CLAVES DE LA LECTURA APOCALIPSIS


CLAVES DE LA LECTURA

APOCALIPSIS

1.   La figura central del Apocalipsis es Jesucristo; muerto y resucitado.
A.   El título anuncia la revelación de Jesucristo 1:1.
B.   Las visiones describen al Cristo resucitado. (1:9-20; 22:12-20; 4-5; 12).
C.   Las liturgias aclaman a Cristo. (1:4-7; 5:4-10: 5:12; 5:13; 7:10; 11:15; 19:6-7).
D.   La colección de títulos cristológicos destacan su centralidad en el mensaje del libro.

             REFERENCIA                                    TITULOS CRISTOLOGICOS
        1, 1.2.5.9; 12, 17; 14,12; 17,6; 19,10;             Jesús
                    20, 3; 22, 16.20.21
          1, 1.2.5; 11, 15; 12, 10; 20, 4, 6                    Cristo
                            1,5                                               el testigo fiel
                            1, 5                                              el Primogénito de entre los muertos
                            1, 5                                              el Príncipe de los reyes de la tierra
                            1, 5                                              el que nos ama y nos ha lavado con su sangre de nuestros pecados
                            1, 6                                              el que ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes para su Dios y Padre
                    1, 13; 14, 14                                        un Hijo de hombre
                    1, 17; 2, 8; 22, 13                                el Primero y el Ultimo
                           1, 18                                            el que vive; estuve muerto, pero ahora estoy vivo por los siglos de los
                                                                                siglos, y tengo las llaves de la Muerte y del Hades.
                         2, 1; 3, 1                                         el que tiene las siete estrellas
                            2, 1                                              el que camina entre los siete candelabros de oro
                            2, 8                                              el que estuvo muerto y revivió
                            2, 12                                            el que tiene la espada aguda de dos filos
                            2, 18                                            aquel cuyos ojos son como llama de fuego y cuyos pies parecen de
                                                                                metal precioso
                            2, 23                                            el que sondea los riñones y los corazones
                            3, 1                                              el que tiene los siete Espíritus de Dios y las siete estrellas
                            3, 7                                              esto dice el Santo
                       3, 7; 19, 11                                       el Veraz
                            3, 7                                              el que tiene la llave de David
                            3, 14                                            el Amén, el Testigo fiel y veraz
                            3, 14                                            el Principio de las criaturas de Dios
                            5, 5                                              el Léon de la tribu de Judá
                     5, 5; 22, 16                                         el Retoño de David
    5, 6..12.13; 6, 1.16; 7, 9.10.14.17; 12, 11;
      13, 8; 14, 1.4.10; 18, 3; 17, 14; 19, 7.9;            el Cordero
                21, 9.14.22.23.27; 22, 1.3
                       5, 6.12; 13,8                                     un Cordero como degollado
                            11, 8                                            su Señor
                            12, 5                                            un Hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro
                            19, 13                                          Palabra de Dios
                            19, 16                                          Rey de reyes y Señor de señores
                      21, 6; 22, 13                                      yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin
                            22, 16                                          el Lucero radiante del alba
El Apocalipsis proyecta un Jesús radiante y esplendoroso: es vencedor de la muerte y primicia de un mundo nuevo.
Hay cuatro rasgos de Cristo:
-      Se presenta como el cordero.
-      El viviente.
-      El Señor y Rey
-      Aquél que viene.

·        El cordero se vincula con el éxodo.
·        Igualmente se remite a los cantos del Siervo.
·        El Apocalipsis celebra la victoria del cordero sobre la bestia.
·        Cristo se presenta: “Soy yo… el que vive; estuve muerto, pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos”.

