La Salvación Eterna del Creyente


 
La Verdad:
2ª Cor.1:18-20: Pero Dios es fiel: Nuestra palabra para vosotros no es "sí y no". (19) Porque Jesucristo, el Hijo de Dios, que ha sido predicado entre vosotros por nosotros (por mí, por Silas y por Timoteo), no fue "sí y no"; más bien, fue "sí" en él. (20) Porque todas las promesas de Dios son en él "sí"; y por tanto, también por medio de él, decimos "amén" a Dios, para su gloria por medio nuestro.
Heb.6:16-18: Porque los hombres juran por el que es mayor que ellos, y para ellos el juramento para confirmación pone fin a todas las controversias. (17) Por esto Dios, queriendo demostrar de modo convincente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento(18) para que, por dos cosas inmutables en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta por delante.
Rom.3:1-4: Qué ventaja tiene, pues, el judío? ¿O qué beneficio hay en la circuncisión? (2) Mucho, en todo sentido. Primeramente, que las palabras de Dios les han sido confiadas. (3) ¿Qué, pues, si algunos de ellos han sido infieles? ¿Acaso podrá la infidelidad de ellos invalidar la fidelidad de Dios? (4) ¡De ninguna manera! Antes bien, sea Dios veraz, aunque todo hombre sea mentiroso, como está escrito: para que seas justificado en tus palabras y venzas cuando seas juzgado.
Isa.25:1: ¡Oh Jehovah, tú eres mi Dios! Te exaltaré; alabaré tu nombre, porque has hecho maravillas. Desde antaño tus designios son fieles y verdaderos.
Deut.9:4-6: "Cuando Jehovah tu Dios los haya echado de delante de ti, no digas en tu corazón: 'Por mi justicia Jehovah me ha traído para tomar posesión de la tierra.' Porque por la impiedad de estas naciones es que Jehovah las echa de tu presencia. (5) No es por tu justicia, ni por la rectitud de tu corazón, que entras a tomar posesión de su tierra. Es por la impiedad de estas naciones que Jehovah tu Dios las echa de tu presencia, y para cumplir la palabra que Jehovah juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob. (6) "Sabrás, pues, que no es por tu justicia que Jehovah tu Dios te da esta buena tierra para que la tomes en posesión, puesto que tú eres un pueblo de dura cerviz.
Tito 1:1-2: Pero habla tú lo que está de acuerdo con la sana doctrina; (2) que los hombres mayores sean sobrios, serios y prudentes, sanos en la fe, en el amor y en la perseverancia.
 
Razones para la salvación eterna del creyente:
Somos su familia:
Por adopción:
Efe.1:5: En amor nos predestinó por medio de Jesucristo para adopción como hijos suyos, según el beneplácito de su voluntad,
Pregunta: ¿Si Dios ha predestinado que suceda un evento, puede algo o alguien cambiar ese evento?
Sal.33:10-12: Jehovah hace nulo el consejo de las naciones, y frustra las maquinaciones de los pueblos. (11) El consejo de Jehovah permanecerá para siempre, y los pensamientos de su corazón, por todas las generaciones. (12) ¡Bienaventurada la nación de la cual Jehovah es Dios, el pueblo al cual escogió como posesión suya!
Rom.8:15-17: Pues no recibisteis el espíritu de esclavitud para estar otra vez bajo el temor, sino que recibisteis el espíritu de adopción como hijos, en el cual clamamos: "¡Abba, Padre!" (16) El Espíritu mismo da testimonio juntamente con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. (17) Y si somos hijos, también somos herederos: herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.
Jn.1:12: Pero a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio derecho de ser hechos hijos de Dios,
Isa.49:14-16: Pero Sion dijo: "Jehovah me ha abandonado; el Señor se ha olvidado de mí." (15) "¿Acaso se olvidará la mujer de su bebé, y dejará de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque ellas se olviden, yo no me olvidaré de ti. (16) He aquí que en las palmas de mis manos te tengo grabada; tus murallas están siempre delante de mí.
Heb.6:37: Y otra vez: Yo pondré mi confianza en él. Y otra vez: He aquí, yo y los hijos que Dios me dio.
Jn.6:37: Todo lo que el Padre me da vendrá a mí; y al que a mí viene, jamás lo echaré fuera.
 
