Holocaustos de Balde

Para el estudio de este artículo es necesario hacer un recorrido por las siguientes lecturas:
Isaias 1:11-20; y Miqueas 6:6-8.
Hay una verdad central que es necesario enfocarla y es que “La Justicia conduce a la fidelidad en asuntos de Justicia Social".

El propósito primordial de este artículo es examinar la respuesta misericordiosa  y a la vez justa de Dios hacia el pecado. Responder al amor de Dios al tratar a otros con imparcialidad y preocupación por las necesidades de ellos.

***
Algunas personas son expertas en la ostentación religiosa. Saben exactamente lo que deben decir y cuando han de decirlo. Saben cuales ritos y acciones impresionan a la gente y los hacen parecer “Santos". Pero, ¿Hasta que grado se impresiona Dios con esas demostraciones? La lectura de este día nos da la respuesta. Los sacrificios de animales que eran para Dios como “olor fragante" se habían convertido en horrible hedor.
Al rechazar el llamado de Dios a tener comunión con él, somos llevados a la hipocresía religiosa. Esa hipocresía hizo que Dios rechazara todo intento de parte del pueblo por demostrar su celo religioso. Dios llegó a considerar las visitas a sus templos como manadas de animales hollando sus atrios. Por la hipocresía del pueblo, Dios también odiaba la ofrenda de incienso para el lugar santo. El día de reposo y la observancia de la luna nueva habían perdido su significado original. En vez de ser momentos de adoración, eran titos vacíos carentes de significado.
Al decir que uno “lo siente" no quiere decir que en realidad se arrepiente de lo que ha hecho. ¿Que les parece esa frase? Quizás usted conoce a personas que hacen alarde pidiendo disculpas y luego vuelven a hacer lo mismo. Pero el verdadero arrepentimiento trae acción definitiva. El primer acto que Dios espera de su pueblo es el de “deshacerse de la maldad". Nadie puede decir que en verdad se ha arrepentido del pecado si continúa practicándolo.
Sin embargo, no basta sólo con apartarnos del pecado. Con la ayuda de Dios debemos de reemplazar los actos del pecado por actos de rectitud. En el fondo. Lo que Miqueas esta diciendo (v. 8) es que la justicia debe reemplazar a la injusticia; la misericordia debe reemplazar a la crueldad; y la humildad debe reemplazar a la arrogancia.
Dios es un Dios de absoluta justicia y abundante misericordia. Su misericordia resalta claramente. La última parte del versículo 18 nos muestra hasta donde llega el perdón de Dios.

Nos preguntamos entonces:
¿De que manera afectaba a los Judíos su relación con Dios la adoración supuestamente sincera? ¿Porque emplea Miqueas expresiones tan fuertes como “Millares de carneros" y “Diez mil arroyos de aceite"? ¿Que otros ejemplos bíblicos puede dar en los que Dios tuvo que acercarse a los pecadores? ¿Porque había una condición para el ofrecimiento del perdón de Dios?

Una vez analizado lo anterior lo  aplicamos de la siguiente manera: Por más que lo intentemos, nunca podremos impresionar a Dios con nuestras “obras". Los Israelitas pensaban que podían maltratar a sus compatriotas y luego compensar con una multitud de sacrificios. Dios llegó al punto de aborrecer sus esfuerzos hipócritas. Dios quiere la Justicia Verdadera y un corazón humilde.

“Debemos pedir perdón si en nuestra vida hay siquiera un poquito de hipocresía. Dios nos perdonara y restaurará".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.