Análisis De La Imagen de la Virgen de Guadalupe (México)



JOSE IGNACIO BARTOLACHE Y DÍAZ DE POSADA, (1739-1790)

     Médico. Nació en Guanajuato. De familia humilde, un protector anónimo costeó sus estudios hasta que, perdido su favor, tuvo que buscarse los medios de subsistencia. Entró a trabajar como bibliotecario del Seminario y más tarde como preceptor y profesor en la clase del catedrático matemático Joaquín Velásquez de León.

     Entro en la Universidad a cursar medicina en 1764. En 1766 obtuvo el grado de bachiller, y en 1772 la licenciatura y el doctorado. Durante sus estudios de medicina dio clases de matemáticas en la Universidad por ausencia de su protector, las cuales tuvieron gran éxito, y publicó unos apuntes titulados Lecciones Matemáticas (1779).

     Una vez doctorado, emprendió la publicación de El Mercurio Volante (1772), primera revista médica editada en América. Esta empresa acabó arruinando a Bartolache. Fue catedrático interino de medicina y de matemáticas en siete ocasiones. En 1774 preparó unas pastillas férricas que, administradas por vía oral, resultaron de una efectividad extraordinaria. Con este motivo publicó dos memorias, una en lengua nahuatl Netemachtiliztli, y la otra en castellano, Noticia plausible para sanos y enfermos (1774).

     Con motivo de la epidemia de viruela que devastó México en 1779, Bartolache redactó una Instrucción que puede servir para que se cure a los enfermos de las viruelas epidémicas que ahora se padecen en México (1779). Hombre violento y amigo de la polémica, acabó sus días alejado de la enseñanza y cubierto de deudas.


* La Comisión Bartolache para examinar la imagen de Guadalupe (1887)
El Dr. Bartolache formó una comisión con tres profesores y un notario que testificara la seriedad y cuidado conque haría el examen de la imagen. Todos ellos eran católicos.

La comisión llamó a pintores, Andrés López, José Gutiérrez, Rafael Gutiérrez, Manuel García y Mariano Vázquez para que testificaran y también hicieran cinco copias de la imagen. Ellos averiguaron los materiales del ayate y los colores del cuadro.

El trabajo de la comisión era serio y encontraron varias irregularidades en la imagen:
1.      que la pintura tiene varias capas
2.      que no es un ayate de maguey, sino una manta de palma muy fina
3.      que está pegada sobre un bastidor de madera.
4.      que la imagen se estaba descascarando y deteriorándose por hongos y humedad.

En 1787 Bartolache concluyó que la imagen no fue pintura de ángeles porque estaba mal pintada y pésimamente preparada.


* La imagen fue reemplazada
Desde varios años atrás, circulaba el rumor de que la imagen estaba en mal estado y de repente un día la gente que acudía a la Basílica notó que hubo un cambio en la imagen. Mientras que había tenido antes una corona, ahora de repente la imagen no la tenía. El Padre Plancarte hizo unas declaraciones que fueron publicadas en El Universal del 3 de Dic. De 1895. Al principio Plancarte dijo que nunca había habido tal corona, pero por todas partes había copias de la imagen que sí tenían corona.



En este grabado de 1751 puede verse claramente la corona que llevaba la virgen. Así que la gente veía copias de la virgen con corona y empezaron a preguntar por qué la imagen de la Basílica de repente no la tenía.

El Padre Gonzalo Carrasco fue interrogado por la prensa y dijo: “el dedo de Dios la borró, a Dios no se le piden cuentas de sus adorables disposiciones”.

Esta declaración causó la indignación del pueblo en general y de ciertos clérigos.




* La protesta del Obispo Eduardo Sánchez Camacho, de Tamaulipas


“Declaro con toda sinceridad que no es mi capricho el que defiendo, sino la vergüenza que me da el haber pertenecido a un gremio de obispos que se empeñan en sostener e imponer una cosa falsa a todas luces...”

