UN CANASTILLO DE FRUTA DE VERANO


 
He aquí que vienen días, dice el Señor Jehová en los cuales enviare hombre a la tierra; no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír las palabras de jehová.


Léase: Amós 8: 1-14


Objetivo
Mostrar que la forma más dura del juicio de Dios es su silencio.


Sumario del tema
La paciencia de Dios tiene límites. El no deja que la conducta de su pueblo quede impune por tiempo indefinido. El clamor de los pobres hace que intervenga, trayendo un castigo que sólo puede ser descrito a través de comparaciones con las cosas que pasan en el ambiente que rodea a Israel. Ahora vamos a analizar varias visiones que Amós muestra en su texto para poder ver con claridad  una verdad pocas veces relacionada con los profetas: el silencio.
Los hechos graves que le pasarán al pueblo de Dios son el marco donde lucirá mejor el silencio de Dios. El pueblo está maduro para la cosecha. Su despiadada clase comercial les hace la vida imposible a los pobres y esto no puede seguir así. El comercio sólo busca aumentar las ganancias sin importar cómo esta búsqueda  va dejando sin presente ni futuro a grandes grupos de la población. Lo más condenable es que en el afán de lucro. Los comerciantes aprovechan la necesidad de las personas para comprometerlos en negocios que los conviertan finalmente en esclavos. Dejan a las gentes con hambre y si  pan. Con sed y sin agua. Pero 1o peor es que hace todo esto pensando que Dios no va a hacer nada. Hay que recordar que los comerciantes también son devotos, es decir, allá en el fondo de su ser tienen necesidad de Dios. El Señor les tiene preparado un juicio terrible, no es la destrucción, es algo peor: los va a dejar con hambre y sed de la Palabra de Dios. No van a poder saciarse y estarán con este vacío sin remedio entregados a una existencia sin el Señor de la vida. Una existencia que los deshumanizara más y más.
A. Un canastillo de fruta de verano ( Amos 1-3)
1. ¿Por qué usa esta figura el Señor para ayudar a Amos a entender su propósito? La expresión “fruto de verano”, en hebreo kayits, es literalmente la cosecha (vea Isaías 16:9G. Fruta madura, lista para ser consumida. ¿Ve la equivalencia con la condición de Israel?
2. El señor dice: “No le pasare más”. ¿Por qué? ¿Qué va a pasarle a esta “fruta madura” (Israel) con quien le mire (asiria)? Vea Isaías 28:4.
3. Comente los tres efectos que tendrá Israel “en aquel día” (Amos 8:3).
4.
B. La corrupción de los comerciantes (VV. 4-6).
1. ¿A quién dirige su mensaje el profeta? (V.4). ¿ Como “tragan a los menesterosos y arruinan los pobres de la tierra”? (vv. 5-6)
2. ¿Qué les impulsa a actuar así? Comete Mateo 6:21. ¿A que dios adoran? Reflexione en Mateo 6:24; efesios 5:5 y Colosenses 3:5.
3. “El mes” (la luna nueva) y “La semana” (El sábado) impedían a los comerciantes hacer sus negocios. ¿Que sentían al respeto? (Amos 8:5)
4. ¿ Con que intención “ achicaban la medida, engrandecían al precio y falseaban el peso engañosos”? (v.6) compare con Levítico 25: 39-40.
C. El juicio de Dios (Amos 8;7-10)
1. Recuerde 4:2 y 6:8. ¿Por qué jura ahora el Señor ¿ (v.7 a). “La gloria de Jacob es el señor”. Vea Deuteronomio 7:6.
2. ¿Cuál es su juramento? (v.7b). ¿ a quienes se refiere? (vv4-6)
3. Medite y comente en qué consistirá el juicio del Señor (vv. 8-10). ¿Sus efectos serán solo para los seres humanos? recuerde génesis 3:17-19.
4. ¿A qué se refiere con: “aquel día”? (Amos 8:9). ¿Qué ocurrirá ese día? Compare con Isaías 13:9-10. ¿Cómo terminara la vida disipada de los comerciantes  explotadores? (Amos 8:10).

D. Hambre de oír palabra de jehová ( Amos 8:11-14)
1. ¿Cómo habían tratado a los profetas los israelitas? (4:2 y 7:13). ¿ y que enviaría el señor? (v.11). ¿Cómo la buscaran? (v. 12). ¿ qué tan intensa será? (v. 13)
2. ¿En este tiempo Dios dejara de hablar a través de los profetas? Reflexione en Isaías 6.8-10. De su opinión de la siguiente frase. “morirán de sed junto a la fuente”.
3. Reflexione en la sentencia con la que termina esta visión (Amos 8:13).  ¿Cuál era el pecado de Samaria”? vea 1 reyes 12:26-30
4. Idolatría a otros dioses cananeos, y de los comerciantes al dios de las riquezas. Para ellos sus la sentencia: “caerán, y nunca más se levantaran”. De su opinan al respeto.

Aplicación del tema
A. Lea Romanos 1:18-32 para tener otra perspectiva del silencio de Dios como una forma de castigo o de la ira de Dios. ¿Qué tan duro puede ser esto? ¿hasta dónde puede llegar un negociante si no escucha la palabra de Dios?
B. Un comerciante debe tener equilibrio entre lo que quiere ganara y lo que puede pagar una persona sin que esta se vea oprimida. ¿Es fácil llegar a este equilibrio?
C. Comparta su testimonio (sea comerciante, prestador de servicios o consumidor) y diga cómo puede modificar lo negativo o continuar con lo positivo.
D. ¿ le gustaría quedarse sin palabra de Dios? Depende de nosotros.

Conclusión
El llamado a la rectitud en nuestras actividades comerciales y en el resto  de nuestra vida es innegable. Quizá el Señor detenga su juicio, al menos para remanente fiel: “que la balanza de ustedes sea justa y que la medida para semillas y para líquidos sean exactos” (Ezequiel 45: 10-11 Biblia Latinoamericana).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.