Iglesia de Dios del Séptimo día, Los Humos, Choluteca, Honduras.

Hace diez años comienza esta Historia, (2006) la hermana Gloria Estabana Maradiaga, originaria de La fortuna, choluteca, conoció a los hermanos la Iglesia de Dios del Séptimo día de San Pile cuando estos hacían culto en la comunidad de La fortuna, después de dos veces de ir a la fortuna a los cultos en casa de Valentin Martinez y después de dialogar con el hermano Adrián Carranza le habló de la palabra, entonces le preguntó si quería que le hicieran cultos en su casa y ella respondió que sí, y desde entonces se empezó a hacer cultos en su casa en la comunidad de Los humos.



Después de cinco años de visitar la comunidad de los humos los hermanos consiguieron un solar en donde se construyó una casa de adobes y debido a unas lluvias que persistieron por 10 días la casa se calló, pues la demasiada humedad.
Antiguo sitio donde se comenzó la obra.

Casa de Oración en Construcción


Ricardo Aguilera Aguilera fue de los hermanos de la Iglesia de Dios del Séptimo día que iniciaron la labor evangelísticas en esta comunidad, desde sus inicios en el año 2006 y persiste hasta la actualidad, en el año 2012 se comenzó la construcción de la nueva casa de oración, gracias a las gestiones realizadas por el hermano Ricardo, junto a Germán Lainez, entre otros que ayudaron a la construcción de un lugar digno para predicar la palabra de Dios.
Nuestro hermano Ricardo Aguilera Aguilera es originario de el Barrio San Pile, Choluteca, Honduras. Nacido en el año 1961, llegó a la Iglesia de Dios en el año de 1983, bautizado un 31 de marzo de 1985, su esposa Celina Oviedo Espinal originaria de la aldea Tierra Blanca Namacigue, Choluteca, Honduras también llegó a la Iglesia de Dios del Séptimo Día en el mismo año que su esposo en el año 1983, y se bautizó en el año 2000, cuando el hermano Manuel Urbina ministro de el salvador le dijo a su esposa que cuando regresara del Salvador la quería hallar bautizada, cuando el regresa (2 años después) esta se bautizaba al día siguiente y el ministro lloró al saber que ella al fin había tomado la desición.

Ricardo Aguilera Aguilera ha sido un siervo que ha demostrado amor por la obra y valos por la predicación en el área rural y en el área urbana,  fue ascendido a Diácono en el año 2000, laboró junto a los obreros de San Pile, Iglesia de Dios del Séptimo día fundada en el año 1975, hasta el año 2015. Actualmente colabora con la Iglesia de Dios de la colonia 15 de Septiembre de La ciudad de Choluteca.

Cabe mencionar que La Iglesia de Dios del Séptimo día en Honduras, carece de una infraestructura de misión organizada, debido a la carencia se recursos económicos dispuestos para tal fin, muchas veces los misioneros asumen sus propios gastos y riegos, dados los peligros en la actualidad, como ser la delincuencia y las distancias, en sus inicios la obra la realizaba la Iglesia de San Pile, cuatro siervos viajaban en bicicleta, en temporadas de invierno, los cuales en esa zona por estar cerca del mar son muy copiosos, pero pese a ello; la obra no se ha dejado de hacer en esta humilde comunidad.

Oramos al señor que algún día se pueda contar con los recursos suficientes para terminar la casa de oración y poder compensar a los siervos que dedican sus vidas a tan ardua y noble misión.






1 comentario:

  1. Estas labores de acción misionera, tienen un contenido rico en vivencias y experiencias que incluyen un sin número de factores y actores, es bueno reconocer que el diacono Ricardo Aguilera es uno de los incansables misioneros de la labor priselitista del sur, y junto a él esta otro grande luchador que siempre ha apoyado a Ricardo y es el diacono Simeon Mendez, la labor en estos, dos personajes es incansable y obviamente tarde temprano es evidente la labor, estos misioneros han tenido el apoyo de multitud de personas e iglesias y por su puesto sus familiares, que les han permitido hacer estas labores, ...

    ResponderEliminar

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.