La venida del "Gran Rey" y el establecimiento de su reino aqui en la tierra, el milenio y la nueva Jerusalem


_____________________________________________________________

ESTUDIO EXPLICADO POR: TRINIDAD TERCERO LOVO
NUEVA PALESTINA, OLANCHO, HONDURAS
ministerioprofeticoid7@gmail.com
+50498888711

Redaccion: Misael Onan Castro
Recursos Cristianos.Org
_____________________________________________________________

"Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. (Apocalipsis 19:16)".  

*****



EL REINO DE CRISTO EN LA TIERRA
Esta promesa de un reino en la tierra gobernada por el Hijo de Dios se viene mencionando desde Génesis hasta Apocalipsis, tanto por los profetas menores y mayores;  En cumplimiento y hablado por los profetas, Cristo Jesús hizo la primera parte, Con la predicación del reino de los cielos, posteriormente hizo su trabajo y fue muerto y sepultado y resucitó al tercer día, confirmando con esto que el plan salvífico estaba realizado y su reino gobernando sobre las huestes del mal; es un hecho, solo esperamos su retorno por segunda vez para que comience su gobierno. 

Después de resucitado estuvo cuarenta días, hablándoles del reino de Dios y dándoles mandamientos, esto fue antes de ascender al tercer cielo a la diestra del Padre;  

"A los cuales después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoles por cuarenta días, hablándoles del reino de Dios. (Hechos 1:3)”

Posteriormente apareció por última vez a sus discípulos antes de ser llevado a los cielos, la última instrucción que les da antes de ascender al tercer cielo es la siguiente: 

“más recibiréis la virtud del espíritu santo que vendrá sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra (Hechos 1:8)”. 

Conforme a este escrito de Lucas el medico amado, nosotros hoy estamos dando testimonio público como testigos en lo último de la tierra, nosotros hoy estamos dando testimonio publico conforme a la palabra del señor que el reino de Nuestro Señor Jesucristo será instaurado en la tierra.

Cristo fue alzado en una nube hacia el tercer cielo y los discípulos ya no lo volvieron a ver físicamente, y la escritura dice: 

“y estando con los ojos puestos en el cielo entre tanto que él iba, he aquí dos varones se pusieron junto a ellos con vestiduras blancas; los cuales también dijeron: Varones galileos ¿Que estáis mirando al cielo? este mismo Jesús que ha sido tomado desde vosotros arriba en el cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo, entonces se volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama el de Las olivas que está cerca de Jerusalén, camino de un sábado. Hechos 1:9-12.” 

Conforme a lo que hemos visto en estos textos, Jesús fue tomado y su partida hacia el cielo fue desde el monte de Las olivas que está en frente de Jerusalén en Las tierras de Israel.

Dice Los hechos de los apóstoles que una nube le recibió, y en Apocalipsis 1.7 dice lo siguiente:

“He aquí que viene con las nubes y todo ojo le vera, los que le traspasaron y todos los linajes de la tierra se lamentarán sobre él”.

 En una nube se fue y en una nube regresara, Del monte de las olivas partió, al monte de las olivas regresará, y allí pondrá sus pies por segunda vez; esto nos lo confirma el profeta Zacarias:

“Y afirmaránse sus pies en aquel día sobre el monte de las Olivas, que está en frente de Jerusalem á la parte de oriente: y el monte de las Olivas, se partirá por medio de sí hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un muy grande valle; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el mediodía.  (Zacarías 14:4)”.

 Aun da las coordenadas las sagradas escrituras por donde entrará nuestro señor Jesucristo al monte de las olivas esa coordenada es "La parte oriental", allí se darán inicio los mil años de reinado de nuestro señor Jesucristo; a esto conocemos como el reino milenial de Cristo en la tierra.

El profeta Isaías nos confirma en sus profecías que este reino anunciado durante varios milenios será instaurado en la tierra:

 “La luna se avergonzará y el sol se confundirá, cuando Jehová de los ejércitos Reinare en el monte de Sión, en Jerusalén, delante de los ancianos fuere glorificado. (Isaías 24:23)”.
 
Sión y Jerusalén son la misma cosa, Sión es el solio presidencial de Cristo y La Nueva Jerusalén La capital del gran imperio de Cristo Jesús. 

