VERSIONES CASTELLANAS DE LA BIBLIA

VERSIONES CASTELLANAS DE LA BIBLIA


LAS PRIMERAS VERSIONES REMANCEADAS

Es probable que la Biblia en lengua romance ya haya sido conocida en España en el siglo X. Lo cierto es que a principios del siglo XIII circulaban ejemplares de las Sagradas Escrituras en las lenguas del pueblo, pues se conserva un edicto de Jaime de Aragón fechado en 1223, que prohibía a sus súbditos tener los libros del AT y NT en romance, y les daba un plazo de ocho días a quienes los poseyesen para entregarlos al obispo de la diócesis, quien debía quemarlos.

A la prohibición de Jaime de Aragón, siguió la del Concilio de Tolosa. Dice el P. Felipe Scío que “en 1229 se habían acalorado tanto los espíritus en las Casas, que para extinguir las herejías de los albigenses, tuvo por conveniente el Concilio de Tolosa prohibir a los legos el uso de la Biblia en idioma vulgar”. Naturalmente, esta prohibición alcanzaba también a España. Al parecer, es a los albigenses y valdenses que se deben las primeras versiones de la Biblia al español.  Esta gente apareció en el sudoeste de Europa alrededor del año 1000, y ofreció durante siglos una resistencia tenaz a la Iglesia de Roma. Poco se sabe acerca de ella, y ninguna de sus traducciones ha llegado hasta nosotros.

1280 Versión Alfonsina
La primera versión romanceada de la Biblia de la cual se tienen datos precisos, es la llamada Alfonsina, hecha por Alfonso X de Castilla, a quien con toda justicia se denominó “el sabio”. Alfonso el Sabio se preocupó mucho por el adelanto de las ciencias y las artes, y su corte era punto de reunión de los sabios de todo el mundo. A pedido del Rey fueron hechas numerosas traducciones de obras célebres, entre ellas, la de la Biblia, que apareció en 1280. Es una traducción bastante literal de la Vulgata de San Jerónimo, y fue incorporada por el Rey a su célebre General Estoria, una voluminosa obra que narra la historia de la humanidad desde la creación hasta los días de Alfonso. El P. Mariana cuenta en su Historia de España, que “el rey mandó hacer esta versión española con el deseo de que aquella lengua, que era entonces grosera, se puliese y enriqueciese, persuadido de que no dejarían los fieles de la mano aquel libro en donde hallaban escritas las palabras de la salud, de la verdad y de la vida eterna”.

Versiones Anónimas.
Con posterioridad a la Biblia Alfonsina, nos encontramos con algunas traducciones que no carecen de importancia. En el Escorial se encuentra la traducción del AT, excepto Eclesiastés, con fecha de 1420. Hay, además, una traducción de los libros proféticos hecha durante el siglo XV, y atribuida por algunos al rabino Salomón. También existe en el Escorial una traducción de la Biblia hecha por orden de Alfonso V de Aragón.

Versiones en Catalán y Valenciano
Debemos recordar que, en los tiempos que tratamos, el castellano no era como hoy, el idioma más difundido de la península ibérica. Era simplemente una de tantas lenguas, que cada una tenía su literatura propia. Se conservan algunas Biblias del siglo XV en catalán y en valenciano. En la Biblioteca Nacional de París hay ejemplares de dos versiones de la Biblia en catalán, una de ellas de fecha 1407.

1430 Biblia de la Casa de Alba
En 1430 apareció una traducción del Antiguo Testamento hecha por el rabino Moisés Arragel, de Guadalajara. El trabajo lo hizo como vasallo de D. Luis Guzmán, quien le pidió que, a medida que iba traduciendo, escribiera también un comentario. El rabino se negó, pues conocía la intolerancia de la iglesia, y sabía que su comentario podía costarle la vida, pero Guzmán insistió con amenazas, y el hombre tuvo que poner manos a la obra, que le llevó doce años. Terminado, el libro resultó en un hermoso volumen ilustrado con 290 miniaturas en colores y oro. En el margen de cada página aparecen en letra muy pequeña, los comentarios de Arragel. Esta Biblia se salvó de la Inquisición, y con el tiempo pasó a poder de la familia del Duque de Alba, que la posee en la actualidad. En 1922 el Duque de Alba publicó una edición facsimilar de 300 ejemplares. Antonio de Paz y Melia dice que la Biblia de Arragel es “superior a todas las demás versiones”, y Menéndez y Pelayo afirman que es “nobilísima como lengua”.


