¿Fue Posible El Que Judas Iscariote Pudiera Haberse Rehusado Traicionar a Jesús?


Luc.22:21-22: “Mas he aquí, la mano del que me entrega está conmigo en la mesa. 22A la verdad el Hijo del Hombre va, según lo que está determinado; pero ¡ay de aquel hombre por quien es entregado!”

Judas tenía un papel que desarrollar en este drama universal, algo así como hizo Faraón. El texto es claro y específico:
No había otra manera por la cual Jesús podría haber muerto, excepto por la traición;
¡Ay de aquel cuyo acto de traición fue determinado aún antes de su nacimiento.

Es obvio que la crucifixión fue incluida en el decreto de Dios antes de la fundación del mundo. No había otra base sobre la cual Dios podría haber escogido redimir los pecadores quienes él había predestinado para adopción (Efe.1:4-5). La  cruxifixión no fue un evento al azar; tenía que pasar. Y, fue a base de ella que la raza humana, después de la rebelión de Adán, siguió existiendo. Sin la crucifixión, el día en que Adán comió del fruto prohibido, él y Eva hubieron dejado de existir.

Si el hombre tiene en verdad un libre albedrío, ¿por qué fue inevitable el pecado de Judas? ¿Por qué decidió traicionar a Jesús? Porque la  crucifixión fue predestinada. Alguien tenia que traicionarle. ¿Ay de aquel hombre por quien Cristo fue traicionado!, pero alguien tenía que hacerlo. Jesús sabía quien iba a ser. No podría ser otro de sus discípulos. Judas era eternamente responsable, entonces no había manera de evitarlo. Cristo tenía que morir según el plan eterno.

Contestación Equivocada:

“Sí, Jesús tenía que morir. El mismo dijo que iba a  ser traicionado. Y, sabía que Judas iba a hacerlo. Pero podría haber sido otro, no tenía que ser Judas. Fue la decisión de Judas y por eso él es el responsable. Pero no fue predestinado para traicionar a Jesús.”

Contesto: Si Jesús tenía que morir traicionado, entonces alguien tenía que hacerlo. Alguien tendrá que sufrir las consecuencias de su acto de rebelión. Y fue Judas, por eso: ¡ay de él!

Pero ¿por qué tenía que ser Judas? No hay otra razón, Judas fue predestinado y no por casualidad. Era un pecador, un ladrón (Jn.12:6). Fue destinado, y en cierto sentido por su propia  elección, sí, pero destinado también por el decreto de Dios, para que cumpliera su plan.

Alguien tenía que hacerlo, alguien tenía que sufrir las  consecuencias.  Y, ¿por qué no Judas? El plan de Dios no es irresoluto o vacilante. Dios no predestinó que cualquiera podría hacerlo, sino predestinó a una cierta persona. Dios no  predestinó una mera posibilidad, sino el acto consumado. Los hechos de rebelión son efectuados por personas. Estas no son cajas vacías, dejadas para ver quien las llene. La predestinación no está en un vacío. No hay un solo versículo en la Biblia que nos diga que Dios ha determinado que un  cierto evento iba a pasar sin determinar quien va a tomar parte en él. La predestinación tiene muchas partes y cada una es clave para que las cosas salgan como fueron planeadas.

Para estudiar más del tema lea: Mat.18:7; 26:24; Mar.14:21.

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.