Amós: Su mensaje en nuestro Tiempo

El propósito de los siguientes artículos es estudiar el mensaje del profeta Amós y relacionarlo con nuestra conducta, para encontrar enseñanzas que hagan de nuestra vida personal y de nuestra iglesia, realidades dignas del reino de Dios.

“Antes corra el juicio como las aguas, y la justicia como impetuoso arroyo" Amos 5:24.


En el tiempo del profeta Amós las condiciones en Israel eran muy injustas: Los ricos y poderosos oprimían la población, haciendo que los pobres perdieran sus bienes y que en muchos casos se convirtieran en esclavos por no poder pagar sus deudas.

Por esto la clase dominante y poderosa del pueblo de Dios merecía el justo juicio de Dios, y el encargado de anunciarlo fue Amós. Si no lo tomaban en cuenta y no cambiaban de conducta, el castigo del cielo sería su único futuro.

Pero, aunque el mensaje era muy duró, estaba lleno de esperanza, pues el castigo tenía el propósito de purificar a su pueblo y de convertir a sus miembros en seres humanos a la medida del reino de Dios para la salvación de toda la humanidad.

El mensaje de amos también sirve para este tiempo si dejamos que nuestras condiciones sociales las veamos por medio de lo que dijo el profeta y no por lo que dicen los “Profetas" de nuestra sociedad: La  televisión, la moda, la política, y todo aquello que sirve para idolatrar al dinero y al poder, si dejamos que su mensaje juzgue lo que hacemos por los oprimidos y, sobre todo, lo que dejamos de hacer por ellos. Por supuesto también podemos oír su llamado al arrepentimiento para que disfrutemos de la abundancia y bendiciones que tiene el reino de Dios, muy distinto a lo que impone el reinado de los hombres.

Por último, podemos suponer que Amos nunca imaginó que tendría esta misión y que sería capaz de hacerla, quizá tampoco nosotros, pero eso no importa cuando Dios llama, no se necesita ser un profeta profesional ni un experto en doctrina; lo que importa es responder con todo nuestro ser a su llamado y estar dispuestos a depender sólo de su palabra.

Iglesia de Dios del Séptimo día
Honduras, C. A.
Enero-marzo 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.