¿Que es entonces un profeta? (Introducción)

Introducción:

Cuando usted piensa en los profetas del Antiguo Testamento ¿Que es lo primero que viene a su mente? ¿Piensa usted de inmediato en aquella bestia con cuernos? ¿En un hombre de estructuras de metales diferentes? ¿En la profecía de Daniel correspondiente a los 2300 días? ¿Visiones extrañas de langostas, ejércitos invasores y naves espaciales? ¿O piensa usted en los profetas como hombres que, muy a pesar de su santidad, con frecuencia fueron impopulares, despreciados y portadores de malas noticias? ¿Mas aún se acuerda de pasajes inspiradores de literatura que incluso han sido memorizados por músicos de fama internacional tales como el Mesías de Handel?.

Consideramos que todos estos pensamientos son válidos. No obstante, como un cuerpo de escritores, con frecuencia se toma a los profetas a la ligera. En la mayoría de las ocasiones nos contentamos con algún aspecto pequeño o particular de la profecía que hace cosquillas en nuestra imaginación. Rara vez consideramos el profetismo como fuerza vital en la historia del Antiguo Israel.

Este serie de artículos examina a los profetas y su voz colectiva desde el tiempo de Moisés basta su culminación en el tiempo de Cristo. Una mirada rápida en la tabla de contenidos, revelara que esta serie de temas tiene como propósito dar respuestas a todas aquellas preguntas confusas e interpretaciones de las cosas que están aún por acontecer. Esta sólo es una pequeña parte del profetismo, En lugar de ello, estos temas apuntaran los cuadros más amplios de los aspectos del fenómeno y su impacto en el antiguo Israel.

Es convicción del autor que tal examen nos capacitará como estudiosos de la Biblia, para evitar algunos escollos comunes, tales como saltar a conclusiones basadas en evidencias incompletas y especulación que se presentan cuando no se examina la relevancia del profetismo dentro del más amplio alcance de la revelación Divina. El profetismo debe verse como un movimiento dentro de la historia (Bien que antigua), e influencia sobre un pueblo elegido por Dios mismo. Los siervos de Dios, los profetas, fueron comunicadores de esa revelación dentro de un contexto de espacio de tiempo particular. Obviamente podemos conocer y beneficiarnos de su mensaje. Esperamos entonces que el examen de los profetas nos proporcione una comprensión de esta apasionante y desafiante segmento de la literatura Bíblica.

Iglesia de Dios del Séptimo día en Denver Colorado. U. S. A. Traducido en México por Sadoc Lopez, Año 1983

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.