Adoración planeada y espontánea


por Howard Stevenson

Cinco útiles pasos para fomentar un servicio de adoración que sea planeado y espontáneo al mismo tiempo. Además, nos da prácticas ideas para hacer que el servicio de nuestra iglesia sea creativo, diferente, y que involucre a la congregación, todo sin olvidar el respeto que debe haber en el culto.

Texto Bíblico: 1 Pedro 2.9–10; Apocalipsis 5.13–14

A continuación encontrará cinco consejos prácticos que lo ayudarán a planear un culto de adoración y así evitar que sea algo aburrido y rutinario:

1.
Encuentre el punto central. Prefiero centrar la adoración en un tema. Algunas veces el tema surge con la ayuda de la época o de la temporada: Adviento, Cuaresma, Semana Santa, etc. Otras veces, un énfasis especial; por ejemplo, el mes de misiones o un domingo familiar, es lo que me sugiere un tema de adoración. El tema del sermón es un punto central natural. Si el tema es la fidelidad de Dios, o el amor de Dios, o la soberanía de Dios, no es difícil mezclar himnos, cánticos, y versículos con el sermón.

2.
Haga una lista de los recursos. Después de determinar el punto central, hago una lista de recursos para ese tema. Primero, busco cuatro o cinco himnos y reviso el índice de contenidos y el de referencias bíblicas. Luego, hago una lista de cánticos de adoración apropiados. Después, leo el texto bíblico en varias versiones y traducciones. Una Biblia de estudio y una concordancia me ayudan a localizar los pasajes que estén relacionados y que pueden usarse en una oración o durante las transiciones de la adoración. Finalmente, reviso los medios que tenemos para presentar esos temas: versículos, personas que pueden leer e interpretar la Palabra, varias expresiones musicales, y la congregación.

3.
Explore las posibilidades. Un principio para recordar: entre más predecible sea el servicio, menos impacto tendrá en la gente. Por eso, observo cada elemento de adoración desde diferentes ángulos, para ver cómo podría abordarse en una forma fresca u organizarlo con combinaciones creativas, sin perder el respeto.

4.
Recuerde el contenido y como fluye la adoración. A medida que el servicio se desarrolla, busco un contenido lógico y una corriente emocional. Queremos que el contenido de las canciones, las lecturas, y oraciones contribuyan con el tema. Debería haber conexiones —a veces evidentes, otras veces sutiles— entre los diferentes elementos del servicio. El servicio no debería ser una monotonía emocional. También se necesita evitar los cambios emocionales «bruscos», la adoración debería fluir de una parte a otra.

5.
Fomente una participación genuina. Necesitamos tomar las precauciones en contra de que el servicio se convierta en un simple espectáculo. Una forma para prevenir esto es utilizar mejor nuestro espacio de adoración. Algunas veces, dirijo la adoración desde el piso del santuario. En otras ocasiones, hacemos que las personas pasen para dirigir partes del servicio. Otras veces, involucramos a la congregación de alguna forma. Le damos a las personas muchas oportunidades para que participen —canciones, lecturas, y oraciones— y así combatimos el «espectadorismo». Si una persona se levanta para leer algo, todos les prestan atención.

Para discutir

 

1. ¿Cuáles aspectos de su proceso de planeación de adoración están saliendo bien?

2. ¿Qué se puede aprender acerca de la adoración expresada en Apocalipsis 5.13–14?

Este artículo se publicó por primera vez en Building Church Leaders, usado con permiso.Título del original: Worship by Design. Tomado de Building Church Leaders, publicado por Leadership Resources © 2000 Christianity Today Intl. Traducido y adaptado por DesarrolloCristiano.com, todos los derechos reservados.

© Copyright 2003-2011, Desarrollo Cristiano Internacional. Todos los derechos reservados. Prohibido el uso parcial o total de este material sin expresa autorización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.