B. Él ora por nosotros:
Pregunta: Si Cristo ora por algo, ¿sucederá?
Jn.17:11b-12: Padre santo, guárdalos en tu nombre que me has dado, para que sean una cosa, así como nosotros lo somos. (12) Cuando yo estaba con ellos, yo los guardaba en tu nombre que me has dado. Y los cuidé, y ninguno de ellos se perdió excepto el hijo de perdición, para que se cumpliese la Escritura.
Jn.17:15: No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del maligno.
Heb.7:25: Por esto también puede salvar por completo a los que por medio de él se acercan a Dios, puesto que vive para siempre para interceder por ellos.
Isa.53:12: Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos. Porque derramó su vida hasta la muerte y fue contado entre los transgresores, habiendo él llevado el pecado de muchos e intercedido por los transgresores.
Rom.8:22-24: Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una sufre dolores de parto hasta ahora. (23) Y no sólo la creación, sino también nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos, aguardando la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo. (24) Porque fuimos salvos con esperanza; pero una esperanza que se ve no es esperanza, pues ¿quién sigue esperando lo que ya ve?
C. Cristo murió por nosotros:
 
Heb.10:14: Porque con una sola ofrenda ha perfeccionado para siempre a los santificados.
Rom.5:9-10: Porque la palabra de la promesa es ésta: Por este tiempo vendré, y Sara tendrá un hijo. (10) Y no sólo esto, sino que también cuando Rebeca concibió de un hombre, de Isaac nuestro padre,
 
D. Cristo se levantó por nosotros:
Rom.4:25: quien fue entregado por causa de nuestras transgresiones y resucitado para nuestra justificación.
Rom.6:8-11: Si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él. (9) Sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. (10) Porque en cuanto murió, para el pecado murió una vez por todas; pero en cuanto vive, vive para Dios. (11) Así también vosotros, considerad que estáis muertos para el pecado, pero que estáis vivos para Dios en Cristo Jesús.
E. La justicia de Dios:
2ª Ped.1:1: Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo; a los que han alcanzado una fe igualmente preciosa como la nuestra por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo:
 
Fil.3:7-9: Pero las cosas que para mí eran ganancia, las he considerado pérdida a causa de Cristo. (8) Y aun más: Considero como pérdida todas las cosas, en comparación con lo incomparable que es conocer a Cristo Jesús mi Señor. Por su causa lo he perdido todo y lo tengo por basura, a fin de ganar a Cristo (9) y ser hallado en él; sin pretender una justicia mía, derivada de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que proviene de Dios por la fe.
 
Rom.3:20-26: Porque por las obras de la ley nadie será justificado delante de él; pues por medio de la ley viene el reconocimiento del pecado. (21) Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios atestiguada por la Ley y los Profetas. (22) Esta es la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo para todos los que creen. Pues no hay distinción; (23) porque todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios, (24) siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús. (25) Como demostración de su justicia, Dios le ha puesto a él como expiación por la fe en su sangre, a causa del perdón de los pecados pasados, en la paciencia de Dios, (26) con el propósito de manifestar su justicia en el tiempo presente; para que él sea justo y a la vez justificador del que tiene fe en Jesús.
Rom.10:1-3: Hermanos, el deseo de mi corazón y mi oración a Dios por Israel es para salvación. (2) Porque yo les doy testimonio de que tienen celo por Dios, pero no de acuerdo con un conocimiento pleno. (3) Pues, ignorando la justicia de Dios y procurando establecer su propia justicia, no se han sujetado a la justicia de Dios.
 
F. El poder de Dios:
Pregunta: Si podemos perder nuestra salvación, entonces ¿quién la podrá mantener?
Gál.3:1-3: ¡Oh gálatas insensatos, ante cuyos ojos Jesucristo fue presentado como crucificado! ¿Quién os hechizó? (2) Sólo esto quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley o por haber oído con fe? (3) ¿Tan insensatos sois? Habiendo comenzado en el Espíritu, ¿ahora terminaréis en la carne?
1ª Ped.1:3-5: Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien según su grande misericordia nos ha hecho nacer de nuevo para una esperanza viva por medio de la resurrección de Jesucristo de entre los muertos; (4) para una herencia incorruptible, incontaminable e inmarchitable, reservada en los cielos para vosotros (5) que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para la salvación preparada para ser revelada en el tiempo final.
Judas 24: Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída y para presentaros irreprensibles delante de su gloria con grande alegría;
2ª Tim.1:12: Por esta razón padezco estas cosas, pero no me avergüenzo; porque yo sé a quien he creído, y estoy convencido de que él es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.
1ª Tes.5:23-24: Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; que todo vuestro ser--tanto espíritu, como alma y cuerpo-- sea guardado sin mancha en la venida de nuestro Señor Jesucristo. (24) Fiel es el que os llama, quien también lo logrará.
G. Las promesas de Dios:
Su Espíritu:
El Sello, el Depósito y la Garantía
Efe.1:13-14: En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo que había sido prometido, (14) quien es la garantía de nuestra herencia para la redención de lo adquirido, para la alabanza de su gloria.
2ª Cor.1:20-22: Porque todas las promesas de Dios son en él "sí"; y por tanto, también por medio de él, decimos "amén" a Dios, para su gloria por medio nuestro. (21) Y Dios es el que nos confirma con vosotros en Cristo y el que nos ungió; (22) es también quien nos ha sellado y ha puesto como garantía al Espíritu en nuestros corazones.
Jn.14:16: Y yo rogaré al Padre y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre.
Pregunta: ¿Nos sellará el Espíritu, pondrá un depósito sobre nuestros corazones y estará con nosotros para siempre? ¿Hasta en el infierno?
 
