¿Que Dios como tu que perdonas la maldad?

Para el estudio de este artículo es necesario leer: Miqueas 2:1-2; 3:9-11; 6:9, 13-16.

Verdad central es esta: Que la cura para la humanidad pecadora es el amor compasivo de Dios.

El objetivo primordial es comprender la fidelidad de la misericordia de Dios a la luz de su firme intolerancia del pecado.

***
Al final del reinado del rey Salomón, el reino de Israel fue dividido. Aunque el reino unido de Israel había prosperado económicamente, el reino dividido pronto llegó a ser víctima de naciones más fuertes. La nación se enfrentaba con la pobreza y estaba por Dios derrumbarse cuando Jeroboam subió al trono. Jeroboam logró recuperar la tierra que había sido tomada por Siria y volvió a tomar control de las rutas comerciales que Israel había poseído anteriormente.

La injusticia Social se había difundido por todas partes; la falta de honradez en los negocios era la norma. El rico y el poderoso velaban de noche tramando maneras en que pudieran defraudar y robar al pobre. No esperaban a que amaneciera para llevar a cabo sus planes malvados. Pero, en Miqueas 6:9-16 nos dice que la vara del castigo de Dios pronto caería. El pueblo preguntó ¿que sacrificios u ofrendas podemos hacer para agradar a Dios? Sin embargo, Dios no les pedía ningún rito, sacrificios ni formas de  adoración.

El requisito de Dios siempre ha sido que los hombres obren en Justicia, que amén la misericordia y que caminen humildemente con Dios.

Según Miqueas 7:18-19 él se asombro de que Dios estuviera dispuesto a perdonar los pecados del pueblo y mostrarse misericordioso con ellos. Aunque la presente condición del pueblo era una degradación moral y espiritual, Dios no guardaría el enojo para siempre. Dios se deleita en mostrar misericordia hacia los que se vuelven de sus pecados y claman a el pidiendo perdón.

Miqueas reveló cuatro características de Dios. Nadie es como Dios en Justicia, redención, compasión y perdón. Cuando Clamamos a Dios por el perdón de nuestros pecados “el volverá a tener misericordia de nosotros; sepultara nuestras iniquidades, y echara en lo profundo del mar todos nuestros pecados...". Cuando Dios perdona olvida. Todos nuestros vergonzosos pecados han sido sepultados en la profundidad de su amor.

Dado lo anterior nos hacemos  las siguientes preguntas:
¿Porque nos enseñan las escrituras tanto la ira como la misericordia de Dios? ¿Que acontecimientos futuros predice Miqueas 5:2? Comparelos con Mateo 2:5-6, ¿Que simboliza la vara que se mencionan en Miqueas 5:1 y 7;14? ¿Como usa el Pastor su vara tanto para disciplinar como para nutrir?.

Después de analizar lo anterior lo aplicamos de la siguiente manera:

La compasión se puede definir como amor que extiende la misericordia al necesitado. Todos tenemos necesidad del perdón de Dios, y Dios se deleita en mostrarnos su misericordia cuando nos volvemos a él en verdadero arrepentimiento. Fue el amor misericordioso y la compasión de Dios lo que hizo que enviara a su hijo para llevar las transgresiones e iniquidades de nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.