“Porque de Sión saldrá la ley y de Jerusalén la palabra de Jehová. (Isaías 2:3b)”.

El Profeta Zacarías habla el mismo lenguaje, 

“y Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno y uno será su nombre en toda la Tierra. Zacarías 14:9”

Este decreto de que Cristo va a gobernar y que su reino será en la tierra ya estaba dado desde el principio de los tiempos, Según lo que nos dice el salmista David en el Salmo 2:7-8, 

“Yo publicaré el decreto: Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy, Pídeme y te daré por heredad las naciones y por posesión tuya todos los términos del planeta tierra”.
 
En este decreto ley firmado por Nuestro padre celestial a favor de su hijo; da como hecho que le da por herencia las naciones y todos los términos de La tierra para que él gobierne por Mil años y por una eternidad para siempre. Amen.

Conforme a este Decreto, dictaminado por nuestro Padre Celestial, no hay nadie capaz ni en el cielo ni en la tierra para derogarlo, por lo tanto, nadie va a ir al cielo como muchos afirman en el ámbito religioso, engañando a las personas que no gustan del estudio Bíblico; creyendo en falsas Promesas, distorsionando el verdadero sentido de las escrituras.

 Conforme a este decreto hablaron Los profetas, hablo el Señor Jesucristo y Han hablado Los Ángeles, según se registra en el mensaje del Ángel Gabriel a La Virgen María cuando le expresa lo siguiente en Lucas 1:31-33; 

“He aquí concebirás en tu seno, y parirás un hijo, y llamaras su nombre Jesús, este será grande y se llamará hijo del altísimo y le dará el señor Dios, el trono de David su padre y reinará en La casa de Jacob, por siempre y de su reino no habrá fin”.
 
Conforme a estos tres pasajes que hemos leído, El Ángel le dice a María que a este hijo llamado Jesús, Dios el padre le dará el trono de David, y David no reinó en el cielo, sino 7 años en Hebrón y 33 en Jerusalén, y fue quien estableció a Jerusalén Como Capital de su reino. Entonces vemos que este Ángel viene sujeto a los designios divinos ya preestablecido desde el principio de los tiempos, y el señor Jesucristo se sujetó a este mismo orden afirmándolo en el sermón del monte en Mateo 4:5

“Bienaventurados los mansos porque ellos recibirán la tierra por heredad”.
 
Este mensajero del cielo no mintió, y deja como promesa a todos aquellos que hemos creído a su evangelio, que nuestra herencia será en la tierra.

El teólogo Juan por visiones de nuestro señor Jesucristo ratifica lo siguiente:

“y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes y reinaremos sobre la tierra (Apocalipsis 5:10)”

 Así mismo los Profetas mayores reafirmaron lo mismo sin apartarse de ese decreto; Isaías 60:21 dice al respecto:

 “y tu pueblo todos ellos serán justos, y para siempre heredarán la tierra”.
 
El Profeta Daniel confirma los mismo sin apartarse del decreto: 

"Empero se sentará el juez, y quitaránle su señorío, para que sea destruído y arruinado hasta el extremo; Y que el reino, y el señorío, y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo; cuyo reino es reino eterno, y todos los señoríos le servirán y obedecerán.  (Daniel 7:26-27)"

¿Porque expresó esto el profeta Daniel de que todos los señoríos le servirán y le obedecerán? Porque el Señor va a gobernar con vara de hierro, culminando el poder de los reinos y sometiéndolos a su nuevo sistema con el cual gobernará toda la tierra. Lo anteriormente afirmado por Daniel también lo confirma Apocalipsis 2:27  

“y los regirá con vara de hierro y serán quebrantados como vaso de alfarero, como también yo he recibido de mi padre”.

¿A dónde, y en que tiempo va a suceder esto? en el preciso momento en que el Señor afirme sus pies en el monte de las olivas y de inicio su gran reino; como lo habíamos afirmado desde el principio de este estudio.  Daniel 2:44, también nos afirma lo siguiente: 

“y en los días de estos reyes, levantara el Dios del cielo un reino que nunca jamás se corromperá: y no será dejado a otro pueblo, este reino gobernara y consumirá todos estos reinos y el permanecerá para siempre amen”. 