2.    Leer la profecía en el presente.
  1. El Apocalipsis de Juan es un libro profético.
·         Juan señala al comienzo y al final de su discurso que intenta ofrecer un mensaje profético: 1:3; 22:7-10; 18-19.
·         Hay rasgos en el libro que lo semejan a los profetas clásicos: La visión inaugural (1:9-20) tiene los elementos propios de los relatos de vocación. Hay una teofanía, una visión y una audición; hay la orden de escribir, hay sentimiento de indignidad del vidente; Juan invita a su pueblo a la vigilancia y a la conversión y le dirige una palabra de aliento en la prueba.
  1. El principal sentido del término profecía no es el de predecir unos acontecimientos que han de tener lugar en el futuro, sino que es un mensaje para su contexto.
  2. Los profetas fueron hombres de su tiempo, sensibles al contexto social y religioso y clarividentes ante los desafíos que tenía que enfrentar su pueblo. Eran centinelas, vigilaban mientras que otros dormían. La fuerza de su mensaje viene de su arraigo a la actualidad.
Es necesario pasar por la historia para comprender el por qué y el cómo de las posiciones tomadas por Juan, el profeta, en el Apocalipsis.
  1. Los profetas son anunciadores del porvenir en cuanto a ofrecer un mensaje de esperanza y mantienen el sueño de que le pueblo vivirá en conformidad a la alianza y vivirá en justicia social.
  2. El libro del Apocalipsis se ubica en torno a los años 90.
  3. Los Apocalipsis nacen en un período de crisis, o al menos perciben la historia presente creciente como crítica y atormentada.
  4. La segunda parte del libro (c. 12-20) aborda el problema de la relación con el poder imperial romano. Desde Augusto (27 a. C – 14 d. C) las pretensiones imperiales aumentaron hasta convertirse en objeto del culto. Los emperadores se divinizaron a sí mismos o fueron divinizados por sus sucesores.
La oposición cristiana a este culto al emperador provocó la represión y la persecución bajo Calígula (37-41) pero sobre todo bajo Nerón (54-68), haciéndose cada vez más violentas. Juan escribe el Apocalipsis durante el reinado de Domiciano (81-96) quien llegó a hacerse llamar “nuestro Señor y nuestro Dios”.
La ciudad imperial: Ap. 2:13. La Bestia intenta seducir a todos los habitantes de la tierra a que la adoren (13:1-8). El Apocalipsis es un libro de combate contra el culto al emperador: describe el combate entre la bestia y el cordero (17:14; 19:19), invita a resistir a la bestia (13:4); las imágenes que emplea para describir a la bestia son monstruosas. El libro es también un canto de victoria (5:5; 6:2; 17:14).
El libro es de actualidad, primero para su época, en los años 90. El libro fue acogido por una comunidad y luego recibido en el canon porque respondía a los interrogantes, a las dudas y a las necesidades de una comunidad. Juan es un creyente y un testigo de los 90.

3.    Familiarizarse con los símbolos de cifras y colores.
El Apocalipsis habla por medio de imágenes y apela a un espectacular abanico de recursos sonoros y visuales.
Hay símbolos que descifra el mismo autor, como: las siete estrellas son los siete ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros son las siete iglesias (1:20). La referencia a la gran Babilonia en 17:5 es una alusión a Roma. En 17:9 dice: “Las siete cabezas son siete colinas sobre las que se asienta la mujer, es otra cita sobre Roma con sus famosas “siete colinas”.
En este ámbito, hay símbolos que son universales o casi universales; por ejemplo: la “espada grande” en 6:4 significa la violencia asesina y guerrera. La frase “los cuatro extremos de la tierra” se utiliza para hablar de fenómenos de alcance universal.
Algunos símbolos son tomados del Antiguo Testamento como: el Hijo del Hombre, el árbol de la vida, el maná oculto, el libro que devora, el profeta, los cuatro seres vivientes, el cordero, los dos testigos, el dragón y la bestia, y otros.

Los símbolos deben interpretarse en su trasfondo.

Las cifras que contiene el libro son simbólicas no datos crudos.