LOS JUDIOS Y SUS VERSIONES

En el mismo año en que se descubrió América, los judíos, que habían contribuido de un modo notable a la grandeza de España, fueron expulsados del país.

Entre ellos había grandes hombres, que se destacaron en la medicina, la filosofía y la literatura. En su exilio, en diversas partes de Europa y Asia, y principalmente en Asia Menor, llevaron consigo el idioma castellano, que ya habían hecho propio. Los que se establecieron en el Medio Oriente, lo siguen hablando hasta el día de hoy. Estos judíos son conocidos como sefardíes, de Sefara, nombre antiguo de España.

1553 Versión de Ferrara
Algunos de los judíos desterrados se establecieron en Ferrara, en Italia, en donde abrieron una imprenta de la que salieron obras muy importantes. En 1553 apareció la traducción del Antiguo Testamento conocida como versión de Ferrara. Se hicieron dos ediciones en el mismo año, una dedicada a doña Gracia Naci, y la otra a don Hércules de Este, Duque de Ferrara. Se hicieron dos reimpresiones de la obra: una en Amsterdan en 1611, y otra en Venecia en 1617. Los autores de esta traducción fueron Yom Tob Atías y Abram Usque, que en la edición dedicada al Duque de Ferrara emplean sus nombres “cristianos” de Jerónimo de Vargas y Duarte Pinel. En 1630 y 1661 aparecieron ediciones revisadas preparadas por Manase Ben Israel, y Samuel de Cázeres, respectivamente.

1813-1816 Versión de Viena
Aunque apareció siglos más tarde que la Biblia de Ferrara, debemos mencionar el Antiguo Testamento que se imprimió en Viena entre 1813 y 1816 para los judíos españoles. Se publicó en cuatro tomos, y contiene, en columnas paralelas, el texto hebreo y su traducción al castellano. Fue editor Aarón Pallak, y las introducciones las escribió Israel Ben Chayim.


VERSIONES PROTESTANTES

1543 Nuevo Testamento de Francisco de Enzinas
El primer Nuevo Testamento completo en castellano fue obra de Francisco de Enzinas, nacido en la ciudad de Burgos en 1520. Muy joven entró a la Universidad de Alcalá de Henares, dedicándose con pasión al estudio de la filosofía. En 1529 conoció en Lovaina las doctrinas reformadas y las aceptó, dedicándose con entusiasmo al estudio de la Biblia. Perfeccionó sus conocimientos junto a Melanchton, en cuya casa tradujo el Nuevo Testamento, de la edición griega de Erasmo aparecida en 1516. De su Nuevo Testamento, publicado en Amberes en 1543, dice Menéndez y Pelayo que evidentemente, el autor sabía mucho griego, y que “tuvo el buen gusto de no alterar en nada el estilo evangélico”.

1556 Nuevo Testamento de Juan Pérez de Pineda
Juan Pérez de Pineda fue un erudito y pudiente caballero español, funcionario de Carlos V. Publicó en una revisión del texto de Enzinas. El Nuevo Testamento de Pérez será recordado siempre porque fue el que distribuyó en España el “padre de los colportores”. Julianillo Hernández, quien por ello fue quemado por la Inquisición.

1602 Biblia de Cipriano de Valera
Cipriano de Valera, conocido como “el hereje español”, pasó veinte años en la revisión de la célebre Biblia del Oso de Casiodoro de reina. Como éste, era un ex monje del Seminario de San Isidro, en Itálica, cerca de Sevilla. La Biblia de Cipriano de Valera apareció con el siguiente título: “La Biblia, que es los sacros libros del Viejo y Nuevo Testamento, revista y conferida con los textos hebreos y griegos y con diversas translaciones”.

Durante muchos años, la versión de Valera circuló sin mención del nombre de Casiodoro de Reina. En la actualidad, las portadas de nuestras Biblias hacen justicia a ambos traductores. Valera publicó un Nuevo Testamento en 1596, y la Biblia completa en 1602. Según Menéndez y Pelayo, “en general (Valera) mejoró el trabajo de su antecesor”. Esta Biblia es la que utilizan casi todos los evangélicos de habla hispana. Ha sido sometida a numerosas revisiones, siendo la más importante la de 1960. (Véase también el artículo siguiente).



