¿Quiénes son los menonitas?


Los Menonitas constituyen la más antigua de las iglesias evangélicas, surgiendo en 1527 como «ala radical» de la reforma protestante. Su radicalismo tocaba temas como la separación entre iglesia y estado, el bautismo tan sólo de creyentes, la no violencia y objeción de conciencia a las guerras, y su insistencia en la naturaleza de la iglesia como comunidad de discípulos de Jesús comprometidos a un estilo de vida de santidad. Más que reformar la iglesia, pretendían restaurarla, siguiendo para ello con sencillez testaruda el modelo, el ejemplo y la enseñanza del Nuevo Testamento.
Obviamente, lo que en el Siglo XVI parecía «radical» o incluso revolucionario y peligroso, hoy ha llegado a ser bastante frecuente entre evangélicos.
Según los datos publicados por el Congreso Mundial Menonita en el 2000, los menonitas constituían 197 entidades nacionales en 63 países, cuyos miembros adultos bautizados sumaban 1.203.995 hermanas y hermanos. Los países con mayor número de menonitas bautizados eran los EE.UU., con 319.768; la República Democrática del Congo, con 183.040; Canadá, con 124.150; y la India, con 90.006. En Europa, Alemania contaba con el mayor número de miembros bautizados: 36.779. Obviamente, esta cifra no deja de suponer una pequeña minoría tanto respecto a los cristianos en general, como respecto a la población mundial total.
En cuanto a España, la Asociación de Menonitas y Hermanos en Cristo en España (AMyHCE) consta de seis comunidades en Barcelona, Burgos, Madrid, Málaga y Vigo. Suman entre ellas algo más de 165 miembros bautizados (jovenes y adultos), sin contar los niños y demás asistentes a sus reuniones y actividades, lo que duplicaría la cifra.


¿Qué creen los menonitas?

En cuanto a doctrina, normalmente los menonitas se han limitado a dar por válida la teología protestante y evangélica.

Siempre han sido ortodoxos respecto a…
• un Dios único, Creador del universo y Divina Providencia;
• la Trinidad,
• la Encarnación de Jesucristo mediante la virgen María,
• la condición de pecadores merecedores de condenación, en que se halla toda la humanidad fuera de Cristo;
• la salvación por la fe por la gracia de Dios, mediante la cruz de Cristo;
• la esperanza en la resurrección de los muertos y el regreso glorioso de Cristo,
• la necesidad de ceñirse a las Escrituras en toda doctrina y conducta cristianas,
• etc.
Aunque hoy por hoy existen todas las corrientes teológicas posibles entre los menonitas, por lo general su doctrina se podría describir como conservadora, en el sentido de ortodoxa. Las diferencias entre los menonitas y las demás confesiones cristianas nunca ha estribado en la doctrina. Son más las diferencias doctrinales entre menonitas de distintas corrientes internas, que las que existen entre los de cualquier corriente interna y corrientes análogas en otras denominaciones o confesiones cristianas. Los menonitas se destacan por una importante capacidad de tolerar la diversidad doctrinal siempre que las doctrinas se defiendan desde la Biblia. Los historiadores menonitas observan que aunque en cinco siglos éstos han sufrido importantes divisiones internas, las divisiones nunca se han producido por cuestiones de doctrina.
La importancia de Jesús como Maestro y Señor. Es ésta una convicción medular entre los menonitas, que podría aspirar a ser considerada como una particularidad doctrinal menonita.
Los menonitas creen que todo aquello que los evangelios cuentan que Jesús enseñó personalmente respecto a conductas y actitudes morales y éticas, ha de ser asumido plenamente por cada cristiano. Se declaran discípulos personales de Jesús e intentan vivir hasta sus últimas consecuencias conforme a su enseñanza, por ejemplo, en el Sermón del Monte (Mateo 5-7). Aunque reconocen sus imperfecciones y dependen de la Gracia Divina para la salvación eterna, procuran con esperanza y gozo en el Espíritu obedecer a Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.