 
Su Verdad:
Jn.14:6: Jesús le dijo: --Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
2ª Jn.1:1-2: El anciano a la señora elegida y a sus hijos, a quienes yo amo en verdad--y no sólo yo, sino también todos los que han conocido la verdad-- (2) a causa de la verdad que permanece en nosotros y que estará con nosotros para siempre:
Vida Sempiterna:
Jn.3:16: Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.
Jn.6:40,47: Esta es la voluntad de mi Padre: que todo aquel que mira al Hijo y cree en él tenga vida eterna, y que yo lo resucite en el día final..... De cierto, de cierto os digo: El que cree tiene vida eterna.
Pregunta: ¿Tienen los creyentes actualmente la vida eterna?
1ª Jn.5:13: Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna.
Pregunta: Si es posible perder la salvación, entonces ¿tendríamos vida eterna y muerte eterna (castigo) al mismo tiempo?
Jn.5:24: De cierto, de cierto os digo que el que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna. El tal no viene a condenación, sino que ha pasado de muerte a vida.
 
Su Palabra:
Fil.1:6: estando convencido de esto: que el que en vosotros comenzó la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús.
 
Rom.4:21: plenamente convencido de que Dios, quien había prometido, era poderoso para hacerlo.
Jn.10:28-29: Yo les doy vida eterna, y no perecerán jamás, y nadie las arrebatará de mi mano. (29) Mi Padre que me las ha dado, es mayor que todos; y nadie las puede arrebatar de las manos del Padre.
Sal.37:28: Porque Jehovah ama la rectitud y no desampara a sus fieles. Para siempre serán guardados, pero la descendencia de los impíos será exterminada.
2ª Tim.2:19: A pesar de todo, el sólido fundamento de Dios queda firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos y "Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre del Señor."
2ª Tim.1:12: Por esta razón padezco estas cosas, pero no me avergüenzo; porque yo sé a quien he creído, y estoy convencido de que él es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.
Rom.8:33-39: ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? El que justifica es Dios. (34) ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, es el que también resucitó; quien, además, está a la diestra de Dios, y quien también intercede por nosotros. (35) ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación? ¿angustia? ¿persecución? ¿hambre? ¿desnudez? ¿peligros? ¿espada? (36) Como está escrito: Por tu causa somos muertos todo el tiempo; fuimos estimados como ovejas para el matadero. (37) Más bien, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. (38) Por lo cual estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo porvenir, ni poderes, (39) ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.
 
Declaraciones y promesas de Dios que serían nulas si fuera posible perder la salvación:
(Favor de comparar las siguientes herejías con su refutación escritural:)
La Herejía vs. La Verdad
Él no puede cumplir con lo que prometió: Rom.4:21
No me puede presentar sin culpa: 1ª Tes.5:24
No me predestinó para ser adoptado: Efe.1:5
Hay condenación para mí aunque esté ahora en Cristo: Rom.8:1
Cristo no se levantó de los muertos: Rom.6:8-12
El Espíritu Santo va a recoger su depósito: Efe.1:13-14
El Espíritu Santo no nos selló: 2ª Cor.1:22
Me dejará: Heb.13:5
No previene mi caída: Judas 24
No me preserva: Sal.37:28
Jesucristo (la Verdad) no estará conmigo para siempre: 2ª Jn. 2
No me limpió de toda injusticia: 1ª Jn.1:9
Su cimiento no es seguro: 2ª Tim.2:19
No conoce los suyos: 2ª Tim.2:19
Me echará fuera: Jn.6:37
No me perfeccionó: Heb.10:14
Su oración por mí no fue confirmada: Jn.17:11-12
No intercedió por mí: Heb.7:25
No terminó su obra que empezó en mí: Fil.1:6
Mi vida está escondida con Cristo en Dios: Col.3:3
No he pasado de muerte a vida: Jn.5:24
No es capaz de guardar lo que le confié: 2ª Tim.1:12
No tengo la paz con Dios: Rom.5:1
Puedo ser arrebatado de su mano: Jn.10:28-29
Puedo ser separado del amor de Dios: Rom.8:39
Su justicia no es eterna: Sal.119:142
Su amor no es eterno: Jer.31:3
No es inmutable: Heb.6:18
Su cumple sus promesas: Heb.6:17
Es un mentiroso: Tito 1:2
Las consecuencias de la posibilidad de perder la salvación crea problemas teológicos obvios que contradicen la Escritura y blasfeman a Dios y a su naturaleza, haciéndolo un mentiroso. ¿Qué tiene que ver si algunos fueran a no creer? ¿Su incredulidad hará que la fidelidad sea sin efecto? ¡Ciertamente no! ¡Sea Dios veraz, aunque todo hombre sea mentiroso! --Rom.3:3-4a.
***
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.