Andad en el camino que os mande..

Pera el estudio de este artículo es necesario leer las siguientes citas:

Jeremias: 7:1-11, 21-23.

Hay una verdad central que pretendemos sacar de este estudio y es que para adorar de verdad es necesario arrepentirse de los pecados y obedecer la voluntad de Dios.

El objetivo de este artículo es reconocer que un espíritu obediente es el fundamento para la práctica religiosa correcta. Obedecer a Dios en todas las esferas de la vida y de ahí confirmar los actos externos de devoción.

***
Jeremias surgió como el portavoz de Dios hacia el final de la independencia de  Israel. Josías era rey cuando Jeremias comenzó su ministerio. A pesar de que Josías era un rey excelente, la nación estaba a punto de ser conquistada. Debido a esa calamidad inevitable, Dios puso a su mensajero escogido en el tiempo y lugar elegido para llevar su mensaje.

Allí en una puerta del Templo, Jeremias urgel. al pueblo a que  enmendara sus caminos. El dijo que, si el pueblo se arrepentía, no sería llevado cautivo a una nación extraña. Sin embargo aunque parezca extraño, algunas personas prefieren escuchar mentiras antes que oír verdad. Los Israelitas habían optado por creer que el templo era invencible.

¿Ha visto a un niño jugando escondedero? No es raro ver a un niño que se tapa los ojos, creyendo que como él, no ve a nadie, nadie lo puede ver a el. Esa actitud no le causa daño a un niño pero para un adulto es un gran problema, ya que como él no se percata de Dios,  cree que Dios no se percata de el, Esa perdona tiene una seguridad falsa.  En Jeremias 7:8 se alude a falsos profetas que hacían a la gente sentirse bien, pero sus palabras no tenían valor porque no provenían de Dios. Parte del engaño incluía la falsa seguridad que Dios no destruiría a Jerusalén debido a la presencia del Templo. Pero el robo, el asesinato, el adulterio, el falso testimonio populaba y para complicar más el problema el pueblo trataba de ocultar actos nefastos adorando en el templo. Dios no se guarda de tal hipocresía. Por ello, el profeta pone énfasis en el hecho de que la obediencia es más importante que los sacrificios.

Dado lo anterior nos hacemos las siguientes preguntas: ¿Cuando pudo Jeremias haber dado sus profecías en el templo de manera que fuera provechoso? ¿Porqué estaba justificado el desprecio de Dios hacia los sacrificios de ellos? ¿En que condición se basan todas las promesas de Dios? ¿Cuan completo quiere Dios que sea el cambio en nuestra vida cuando vamos a Cristo?.

Lo anterior analizado lo aplicamos de la siguiente manera: Es probable que usted haya oído decir a alguien “Dios habita en la alabanza de su pueblo" por lo general esa frase enfoca nuestra alabanza a Dios y su deleite en nuestra alabanza. Pero como hemos aprendido hoy, nuestra adoración debe ser sincera y emanar de un corazón y una vida de obediencia a Dios. Los Israelitas se enorgullecían de su patrimonio, sin embargo, pasaban de largo en la esencia misma de la adoración.

“Pueblo de Dios ¡Sed sinceros a Él!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.