Ahora que la imagen no tenía corona, decidió el clero coronarla con una corona donada por Don Porfirio Díaz y Señora. Miles de peregrinos llegaron de todo el país para la coronación. Las peregrinaciones a la Basílica aumentaron en mucho sus ingresos, con el resultado de bajos ingresos para los obispos y curas del interior del país. Esta situación dio lugar a protestas por parte de Sánchez Camacho y Arcadio Pagaza de Veracruz. El de Tamaulipas llegó a negar las apariciones.

Don Porfirio Díaz llamó al Padre Sánchez Camacho para preguntarle si era cierto que no creía en las apariciones. El Obispo contestó que no creía en ellas y luego fue renunciado y obligado a salir del país rumbo a Estado Unidos. En 1900 regresó y escribió un libro Ecos de la Quinta del Olvido del cual extractamos algunas cositas:

“Es manifiestamente falso que la madre de Cristo se haya aparecido en el cerro del Tepeyac; es falsa, absolutamente falsa, la aparición Guadalupana”

“La pintura que allí se veneraba como obra de los ángeles o de la misma madre de Cristo, ha desaparecido y está en su lugar una nueva que el Ilmo. Sr. Abad Don Florentino Plancarte mandó pintar para sustituir aquella que estaba casi destruida.”

“¿Es gloria imponer a los pobres indios analfabetas una falsa creencia y hacerlos gastar el miserable producto de su diario trabajo en ir a adorar un trapo viejo en el Tepeyac?”


* La investigación de dos científicos de la NASA
Dos científicos norteamericanos, ambos de la NASA, el Sr. Jody B. Smith y Sr. Philip S. Callagan son amigos de un sacerdote mexicano y en 1979, recibieron autorización a titulo personal para fotografiar con rayos infrarrojos la imagen. Su intención fue la de averiguar lo relacionado con la pintura, la tela, los colores, si hubo bocetos previos etc. El Sr. Callagan, además de científico es pintor. El informe de estos señores sirvió para la publicación de un libro en inglés La Imagen de Guadalupe.

“ANALISIS INFRARROJO DE LA PINTÜRA DE LA VIRGEN: Todas las apreciaciones que hago en este estudio sobre los pigmentos empleados en la pintura, se basan en mi experiencia personal como pintor. Desde el punto de vista científico no son más que hipótesis, porque no pude llevar a cabo pruebas químicas de los pigmentos. Es obvio que a menos que se efectúen exámenes químicos de éstos, nunca sabremos con certeza de qué pigmentos realmente se trata.”

“CONCLUSIONES: La pintura dorada de los rayos solares es oro metálico, opaco a los rayos infrarrojos; el  amarrillo dorado de las estrellas y la fimbria, es un pigmento desconocido, probablemente tierra natural ocre con hidrato de aluminio. Estos detalles de la pintura fueron añadidos mucho tiempo después de que se formó el original. Lo mismo el oro y el borde negro del manto azul, fueron añadidos hacia fines del siglo XVI o principios del XVII. El azul del manto es de un pigmento azul semitransparente desconocido. Es inexplicable por tener una cierta densidad y no haberse decolorado. Toda la porción inferior del cuadro es una añadidura gótica del siglo XVII. Es un mediocre diseño. Las manos son la parte más alterada de la pintura. Las manos originales, lo mismo que el manto y la túnica, no muestran trazo alguno de dibujo. Las manos fueron retocadas para acortar los dedos y convertirlos, de esbeltos dedos formados originalmente, en dedos indígenas más cortos. Los brazaletes dorados y los puños de armiño fueron añadidos para acomodar la imagen al estilo gótico.”




* La razón de la media luna
La media luna es la representación gráfica de la religión del Islam de la cultura árabe, la que dominó por varios siglos a España. Con el tiempo el Cristianismo ganó la batalla con el Islam en España y las imágenes españolas de la virgen contienen la media luna en una posición de humillación, en los pies de María.

Curiosamente el Islam nunca ha sido una religión de fuerza en México para que formara parte de una imagen mandada por Dios a los Mexicanos.