VERSIONES CATOLICAS CLASICAS

En este trabajo no nos referimos a las numerosas traducciones de libros aislados de la Biblia, efectuadas algunas de ellas por grandes escritores españoles. Nos limitaremos a mencionar las Biblias completas y los Nuevos Testamentos.

Pero debemos recordar que, si bien estaba prohibida la versión de las Sagradas Escrituras al idioma popular, las obras de los místicos españoles contienen muchas alusiones a la Biblia y citas directas de la misma. Tanto es así, que se ha afirmado que si desapareciera el texto del NT, podría reconstruirse en su mayor parte con citas tomadas de los místicos de España.

1790 Biblia de Felipe Scio de San Miguel
Los evangélicos ya tenían en 1569 una Biblia completa traducida de las lenguas originales. Pasaron más de dos siglos antes que la iglesia  de Roma autorizara la publicación de una Biblia en castellano, traducida desde luego, de la Vulgata Latina. Fue en 1790 que apareció la versión efectuada por el P. Felipe Scío de San Miguel. Este sacerdote recibió del rey Carlos III, de cuyos sobrinos era preceptor, la orden de traducir la Biblia. Scío tardó diez años en efectuar el trabajo. La primera de varias ediciones, apareció en 1790, en 16 tomos: una obra demasiado voluminosa como para que llegase al pueblo. La Biblia de Scío en que sigue al texto de la Vulgata. Menéndez y Pelayo la llama “desdichadísima”. Las Sociedades Bíblicas imprimieron ediciones sin notas, de esta Biblia, que circularon en España y América.

1822 Biblia de Félix Torres Amat y José Miguel Petisco
Con el apoyo del rey Fernando VII, el P. Félix Torres Amat publicó una traducción de la Biblia de la Vulgata en el año 1822. A diferencia de Scío, el traductor se apartó muchísimo del texto latino, y su versión ha sido criticada por ser demasiado libre y parafrástica. Han aparecido numerosas ediciones de esta Biblia en España y América, algunas de ellas revisadas y anotadas por Monseñor Juan Straubinger. Se ha demostrado que Torres Amat se limitó a revisar una versión hecha por José Miguel Petisco, por lo que algunas de las ediciones más recientes de esta Biblia citan el nombre de éste como traductor, y afirman que la versión fue “dispuesta y publicada” por Torres Amat.


VERSIONES MODERNAS

1857 El Nuevo Pacto
Con el título de “El Nuevo Pacto” apareció en 1857 una versión del Nuevo Testamento. Se la conoce por lo general como “la versión bautista”, debido a que la palabra “bautizar” siempre es traducida en ella por “sumergir”, y la palabra “bautismo” por “inmersión”. El autor de esta traducción tenía por iniciales G.N., y se cree que se trata de Guillermo Norton. La Casa Bautista de Publicaciones reimprimió este NT en 1916.

1893 Versión Moderna
Conócese con el nombre de Versión Moderna, la Biblia publicada en 1893 por la Sociedad Bíblica Americana. El autor de la traducción fue H. B. Pratt, misionero presbiteriano que en diferentes períodos residía en Colombia, y en México, autor de comentarios bíblicos y revisor de la versión Reina-Valera. En sus trabajos de traducción, fue secundado por una comisión con sede en México. La Biblia de Pratt fue muy criticada por sus anglicismos, que fueron corregidos en una segunda edición (1929), y nunca logró imponerse. Straubinger alaba “la fidelidad con que Pratt traduce los originales hebreo y griego”. Henry Thompson afirma que Pratt “lleva al lector español de hoy al verdadero significado de los escritos inspirados”.

1919 Nuevo Testamento de Pablo Besson
En 1919 apareció en Buenos Aires la traducción del NT hecha por don Pablo Besson, pastor bautista suizo, de larga residencia en la Argentina. Dice Santiago Canclini que “sólo un helenista como Beson podría afrontar la tarea tan difícil con probabilidades de éxito”. En 1946 apareció una segunda edición de este NT, revisada por otro helenista de la Argentina, el profesor Daniel Daglio.

