El peligro de nuestra Iglesia es la secularización:

Durante los últimos concilios nos hemos ocupado en una lucha de porcentajes de dinero.

El dinero es poder (y es un dios, porque nos mueve a hacer lo que quiere; y nosotros estamos luchando por el poder). Hemos olvidado el correcto uso del dinero y perdimos la esencia de la misión de la Iglesia.

Nos hemos ocupado demasiado de la Iglesia y poco de Cristo, tenemos el peligro de incurrir en herejías y de hecho andamos cerca de ellas. El tema central debe ser Cristo.

Al retomar la misión de la Iglesia, no la vamos a buscar en alguna fase de nuestra historia, la vamos a descubrir en el mismo texto bíblico.

Nuestra tarea al momento debe ser definir:

Que es la Iglesia.
Cuál es su misión.
Cuáles son las estrategias bíblicas.
Cuáles son los alcances reales.
El crecimiento integral.
Evangelización y misión.
Pastorado y misión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.