Los escritos de los salmos están en una misma emisión de pensamiento de que el reino de Jesucristo es en la Tierra conforme a lo siguiente: 

Salmo 37:29 dice: “Los justos heredarán la tierra y vivirán para siempre sobre ella”.
 
Salmo 37:34 afirma: “Espera en Jehová y guarda su camino, y él te ensalzara para heredar la tierra, cuando sean talados los pecadores de ella”.
 
Salmo 37:9; “Porque los malignos serán talados más los que esperan en Jehová ellos heredaran la tierra”

Salmo 37:11; “Pero los mansos heredaran la tierra y se recrearan con abundancia de paz en ella”

Cuando dice la escritura que vivirán en paz y se recrearán en paz se refiere a que nunca más se prepara la humanidad ni ser alguno para hacer la guerra según lo Afirma el profeta Miqueas en el capítulo 4 y su verso 3: 

“Y el Juzgara entre muchos pueblos, y corregirá a naciones poderosas hasta muy lejos; y martillaran sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; No alzara espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra”.

El Salmo 47:7 nos dice lo siguiente: “Porque Dios es el Rey de toda la tierra”. 

También el Salmo 115:15-16 afirma lo siguiente: “Benditos vosotros de Jehová, que hizo los cielos y la tierra, Los cielos son los cielos de Jehová: y ha dado la tierra a los hijos de los Hombres”.
 
Cristo es el hijo del hombre, él lo ratifico en muchas partes de la escritura, por tanto, tiene el derecho conforme al decreto celestial de gobernarla según el Salmo 2:7.
El proverbista Salomón afirma también lo mismo en proverbios 2:21-22 lo siguiente:

“Porque los rectos habitarán la tierra, y los perfectos permanecerán en ella, más los impíos serán cortados de la tierra y los prevaricadores serán de ella desarraigados”.

El Proverbista también afirma en la siguiente cita Bíblica en proverbios 10:30 así:

“El justo eternamente no será removido de la tierra, más los impíos no habitaran la tierra”.
 
También en Apocalipsis 12:5 encontramos otra afirmación que dice de la siguiente manera:

“y ella parió un hijo varón el cual ha de regir todas las naciones con vara de hierro: y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono”, 

Cuando dice ella se refiere a María su madre terrenal quien le dio a luz en esta tierra por obra del Espíritu Santo, y este Hijo es Jesús quien fue arrebatado para Dios y su trono; Cuando el teólogo dice esto se refiere a que el Señor Jesucristo fue arrebatado para el cielo y está a la Diestra de su Padre, pero cuando se llegue ese momento, el abandonará ese trono a la diestra del padre y vendrá a afirmar su trono aquí en la tierra, por eso La Nueva Jerusalén viene junto a él, hacia la tierra.

Lo anterior mencionado lo confirma con mucha claridad Apocalipsis 11:15 que a letra dice así: 

“Y el séptimo Ángel toco la trompeta, y fueron hechas grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser los reinos de nuestro señor Jesucristo y reinara para siempre. Amen”.

 Conforme a lo que este versículo nos dice, en el toque de la séptima trompeta, Cristo se declara heredero universal de Un Reino provisto por el Padre aquí en la tierra, juntamente con aquellos que hayan alcanzado la salvación; Ejemplo: Todos aquellos que hayan triunfado y hayamos alcanzado la salvación, heredaran la tierra y la gobernaran por lo que nos dice Apocalipsis 2:26 que dice si: 

“Y al que hubiere vencido, y hubiere guardado mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones”.
 
Esto será durante los mil años del reinado de Cristo, y serán los salvos; Reyes y sacerdotes y regirán con vara de hierro a las Naciones gentiles.

