El plan que Jesús tenía para Judas

Sin duda alguna Judas Iscariote es quizás el personaje mas despreciable del nuevo testamento. Pero ¿Se ha puesto a pensar en el plan que Jesús tenía  para con él?

Si alguna vez a pasado por su mente, el creer que en el plan divino, Judas estaba preparado para ser eternamente condenado, esta equivocado. Si de algo podemos estar seguro es que Dios lo que quería para Judas era Salvación, después de todo, Dios es un Dios de salvación.

Desde el momento en que Jesús lo llama es para que él ocupara uno de los doce tronos en Su reino (Mateo 19:28). Note en este texto que son doce tronos, no once, y al leer el contexto vemos que se dirige a sus doce discípulos, de los cuales uno era Judas Iscariote.

Los evangelios hacen evidentes las muestras de amor por parte de Jesús hacia Judas Iscariote. Dediquemonos a mencionar las mas importantes.

1.- Le dio la responsabilidad de ser tesorero sabiendo que le gustaba robar. (Juan 12:6; 13:29 ) ¿Para qué se condenara más? No, para que pudiera ver que Jesús le daba la oportunidad de poder arrepentirse.

2.- Le deja mojar el pan en el mismo plato que Él (Mateo 26:23) ¿Qué significa esto para los judios? Un acto de mucha confianza. Simbolizaba que entre esas dos personas había una intima relación. Aun sabiendo que esta pronto a entregarlo, Jesús a través de esta acción, le esta diciendo a Judas: quiero ser tu amigo, quiero ser tu salvador, te amo.

3.- Jesús le llama amigo (Mateo 26:50) justo en el momento de la traición, Él busca tocar el corazón de Judas, para que él pueda arrepentirse. "Amigo ¿a que vienes?"

Entonces ¿Que sucedió? ¿Se debían cumplir las profecías de la traición en Judas? No, parafraseando lo que un famoso autor dijo "la profecía es a causa de los hechos, y no los hechos a causa de la profecía". De hecho la profecía de Jonas contra Ninive es el ejemplo de una profecía no cumplida.

Fue Judas quien dijo no, el se negó a ser conquistado por el amor de Jesús. Su peor error no fue vender a Jesús, sino no buscar el perdón que Él ofrecía y le iba a dar. En vez de caer de rodillas a los pies del Señor, prefirió atarse una soga al cuello y suicidarse.

Por tanto aseguramos que el plan de Jesus para con Judas era salvación, un reino, y que él fuera el que se sentara en uno de los doce tronos. Fue el mismo Judas que decidió lo contrario.

¿Le gusto? ¡Compártalo con sus amigos!

Tomado de: El texto en su contexto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.