EL SIMBOLISMO DE LAS CIFRAS
Uno-Primero                  Exclusividad, primacía, excelencia (“yo soy el Primero y el Ultimo…”: 1,18; 2, 8; 22,13)
Medio-Tres y medio     Tiempo limitado, período restringido (silencio de una media hora: 8, 1); un tiempo, tiempos y medio tiempo (12, 14); tres días y medio (11, 9, 11).
Cuatro                            Universalidad (conjunto del mundo habitado): cuatro vientos…, cuatro extremos de la tierra (7, 1; 20, 8).
Seis                                 Imperfección (666: 13, 18).
Siete                               Plenitud, totalidad, perfección: siete Iglesias de Asia, siete espíritus (1, 4), siete candeleros de otro (1, 12), siete estrellas (1, 16), siete antorchas de fuego (4, 5), siete sellos (5, 1), etc.
Doce                               Representatividad de las tribus del pueblo elegido; continuidad entre el nuevo pueblo y el antiguo: doce estrellas que coronan la cabeza de la Mujer (12, 1), doce tribus, doce puertas, doce ángeles, doce piedras, doce nombres, doce apóstoles… (21, 12. 14. 20. 21).
                                        Doce veces doce mil… (7, 4-8).
                                        Doce veces doce = 24 ancianos (4, 4.10; 5, 8; 11, 16; 19,4).
Mil                                   Gran número, multitud: millares de millares de ángeles (5, 11); doce mil de cada tribu (7, 4-8).
                                        Los mil años (20, 2-7): período extenso, larga duración.


4.    Entrar en el mundo de la literatura apocalíptica.

La apocalíptica es un género literario que tomó impulso en los dos últimos siglos a. C. y se extinguió en la segunda mitad del siglo II d. C. La apocalíptica consiste en:
·         Un corpus literario, es un conjunto de Apocalipsis del mundo judío o cristiano.
·         Un movimiento teológico espiritual que inspira y produce los Apocalipsis.
·         Un género literario, presenta su material en forma de visiones y sueños y en lenguaje críptico y simbólico.
·         Una disciplina que estudia los Apocalipsis. Analiza el corpus, el movimiento y el género de los Apocalipsis.

Literatura Apocalíptica

I.         Los Apocalipsis bíblicos.
1.     Primeros esbozos apocalípticos                                          2.     Los Apocalipsis canónicos
        Is. 24-27                                                                                      Daniel
        Is 65-66                                                                                       “Apocalipsis sinóptico” (Mc 13; Mt 24; Lc 21)
        Ez (sobre todo 1-3; 9; 26-27; 37-48)                                          Apocalipsis de Juan
        Joel
        Zacarías
II.        Otros Apocalipsis (no canónicos)
1      Apocalipsis judíos de los dos últimos siglos a. C.                         Asunción de Moisés (o Testamento de Moisés).
Libro de los Jubileos (llamado también Apocalipsis de Moisés            Libro de los secretos de Henoc (=Henoc II)
        o Apocalipsis de Adán)                                                                Oráculos sibilinos (libros III-IV-V)
Libro etiópico de Henoc (=Henoc): con el Apocalipsis de las               Testamento de Abrahán
        semanas y el Apocalipsis de los animales.                                   Vida de Adán y Eva (o Apocalipsis de Moisés)
Salmos de Salomón
Testamentos de los Doce Patriarcas                                                   3.    Apocalipsis cristianos (siglos I-II)
                                                                                                            Apocalipsis de Pedro
de Qumrán                                                                                          Ascensión de Isaías
Documento de Damasco                                                                     Ascensión de Isaías
Regla de la comunidad                                                                        Oráculos sibilinos (VI-VII-VIII)
Reglamento de la guerra
                                                                                                            4.    Apocalipsis gnósticos (Nag Hammadi)
2.     Apocalipsis judíos de los s. I-II d.C.                                             Apocalipsis de Adán.
IV Esdras                                                                                             Apocalipsis de Santiago (I-II)
Apocalipsis de Abrahám                                                                      Apocalipsis de Pablo
Apocalipsis griego de Baruc (= Baruc III)                                           
Apocalipsis siríaco de Baruc (Baruc II)                                               


El mundo de los Apocalipsis.