1923 Nuevo Testamento Versión Hispanoamericana.
Una comisión de Traductores, designada por la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera y la Sociedad del NT conocida como Hispano-Americana. Muchos opinan que es la traducción protestante más exacta que existe, por su fidelidad a los originales, y su empleo de códices ajenos al “textus receptus”, al que siguieron los autores de las versiones anteriores. Fue revisada en 1953 y publicada en una edición bilingüe bajo el nombre “Versión Latinoamérica”. Editorial Mundo Hispano ahora publicada esta edición bilingüe denominando el texto en castellano, Versión Hispano-Americana, Revisión de 1953.

1944 Versión de Nácar-Colunga
En 1944 apareció, en un solo tomo, la traducción de la Biblia efectuada por Eloino Nácar Fuster y Alberto Colunga. En el prólogo, el doctor Gaetano Cicognani, Nuncio Papal en España, señala que es “la primera traducción íntegra de las Sagradas Escrituras hecha directamente de las lenguas originales, hebrea y griega, por autores católicos, a la lengua de Cervantes”. La Biblia de Nácar y Colunga resulto un best seller. Continuamente se publican de ella nuevas ediciones. Las notas son breves, y de gran utilidad. Según J. González Molina, que representó a las Sociedades Bíblicas en Cuba durante muchos años, “en el fondo básico de la fidelidad, han seguido paso a paso a Reina-Valera, hasta en la sintaxis, pues en muchas versiones sólo han cambiado una palabra sin necesidad, o han puesto un sinónimo que con frecuencia no ayuda a la claridad.

1947 Versión de Bover y Cantera
En 1947 apareció una traducción de la Biblia en dos tomos, hecha por José María Bover y Francisco Cantera Burgos. Más tarde aparecieron varias ediciones en un solo tomo. La Biblia de Bover y Cantera es una traducción menos literal que la de Nácar y Colunga. Dice Alfonso Lloreda que, “hecha con espíritu crítico, se puede decir que hasta la aparición de la Biblia de Jerusalén, ésta era la única Biblia de estudio que existía en lengua castellana”.

1948-1951 Nuevo Testamento y Biblia de Juan Straubinger
El Movimiento Bíblico Católico en Europa y la República Argentina, tuvo como gran propulsor a Monseñor Juan Straubinger, sacerdote alemán que debió huir de su patria por su defensa de los judíos. Straubinger fundó la Revista Bíblica, y se entregó de lleno a la tarea de traducir, anotar y propagar las Sagradas Escrituras. Preparó varias ediciones de la versión Torres Amat-Petisco y publicó una traducción propia del NT en 1948. Años más tarde, en 1951, aparecieron los tres tomos correspondientes al AT.
La traducción de Straubinger es buena, pero lo más valioso de esta Biblia son sus excelentes notas, que aparecidas en la edición original argentina, han sido suprimidas en gran parte, en la edición de lujo publicada hace algunos años en Chicago.
En México circula una edición del NT hecha en offset, sobre la edición original argentina, sin nuevo pie de imprenta ni dato alguno de origen.

1964 Biblia de Ausejo
En 1964 apareció una Biblia hecha por un grupo de escrituristas bajo la dirección del P. Serafín de Ausejo, que explica en una nota al lector la finalidad de su obra. En ésta, tomó en cuenta a aquellos cristianos “rudimentarios, tal vez”, de Hispanoamérica, que piden una Biblia completa. “No la quieren en ediciones grandes ni sobrecargadas de notas críticas o doctrinales, sino en ediciones sencillas, manejables, claras…” La Biblia de Ausejo, en formato pequeño y encuadernación de tela, se parece mucho a las ya clásicas ediciones de las Sociedades Bíblicas. La traducción es buena, y es especialmente notable la versión rimada de los Salmos. Las notas son brevísimas. Al final, esta Biblia trae un índice de materias, y otro onomástico.

