia quien en tres etapas sucesivas, del año 606 al 586 antes de Cristo, llevará cautivo a Judá a Babilonia. Al retornar de los 70 años de cautiverio en Babilonia, sólo una representación de las tribus regresó, el pueblo Judío fue el único que regresó, registrado en los anales Bíblicos en Esdras 2:28-36 y el verso 40 nos indica esto.

Jeremias 3:18 se cumplió parcialmente durante el retorno de los 70 años de cautividad en Babilonia. Tendría un cumplimiento más amplio en fechas posteriores.

Es interesante notar como Pablo mencionó: “A la cual promesa nuestras doce tribus, constantemente de día y de noche..." (Hechos 26:7). La Epístola de Santiago se dirige: “A las doce tribus que están esparcidas..." (Santiago 1:1).

Desde el día en que el Rey Sedequías fue llevado cautivo juntamente con el pueblo, se establecio la cautividad y el pueblo de Dios, Israel, no había contado con gobierno propio hasta que esté se convirtió nuevamente en República en el año 1948. D. de Cristo. Primero, el gobierno Asirio rigió sobre las tribus del norte, luego los babilonios lo hicieron sobre Judá (En cautiverio) y más tarde, en su retorno, los Persas, Griegos, Romanos, y los Turcos en el año de 1917 d. De Cristo. Se le dio a Inglaterra potestad y dominio sobre tal territorio. Este mandato terminó en 1948 d. De C. Y una vez más, Israel se convirtió en nación.

REFERENCIAS PARA COMPRENDER A FONDO ESTE ARTÍCULO: I Reyes 12, II Crónicas 15:1-9; Ezequiel 37; Amós 9.

DEL ESTUDIO ANTERIOR SURGEN ALGUNAS PREGUNTAS:

1. Aún que fue principalmente a Judá ¿Que se le dijo a Jeremías que profetizace en relación al reino del Norte, Israel (el cual había sido ya llevado en cautiverio)? Jeremías 3:12-15. Moisés sabía tales cosas. Note el mensaje de Deuteronomio 30:1-10.

2. ¿Cual prueba es evidente en el sentido de que no hay tribu alguna, perdida en Israel? II Crónicas 11:13-17; Hechos 26:6-7; Santiago 1:1.

3. Dios no se deja a si mismo sin testimonio (Hechos 14:17). Una prueba irrefutable es que muchos ciudadanos del reino del norte se unieron a Judá antes de que fuesen llevados cautivos a Babilonia. II Crónicas 15:1-9.

4. Dios prometió destruir a los pecadoreAs de entre su pueblo (Amós 9:1-10). Sin embargo, un remanente será preservado y tornado otra vez a su propia tierra para PERMANECER. Véase Amós 9:8b y 11-15.

5. Examine el testimonio de Ezequiel en el sentido de que las doce tribus se unirían un día en una sola nación. Ezequiel 37:15-28.

6. Analice Ezequiel 36:8-14, dando atención especial al verso 10.

CONCLUIMOS EN QUE: Dios no puede mentir, sus promesas son firmes, la existencia moderna de Israel contradice a quienes creen y enseñan que jamás será otra vez una  nación, gobernada por si mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.