* El Libro de Rodrigo Franyutti:  El Verdadero y Extraordinario Rostro de la Virgen de Guadalupe

ENTREVISTA CON RODRIGO FRANYUTTI en la Revista IXTUS:

“E1 historiador Rodrigo Franyutti experto en el misterio de la imagen de la Virgen de Guadalupe, al comparar las fotografías que se hicieron al rostro de la Virgen antes de 1929... con las que se le hicieron hacia 1931, después de haber sido escondida a causa de la guerra cristera, descubrió que el rostro había sido retocado. Estos retoques se agregan a los que diecisiete años después de las apariciones se le habían hecho ya al vestido y a otras partes de la tilma. Por muchos años Franyutti ha buscado que la Iglesia haga una investigación seria y científica de la tilma guadalupana con el objeto de que ese único testigo presencial del acontecimiento responda por la autenticidad del misterio que encierra y nos devele su verdadera imagen. La jerarquía eclesiástica se ha negado a prestarle oídos a las hipótesis y propuestas de Franyutti.”

¿En qué fecha se hicieron esos retoques?”

“No lo sé exactamente. Hay sin embargo, algo muy claro que nos puede aproximar a ella. Las últimas fotos oficiales tomadas al rostro son de 1923. Las primeras fotos oficiales que se tomaron después de la persecución, del arreglo de la Basílica y de sacar a la Virgen de su escondite, son de 1931. Objetivamente se puede probar que hay diferencias claras del 23 al 31. Yo creo que fue entre e1 26 y e1 29. ¿Por qué lo creo?, Porque hay por ahí una fotografía que en algunas reproducciones viene con sello de la Basílica y fecha de 1926 (me falta verificarla), ese rostro es el original; y es también entre junio y julio de ese mismo año cuando la sacan para esconderla. No estoy afirmando con esto que la hayan retocado cuando la escondieron. Simplemente digo que cuando la regresaron y restauraron la Basílica se les ocurrió modificarle la cara para limpiarle algunas manchas.”

“Si he divulgado esto, y la evidencia de los retoques es clarísima, usted puede notar las diferencias, es porque para mí el rostro original es bellísimo y más capaz de comunicar valores que el rostro actual.”


* ¿Fue el pintor indio conocido como Marcos, el que pintó la imagen de Guadalupe?

En 1934 el gran pintor Jorge Gonzáles Camarena hizo un estudio comparativo de la Virgen de la Letania, que se sabe fue pintada por el indio Marcos antes de 1531 en Huejotzingo, y la pintura de la Basílica. Concluyó diciendo: “las dos pinturas son del mismo autor.”

*El descubrimiento del fotógrafo Alfonso Marcué
Alfonso Marcué fue el fotógrafo oficial de la vieja Basílica cuando en 1926 al 1929 la imagen fue escondida en la casa de la familia Murguía en el D.F. En ese tiempo Marcué tomó unas fotografías a la imagen y ya de regreso a su Basílica notó algo raro en la cara de la virgen y fijándose más detenidamente en los ojos vio que se vislumbraba un busto de una persona. El Abad de la Basílica, Feliciano Cortés, lo obligó a no divulgar su descubrimiento. Fue hasta la muerte del Abad que Marcué dio a la publicidad su hallazgo (1951).

Existe todavía mucha polémica en cuanto a si lo que se ve en el ojo es la imagen de una persona o no.

* El pintor Gerardo Murillo examina la pintura
En 1928 Gerardo Murillo (el Dr. Atl) examinó la pintura y declaró que de ninguna manera era un ayate de fibras de Maguey, sino una tela fina y grueso de algodón con muy poca antigüedad. Hay que recordar que la Basílica estaba cerrada al culto en esos años...

“La pintura de la Guadalupana es parodia de una imagen que se conserva en Fuenterrabia, España; parodia a su vez de imágenes bizantinas de la decadencia. La Virgen de Guadalupe es una obra puramente decorativa, ejecutada por un imaginista mediocre. Tiene carácter y técnica de pintura de estandarte...”

Conclusión: La imagen original de la Virgen probablemente fue hecha por un pintor indígena como copia de otra imagen traída de España. La imagen examinada anteriormente por expertos no es la que está en la Basílica ahora. No se sabe cuántas copias hayan ocupado la Basílica. Se sabe indudablemente que existen diferencias entres esas copias.


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.