1964 Biblia de Evaristo Nieto
En 1964 apareció la primera Biblia católica hecha por un equipo de escrituristas. Fue director de ésta, el P. Evaristo Nieto, y en su obra los traductores se han valido de las más recientes investigaciones arqueológicas y lingüísticas. El propósito fue el de “llegar a conseguir una versión castellana que sea realmente La Vulgata entre todos los pueblos de lengua española…”

1966 Nuevo Testamento “Dios Llega al Hombre”
En 1966, las Sociedades Bíblicas Unidas publicaron el Nuevo Testamento “Versión Popular” con el título de “Dios Llega al Hombre”. La obra tuvo una gran  acogida, y se sucedieron las ediciones en distintos países de América. En España apareció una edición especial, según el lenguaje corriente en dicho país. Las autoridades de la Iglesia Católica a través del Departamento de Diálogo del CELAM (Consejo Espiscopal Latinoamericano) dieron su visto bueno a “Dios Llega al Hombre”, y han circulado millones de ejemplares.

Los traductores explican en su prólogo la finalidad de la obra y sus características. Dicen: “Las SSBB han preparado esta Versión Popular… con el deseo de hacer más accesible a todos el mensaje de la Biblia… Como es una traducción distinta y no una revisión de las otras versiones, su vocabulario y estilo es por lo tanto, diferente. Se ha tratado de expresar el significado del original griego en el castellano de hoy… siguiendo el ejemplo de los autores del propio NT, quienes escribieron en el lenguaje común y corriente de su época”. La Biblia completa en esta edición sale en 1978.

1966 Nuevo Testamento de José María Valverde
El poeta José María Valverde publicó en 1966 su versión del NT. Hizo la revisión de su texto el biblista español Luis Alonso Schokel. Los autores pretenden retornar al sentido primitivo del original griego, volcado en una hermosa prosa castellana.

1967 Nuevo Testamento de Villapadierna
Publicada por la Editorial Difusora Bíblica de Madrid, apareció en 1967 una traducción del NT de los textos originales, hecha por el P. Carlos de Villapadierna, profesor de Sagrada Escritura del Colegio de Teología de León y director del equipo que publica la revista de difusión Bíblica “Evangelio y Vida”. El traductor sostiene que su trabajo contribuye “positivamente a la difusión y a un conocimiento más perfecto de la Palabra de Dios”.

1967 Biblia de Jerusalén
El enorme éxito de la traducción francesa de la Biblia denominada Biblia de Jerusalén impulsó a un grupo de escrituristas españoles a efectuar un trabajo parecido en nuestra lengua. Apareció en 1967, traducida de los originales, por un grupo de biblistas dirigido por el P. José Angel Ubieta. En su traducción siguieron las líneas generales de la crítica textual e interpretación de la versión francesa. Las notas e introducciones han sido traducidas directamente del francés. Se trata de una versión caracterizada por la “corrección, claridad y pulcritud” de lenguaje. Las notas son de gran utilidad, aunque a veces demasiado liberales en su enfoque. Muchos consideran que esta Biblia es de gran valor para el estudioso serio de la Palabra de Dios.

1968 Nuevo Testamento Ecuménico
En 1968 apareció una versión ecuménica del NT, realizada por católicos y protestantes. La dirección estuvo a cargo del escriturista doctor Serafín de Ausejo, y los “traductores de base” fueron católicos. Entre los redactores y revisores, se contó con la colaboración del doctor Gonzalo Báez Camargo, de México. La primera edición, de un millón de ejemplares, fue costeada por la Comunidad de Tazé y distribuida gratuitamente en América Hispana. Las notas explicativas están colocadas al final del libro, junto con un útil vocabulario bíblico.

1968 Libro de la Nueva Alianza
Con el título de “Libro de la Nueva Alianza”, acareció en 1968 una versión popular católica del NT hecha por los sacerdotes argentinos Armando J. Levoratti, Mateo Perdia y Alfredo B. Trusso. Su finalidad ha sido “transmitir el mensaje de los autores inspirados, según la manera de hablar de nuestro pueblo, excluyendo todos los giros o expresiones que harían de la Palabra de Dios algo extraño o artificial”. Dedican su obra a todos los que reconocen a Jesús como “Mediador de una alianza más perfecta”. Está en preparación “El Libro de la Antigua Alianza”, por los mismos traductores. Han aparecido dos tomos del mismo.