El versículo que mencionamos anteriormente es de mucha importancia para comprender el régimen durante el milenio, pues este tema muy debatido dentro del mundo religioso tiene su explicación a la luz de las escrituras. Por lo tanto, los Gentiles que seamos salvos tendremos la autoridad divina de regir a las naciones supervivientes de Los Juicio que antecedieron a la venida de Cristo, esto será durante el milenio. Tal como lo afirmamos en el estudio Israel restaurado lo que a continuación explicamos tiene su cumplimiento en el milenio de la siguiente manera: Los Doce Discípulos tendrán autoridad divina de administrar y gobernar a las doce tribus de Israel, por lo que nos dice Lucas 22:28-30

“Empero vosotros sois lo que habéis permanecido conmigo en mis tentaciones, yo pues ordeno un reino como mi padre me lo ordeno a mí, para que comáis y bebáis en mi mesa en mi reino, y os sentéis sobre tronos juzgando a las doce tribus de Israel”

Conforme a lo que dice en el verso 29 en su última parte que el padre le ordeno un reino; nos enseña; que su mismo hijo con los derechos plenos de decidir por su cuenta, no se sale de este decreto y se sujeta al designio soberano de su Padre. Miramos claramente que los doce apóstoles gobernaran a las doce tribus de Israel porque mirarán cara cara al señor Jesucristo y reinaran con él.  Zacarías 13:6 afirma lo siguiente:

“y le preguntaran ¿qué heridas son estas en tus manos? y el responderá: Con ellas fui herido en casa de mis amigos”. 

 Conforme a este Texto el señor Jesucristo trae las huellas indubitables de las heridas en sus manos y sus pies, "¿Quienes son los que preguntan?", ellos, son el pueblo de Israel que estará en el milenio con Cristo y esta generación de judíos y el resto de las 11 tribus verán sus heridas y el Señor le explicara claramente que fue en la tierra de Israel y en la ciudad de Jerusalén donde la antigua generación fue quien le llevo a la Cruz. para confirmar lo anterior Zacarías 12:10 nos dice lo siguiente:

y derramare sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí a quien traspasaron”, 

Allí los Israelitas se llenarán de arrepentimiento compungidos de corazón, por lo que será un día de reconciliación y una nueva forma de vida para ellos. Con respecto a lo anterior el apóstol Pablo afirma lo siguiente en Romanos 11:26: 

“y luego todo Israel será salvo como está escrito: Vendrá de Sión el Libertador que quitará de Jacob la impiedad”.

Conforme a lo que nos dice Apocalipsis 21:24-26, El reino de Cristo y La Santa Ciudad estarán ubicados en los Territorios de Israel, y las naciones que hubieren sido salvas andarán en la lumbre de ella,  

"y los reyes de la tierra traerán su honra y gloria a ella", 

(si este reino fuese en el cielo ¿cómo irán los reyes de la tierra a llevar honra y gloria a La santa ciudad?), 

“Y llevaran la honra y la Gloria de las naciones a ella”.

 Dicen estos versos que los reyes llevaran la honra y la gloria a ella; Ella es La Santa Ciudad, naciones solo hay en la tierra, en los cielos solo hay creaciones celestiales; porque del verbo nacer sale la palabra nación, que significa proliferación de los seres humanos que formamos las naciones.

 Pero en esa ciudad no entrara alguna cosa sucia que hace abominación y mentira solamente los que están escritos en el libro de la vida del cordero.

 “No entrará en ella ninguna cosa sucia, ó que hace abominación y mentira; sino solamente los que están escritos en el libro de la vida del Cordero, Apocalipsis 21:27” 

Es una necesidad imperiosa y soslayable, que cristo venga a ponerle orden al desorden que el hombre tiene en este planeta tierra; porque el señor ya tomó nota de todos los desastres que este tiene en la tierra y Apocalipsis 11:18 en su parte final dice lo siguiente:  y el Señor Jesucristo viene a destruir a los que destruyen la tierra para ponerlos en su debido orden.  

Después de haber estudiado profundamente este tema y creemos que de alguna manera ha servido de Bendición a las vidas de muchas personas alrededor del mundo, esperamos poder contribuir en la buena interpretación de las escrituras las cuales han sido utilizadas por muchos gremios religiosos para afirmar que no existe un reino de Cristo en la tierra, por siglos se ha enseñado que el hombre después de su muerte se va hacia el cielo y allá serán llevados a reinar los que estén en la tierra cuando Cristo venga, otros mencionan un rapto para huir de la gran tribulación; ante lo expuesto por estas falsas doctrinas afirmamos lo siguiente: San Juan 3:13 

“y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, el hijo del hombre que está en el cielo”.

