INTRODUCCION A LA TEOLOGIA SISTEMATICA


Por Roger L. Smalling, T.M.

(Copiado del website: http://www.thirdmill.org/spanish/)

 ¿Que es la Teología Sistemática?
 
La Teología Sistemática es el estudio de las doctrinas cristianas en su relación las unas con las otras en un sistema lógicamente consistente.
 
¿Para qué sirve el estudio de la Teología Sistemática?
 
A. Es imposible presentar la verdad a la gente si nuestro propio entendimiento es débil. La Teología Sistemática nos ayuda a percibir las verdades bíblicas con más claridad. Además nos permite presentarlas más convincentemente. Nos ayuda también a ver la proporción relativa de estas doctrinas, para que demos un énfasis mayor a las doctrinas más importantes.
 
B. La fe y la conducta están interrelacionadas. Lo que realmente creemos de Dios se refleja en como vivimos y como nos tratamos los unos con los otros.
 
C. La causa mayor de las divisiones dentro del cristianismo ha sido las diferencias doctrinales. Por lo tanto es imposible entender adecuadamente a la iglesia a través de la historia, tan bien como en su forma presente, sin comprender la teología sistemática.
 
¿Cuáles son las presuposiciones necesarias para el estudio de la Teología Sistemática?
 
A. Se presupone que la lógica es un criterio válido para la evaluación de la verdad. Se asume que la inconsistencia lógica indica que el sistema es falso por completo o en parte.
 
B. Se presupone que la Biblia condene un sistema lógico de teología que puede ser descubierto a través de la aplicación de las reglas ordinarias de la hermenéutica y de la lógica.
 
¿Qué dice la Biblia misma sobre la importancia del estudio de la doctrina?
 
A. Pablo dijo que no había "rehuido anunciaros todo el consejo de Dios." De esto podemos concluir que el contenido completo del plan divino relacionado con la Redención es conocible y comunicable. Pablo asume en el contexto que los ancianos de Efeso entendieron. Que era su responsabilidad como ancianos alcanzar un entendimiento completo de ese plan.
 
B. La primera cosa que los Apóstoles enseñaron a sus convertidos fue la sana doctrina. (Hch.2:42).
 
C. Se nos advierte que evitemos a aquellos quienes enseñan lo contrario a la sana doctrina.(Ro. 16:14) Esto significa que debemos conocer cómo discernir la diferencia entre buena y mala doctrina.
 
D. Pablo describe a un buen ministro como aquel que es "nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina". (ITi.4:6) De esta forma podemos concluir que es imposible ser un buen ministro del Evangelio sin ser un estudiante de la buena doctrina.
 
E. Pablo exhorta a Tito para que su conversación sea consistente con la sana doctrina. (Tit.2: 1)
 
F. Se nos advierte que evitemos a aquellos quienes son llevados por todo viento de doctrinas populares. (Ef. 4:14)
 
G. Juan nos dice que debemos rechazar a aquellas personas religiosas quienes vienen a nosotros sin la sana doctrina acerca de la persona de Jesucristo. (2Jn.9-10)
 
H. Judas nos exhorta a contender por la fe una vez dada a los santos (Judas 3-4) La frase "la fe" se refiere a ese cuerpo de enseñanza en que consiste la cristiandad. De esta forma Judas declara que existe un cuerpo de enseñanza por la cual debemos contender. Los que pervierten ese cuerpo de doctrina, especialmente los que asaltan la soberanía de Dios y su gracia son destinados para la condenación.
 
¿Por qué desvalorizan algunos cristianos la teología sistemática?
 
A. Algunos piensan que la teología es una materia ambigua, y que es imposible de determinar con certeza cuál es el sistema correcto. Ellos asumen que la amplia diversidad de sistemas teológicos apoya esta actitud.
 
Si esto fuera verdad, entonces tendríamos que decir que la Biblia no es la luz del cielo, sino la oscuridad del cielo; que Dios, a través de una pizca de malicia, le dio al hombre una revelación confusa para prevenirlo de descubrir la verdad; o que Dios fue incapaz de comunicarse propiamente. 0 peor, que Dios creó al hombre con una capacidad para la lógica, entonces le dio una revelación ilógica, que le condena al hombre por no creer lo que es ¡lógico.
 