1971 Nuevo Testamento “Versión Moderna”
Sin nombre del autor, apareció en 1971 en la colección de libros de bolsillo Mensajero de Bilbao, España, una edición ilustrada del NT. La traducción es excelente, y las notas con muy breves. Las ilustraciones son fotografías en colores de parajes bíblicos. El prólogo dice: “Ten este Libro como uno de los objetos más entrañables de tu hogar. Pero no los tengas como un adorno más. Este Libro es para verlo por dentro, no por fuera”.

1972 Biblia para Latinoamérica
La Biblia para Latinoamérica, Edición Pastoral, apareció en 1972, y de ella se han hecho varias reediciones. Fue preparada bajo la dirección del P. Ramón Ricciardi, con el fin de catequizar al pueblo de Hispanoamérica, y especialmente al de Chile. Es una traducción ágil, de fácil lectura y en lenguaje popular. En esta Biblia los libros no siguen el orden tradicional, y los editores emplean distintas tipografías para destacar los pasajes que consideran importantes, de otros que aparecen impresos en caracteres muy pequeños. Las notas son, en algunos casos, demasiado audaces y han merecido la crítica de católicos y protestantes. En 1976 un obispo argentino denunció como comunista a la Biblia de Ricciardi, y ella fue secuestrada por la policía en diferentes lugares del país. El episcopado argentino, luego de largas deliberaciones resolvió que el texto de la Biblia era aceptable, pero que no lo eran, por tendenciosas, algunas de las ilustraciones y notas de la misma.

1971 Nuevo Testamento de Fuenterrabía
“En el año 1971, la editorial Verbo Divino y Ediciones Paulinas de España, publicaron por primera vez la edición del Nuevo Testamento con traducción de los textos originales por el Padre Felipe de Fuenterrabía, Capuchino, Profesor de Escritura del Colegio de Teología de Pamplona. Dicha revisión alcanzó un total de ocho ediciones, alcanzando a una distribución de más de 755.000 ejemplares, lo cual indica una aceptación muy generalizada de esta versión. Y en el año 1973, las Sociedades Bíblicas Unidas se interesaron por dicha edición en un esfuerzo interconfesional a fin de dar a conocer ambos campos, tanto en el campo evangélico como en el campo católico, esta versión que tenía un valor apreciable.

1972 Nuevo Testamento Viviente
Bajo el título de “Nuevo Testamento Viviente” fue publicada en 1972 una paráfrasis basada en el “Living New Testament” de Kenneth Taylor, uno de los más grandes best sellers de todos los tiempos. La edición española es principalmente obra de Juan Rojas, y han aparecido varias ediciones, una de ellas con el título de “Lo más importante es el Amor” y otra se llama el Nuevo Testamento Viviente: Edición para Evangelizar.

1973 Nuevo Testamento de la Biblia de las Américas
La fundación Lockman, de La Habra, California, publicó en 1973 el Nuevo Testamento de la “Biblia de las Américas”. Los traductores procuraron ceñirse a los idiomas originales… en todo lo posible, usando también como modelo la versión en inglés, denominada la “New American Standard”. Este NT tiene un interesante sistema de referencias y su presentación gráfica es muy atractiva. Se anuncia la Biblia completa en esta versión.

1975 Nueva Biblia Española

La “Nueva Biblia Española”, aparecida en 1975, es una “traducción de los textos originales dirigida por Luis Alonso Schokel y Juan Mateos. Estos escrituristas dicen en el prólogo de su Biblia: “Es nueva esta traducción, porque aplica por primera vez, de modo reflejo y sistemático, los principios formulados por la moderna lingüística y la nueva estilística, o deducidos de su práctica”. “El lector español no tendrá que aprender un castellano ´bíblico´ para leer y entender esta Biblia, sino que la leerá en el castellano real, vivo, de nuestros días, adaptado en cada caso al nivel estilístico del original”. Los traductores sostienen que la mayoría de las dificultades están resueltas en la traducción, con lo cual se hacen innecesarias las notas…” La lectura de esta Biblia resulta muy agradable. Ha sido objeto de grandes elogios y acerbas críticas. Hay quienes opinan que en aras de la presentación de un lenguaje actualizado, se ha sacrificado en muchos casos el sentido del original.

1 comentario:

  1. De cualquier forma, cualquier cosa que se tenga dudas en la traducción, la app de traductor android, nos puede ayudar, mas que ahora ya cuenta con varios idiomas en la traducción.

    ResponderEliminar

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.