 Cuando en las escrituras se habla del reino de los cielos está hablando de la predicación del evangelio, Ejemplo: Lucas 17:20 

“Y preguntado por los fariseos, cuando había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia, ni dirán helo aquí o helo allí, porque he aquí que el reino de los cielos entre vosotros esta”

Ante la pregunta desde el punto de vista Político militar expuesta por los fariseos dada la necesidad imperial de ser libertados de la opresión romana, Jesús explica que el reino de Dios ya está entre ellos, las bases ya se están instaurando por medio de la predicación del santo evangelio, y el mismo señor Jesucristo les dice que ese reino ya está entre ellos, pero esto dada su ignorancia espiritual no lo podían entender.


El Reino de los cielos es la Predicación del santo evangelio
El evangelio según Mateo en su capítulo 4 y su verso 23 dice lo siguiente: 

“rodeo Jesús toda Galilea enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino de los cielos, sanado toda enfermedad y toda dolencia del pueblo”

Con mucha esplendidez el señor Jesucristo habla de que el reino de los cielos es la predicación del santo Evangelio; así mismo el Evangelio según Mateo en su capítulo 11 verso 12 dice así: 

Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos se hace fuerza y los valientes lo arrebatan”. 

Con esto nos está dando a entender el señor Jesucristo, que la predicación del santo evangelio ha sido rechazado desde sus inicios, han sufrido persecución quienes lo anuncian, vivir y predicar el evangelio ha sido de valientes en todos los tiempos. 
Los primeros que se opusieron y contradijeron la nueva doctrina fueron los fariseos por lo siguiente: San Mateo 23:13 

“Mas ¡ay! de vosotros escribas y fariseos hipócritas porque cerrais el reino de Cielos delante de los hombres que ni vosotros entráis y ni los que están entrando dejáis entrar”.
 
Conforme a la respuesta que el señor le da a los escribas y fariseos, nos da claramente a entender que ellos se oponían a la predicación del reino de los cielos, porque consideraban que esta nueva doctrina contradecía los principios fundamentales de la ley. 

Ese fue el motivo por lo cual el señor les dijo, que eran opositores de esta verdad al no entrar ellos, ni dejar entrar a los que querían seguir a Jesús.

Exponemos otro ejemplo claro según el Evangelio escrito por Mateo en su capítulo 13:47-48 

“así mismo el reino de los cielos es semejante a una red, que, echada en la mar, coge toda suerte de peces” 

(Diremos entonces con esta parábola que el reino de los cielos esta comparada como una red, La Mar representa a las naciones del mundo, donde se está echando esta red, la acción de echar significa la predicación del santo evangelio, los pescadores son los predicadores del santo evangelio. los peces son los pecadores que hay en la gran mar que es el mundo) 

la cual, estando llena, la sacaron a la orilla; y sentados, cogieron lo bueno en vasos, y lo malo lo echaron fuera”

El evangelio comparado como una red es tirada en la mar que representa la humanidad, el reino de los cielos ha llegado a millones de personas de todas las naciones, raza, sexo y color, y han quedado fascinados y atrapados por las preciosas promesas hechas a todos aquellos que crean en su palabra; de la misma manera la mayor parte de la humanidad ha rechazado este mensaje: 

“así será el fin del siglo saldrán los ángeles y apartarán a los malos de entre los justos”. (Mateo 13:49) 

Esto da a entender que aquellos que están fuera de esta red serán condenados y los que estén dentro estos serán salvos.  La red representa también la predicación del Santo Evangelio.

Conclusión:
El reino de Cristo en la tierra y todas sus promesas comienza como una predicación humilde y sencilla de arrepentimiento y perdón de pecados, desde que Juan el bautista inicio su proyecto, luego Jesús continua esta misión hasta cumplir todas las profecías de su muerte y resurrección, luego los apóstoles continuaron esta misión hasta que en nuestros días se sigue anunciando esta palabra de promesa, el Reino de Cristo está a las puertas y por lo tanto invitamos a todo ser humano capaz de comprender este mensaje a ser parte de este proyecto divino aquí en la tierra para reinar con nuestro señor Jesucristo por mil años y luego por toda una eternidad. Amen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.