PARA COMPRENDER LA TEOLOGIA


Capitulo # 1, para qué sirven los teólogos.

Resumen.

Nunca como hoy los teólogos y el clero romano son cuestionados por la opinión pública, en realidad los medios de comunicación no esconden nada de lo malo que hacen los de la iglesia llamada universal.

Esto nos enseña que los tiempos han cambiado, para una mejor reflexionar sobre las cuestiones de Dios. Cosa que no se daba antes, pues quienes mandaban y ordenaban los dogmas eran los jerarcas, estos concluían que, o cual cosa era sagrada o profana.
En realidad no imperaba la razón teologal, sino el poder eclesial, estos últimos manipulaban a su conveniencia todo el sistema mundial. En cambio los verdaderos reflexivos teólogos no tenían en realidad ninguna incidencia. Concerniente a lo de Dios. Que en realidad eran los que real deberían hacerlo.
Por tanto todo esto mencionado, provoca en los teólogos defender sus capacidades no solo como expertos interpretes del saber teologal, más bien en lo moral lo pastoral, salen del simple saber técnico y coinciden en practicar la fe. Cosa que antes creían que no era necesaria. Agregan la espiritualidad. (Desde mi reflexión)
Se acercan al pueblo cuando antes no lo hacían, y llaman al arrepentimiento, cosa interesante. Enseñan la faceta del kerigma, como el primer paso del quehacer teologal.
Con esto podemos entender que el trabajo del teólogo, es compartir lo más fielmente posible el verdadero contenido bíblico, divino de lo que dicen las escrituras, para compartirlo con sus hermanos. El contenido original.
Capitulo # 2. Teología, la osadía de hablar de Dios
Los teólogos. Deben no solo reflexionar en lo de Dios- más bien debe ser cautivado por el poder de ese Dios en el cual reflexionan. Deben vivir, con la pasión del conocimiento, experimentar a Dios invocarlo. Conocerlo.
Esto nos dice que el  hablar de Dios no sirve si solo se hace como experimento. Más bien se debe hacer con el interés de apasionarnos por él. Por medio de la fe.
Si existe el problema del lenguaje con que se escribió la biblia, pero la realidad es que el contenido el mensaje de Dios el amor de Dios a llegado hasta nosotros, y esto es el todo de la biblia.
Además de las  nuevas culturas del mundo que solo entienden su lenguaje hace parecer más difícil el idioma amoroso del señor, es aquí donde los teólogos deben poner de su parte para poder hablar este mensaje y hacerlo con claridad.
Sumado a esto las traducciones hacen de las suyas. Es por eso que los teólogos deben hacer de la biblia una reflexión más sencilla de la misma.
INTRODUCCION A LA TEOLOGIA
Capitulo # 1 de la revelación a la teología.
Primero diré que el hombre es demasiado finito para creer conocer o investigar a Dios. Es más bien Dios quien se revela a la humanidad entera, no solo a unos sino  a toda la humanidad, Dios en todos los siglos  ha transmitido su mansaje de amor de gracia. Claro lo ha hecho por labios de los humanos, esto por consiguiente esta propenso a desviarse de su verdadero contenido, pero aún con todo es palabra de Dios, esta revelación se debe aceptar por medio de la fe. Para tener un encuentro vivo con el creador.
Además podemos hacer teología por medio de tres referencias.
Por medio de la palabra
Por medio de la naturaleza
Por Dios mismo.
Por tanto existen muchas formas para creer en el poder de Dios, no se necesita comprobar , más bien creer antes de comprobar. Es aquí donde nace la fe una fe profunda. Algo que se debe dejar claro es que:
¿Cómo vamos a comparar nuestra inteligencia con las profundidades del señor? Muchos hombres del ayer sintieron que eran poco para comprender a Dios.

Capitulo # 2 el objeto de la teología.

Se puede entender que Dios es el centro del universo, y que además por el se mueve todo el mismo. Por tanto el objeto de la teología es el mismo Dios. Que se muestra por medio de Cristo, para salvación de toda la humanidad, que le ha dado la palabra revelada a los cristianos paraqué estos con fe proclamen el plan salvífico.

Una vez admitido que el objeto de la teología es Dios en cuanto Dios, nada impide que adoptemos una sistematización cristocéntrica, o teocéntrica, o eclesiocéntrica, o incluso antropocéntrica.












Capitulo #3  razón y fe en el trabajo teológico.

ENZAYO.

Hablar de Dios sin fe es hablar en vano, no se pueden identificar  los  atributos divinos si no hay fe, y mayormente de los que estudian lo de  Dios.
Por tanto el teólogo que es el sujeto de la teología debe de tener fe, fe para vivir por la palabra revelada, y no por simple conocimiento.
Es por ello que la fe es indispensable para reflexionar sobre Dios, ya que sin fe es imposible llegar a Dios. Se debe de pasar primero por Cristo para llegar a Dios.

Se debe de tener en cuenta que cuando se habla de Dios o se hace teología, hablamos de cosas sobre naturales, cosas que por simple razón no comprenderíamos, no aceptaríamos, es aquí donde se debe de poner en práctica el don del espíritu, la fe.

El mensaje de fe provoca, por lo tanto, el apetito del espíritu; no por una simple curiosidad intelectual, “solamente para conocer”
Este conocimiento  nos debe llevar cautivos a la obediencia y vivencia de la palabra revelada. No para enseñarla en la aulas como maestro, sino para abrazarla, que los demás vean la vivencia de lo conocido.

Ahora a esta fe hay que sumarle la razón. Conocer entender lo que creemos y porque lo creemos. Pedro dijo; “Estén siempre preparados a responder a todo  el que les pida razón de la esperanza que ustedes tienen” (I Pedro 3:15)
Es donde nace el deseo de muchos por razonar en la palabra revelada, además del deseo que hay en muchos por conocer estas verdades bíblicas, Dios se deja revelar con este objetivo. Que se conozca y se proclame esta verdad, con las palabras adecuadas y a nuestro propio idioma.

Así entendemos que en la fe es que esta el comienzo de la intelectualidad. La razón. Del porque de las cosas.
Se comprende también la importancia del espíritu, pues si este elemento no se podría internar en el verdadero sentido de los asomos que se conocen a Dios, la palabra de Dios dice que, el hombre natural no comprende las cosas que son del espíritu, solamente con el espíritu se podrá discernir con eficacia y verdad las escrituras.

Además de recordar las palabras del maestro momentos antes de ascender a los cielos. Dijo “les enviare al consolador este los guiara a toda verdad, y les enseñara el complemento de mi”
¿Quién más nos podría enseñar? Solo el espíritu santo. Dado por el señor.
Este es el que realmente nos puede abrir los ojos para comprender al menos un poco de las grandes profundidades y misterios del señor nuestro Dios.

La razón y  la fe son importantes en el momento de hacer teología,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.