De hecho, es un error de lógica suponer que la diversidad de sistemas teológicos indica que la teología es ambigua. Permita una ilustración:
 
Supongamos que un profesor de matemática da a un grupo de estudiantes un problema para resolver, y todos salen con respuestas diferentes. ¿Qué se prueba por la divergencia de las respuestas? ¿Prueba eso necesariamente que no existe una respuesta correcta o que la materia es ambigua? Es una posibilidad, pero no necesariamente. Podría ser que uno de los estudiantes haya resuelto correctamente el problema y que los otros estén errados. 0 que ninguno tenga la respuesta correcta. 0 que el problema no se puede resolver. Cualquiera de estas explicaciones podría ser correcta, o ninguna. ¿Qué se comprueba por la divergencia de respuestas? ¡Nada!
 
Tampoco se comprueba nada acerca de los estudiantes. Podría ser que el problema es sencillo, sino que los estudiantes son malos. 0 que el profesor es incompetente.0 que su método está errado. Ellos pueden imaginar que la forma apropiada de resolver los problemas es adivinando, o que las respuestas son relativas al individuo. Tales nociones necias pueden ser la causa de la divergencia.
 
Ninguna divergencia de respuestas comprueba algo ni sobre la naturaleza del problema, ni sobre los estudiantes.
 
Lo mismo es verdadero con cualquier materia, incluyendo la teología. La mera existencia de sistemas diferentes de teología no prueba nada acerca de la Teología Sistemática; ni que la materia es difícil, ni que sistemas diferentes son igualmente válidos.
 
Es una de las intenciones de este curso mostrar que la existencia de sistemas diferentes de teología tiene sus raíces en métodos erróneos de investigación y en errores de lógica comunes. Es la convicción de este escritor que una hermenéutica correcta, combinada con una aplicación cuidadosa de las leyes de la lógica revelará que existe un solo sistema correcto de teología, y que este es el Reformado.
 
B. Algunos son indiferentes hacia la teología y la consideran sin importancia, porque no perciben las consecuencias prácticas de ella.
 
El Dr. Benjamín Warfield expuso la ignorancia de tal actitud con este comentario cortante:
 
“Nos engañamos a nosotros mismos si imaginamos que nos escapamos al enseñar un sistema de creencias, por adoptar una actitud de indiferencia hacia la doctrina. La idea misma de indiferencia hacia las preguntas doctrinales, en sí misma, es una doctrina."
 
C. Unos suponen que cada cual tiene el derecho inherente de creer lo que le da la gana. Proviene eso por la influencia de los conceptos modernos de la democracia y de los derechos personales. Esta actitud confunde un derecho social con un derecho inherente. Dios no nos concede el derecho de creer lo que nos da la gana. Dios responsabiliza a los cristianos de creer lo que El ha revelado en su palabra, no lo que les conviene. Derechos sociales y responsabilidades cristianas son dos cosas distintas.
 
D. Para otros, la teología sistemática les parece como un intelectualismo frió, desprovisto del Espíritu. Esta actitud es producto de un anti-intelectualismo místico traído a la iglesia por ciertos movimientos fundamentalistas. Es cierto que un espíritu celoso por las cosas de Dios es preferible al intelectualismo seco. Pero ¿Por qué escoger entre estos dos? El Apóstol Pablo era muy sistemático en su teología, sin que le falte el Espíritu.
 
E. Otros llevan una actitud de misticismo. Para ellos, la base de la verdad es alguna experiencia interna, no el análisis de datos objetivos. Aunque esta actitud les parece muy espiritual, en realidad se basa en el orgullo espiritual y consiste en una forma de suicidio intelectual. Es una creencia anti-cristiana.
 
¿Es posible que exista más de un sistema de teología sistemática?
 
No, porque los cristianos creen que existe solamente un Dios, y un solo plan de salvación. La teología es el estudio de estos. Por lo tanto, existe una sola teología correcta. Esto, por supuesto, no implica que se conoce todo acerca de Dios. Solamente aquellas cosas reveladas acerca de Dios no se contradicen mutuamente en ningún punto. No es posible por lo tanto, que sean válidas dos teologías mutuamente exclusivas acerca de Dios.
 
Lo mismo es cierto acerca de la salvación. Dios no ha provisto una variedad de salvadores, ni distintas formas de salvación, según el antojo de los hombres.
 
***

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.