a)    El contexto histórico es: tiempos de crisis y de efervescencia. Los apocalípticos son sensibles a las crisis internas del judaísmo y del cristianismo, así como a las amenazas que vienen de fuera (de Grecia en el s. II a.C. y de Roma desde el 63 a. C.). Su grito de alarma manifiesta una situación de crisis profunda. Rechazan acomodarse a la situación, y denuncian la arrogancia y la blasfemia del poder; así como toda forma de sumisión a ese poder.
b)    Son escritos de revelación. Los Apocalipsis tienen el encargo de revelar o desvelar la palabra del Señor. Juan escribe a sus comunidades contemporáneas para hacer una interpelación profética. Juan recibe la encomienda de no sellar (mantener en secreto) las palabras proféticas del libro (22:10).

c)    El papel del vidente. El vidente se presenta bajo el signo de la solidaridad en la prueba presente (1:9). En el texto se observa que el vidente busca que sea el Apocalipsis de Cristo, y no el Apocalipsis de Juan. Las numerosas visiones despliegan ciertas facetas del ministerio de la resurrección del Señor, que actúa en el mundo. Es interesante notar que Juan no desempeña la función de un súper-héroe sino la de un siervo. No hay oraciones propias de Juan y las alabanzas son pronunciadas por la corte celestial y la multitud de los salvados.

d)    El simbolismo de las cifras. A las apocalípticas les gustan los cálculos y se complacen en presentar el desarrollo de la historia y la sucesión de sus visiones según cifras estereotipadas, que tienen un valor simbólico.

e)    Anuncian el fin cercano. Los Apocalipsis siempre vislumbran el fin para pronto. Para Juan, el final de la época (eón) con las expresiones de la cólera de Dios y del Cordero, del juicio, de la cosecha, del combate, de la victoria final y de la nueva Jerusalén, está a punto de suceder (1:1), el momento decisivo está a las puertas (1:3). Pero, no dice que ya haya llegado.

f)     Escritos de consolación. El Apocalipsis de Juan tiene como último objetivo alentar a los creyentes en medio de sus pruebas e invitarles al ánimo y a la perseverancia. Es una buena noticia, cubierta de bienaventuranzas y aleluyas.


5.    El Apocalipsis es una buena noticia.

Hablar del Apocalipsis como una buena noticia es un hecho que se establece al dejarse guiar por la fuerza del texto en vez de seguir especulaciones fantasiosas y alarmistas sobre nuestra generación presente y sobre la suerte incierta de la humanidad en los inicios del tercer milenio.

Lejos de ser un libro aplastante y de deprimente, habla de un estado excepcional de bienaventuranza. Juan cita 7 bienaventuranzas lo cual da idea de plenitud (1:3; 14:13; 16:15; 19:9; 20:6; 22:7, 14).  Juan expone en estos textos que el bienestar pleno se logra por la participación en el ministerio de Cristo resucitado.

Esto de ninguna manera niega la realidad del sufrimiento; sin embargo, le pone en una perspectiva cristológica. Las plagas de los c. 8 y 16 hacen recordar las de Egipto. Probablemente la intención de mencionarlos sea la de mostrar que los acontecimientos trágicos de los años 60-80 hacen recordar la opresión que se vivió en Egipto, pero también son signo de una liberación nueva del pueblo de Dios.

En cuanto al género literario, diremos que los Apocalipsis utilizan la hipérbole y presentan listas de catástrofes: hambres, terremotos, guerras crueles, epidemias entre otras. El alcance de estos azotes es limitado, en el espacio y en el tiempo: la destrucción no supera nunca la “tercera parte” y se extienden por “tres años y medio”, = 42 meses = 1,260 días).

A los agentes destructores se les concede o se les autoriza hacer el mal, no actúan fuera de la soberanía de Dios.  No son ellos los que dominan la historia.

Nunca se habla de un desencadenamiento ciego y absoluto de las fuerzas del mal. Las desgracias son abundantes y tienen sus raíces en la malicia y la violencia de los hombres, pero los justos oran e interceden por lo que pasa en la tierra. El mal no posee el final de la historia. La historia está enmarcada por la plegaria de los santos y los signos de la presencia de Dios, esto mantiene de pie a los creyentes.

El anuncio evangélico del “fin” del mundo tiene ciertas características: Jesús evita dar una fecha precisa y se centra en el momento presente: “Vigilad, estad en guardia…” (Mr. 13:33). Las parábolas sobre el reino se enfocan en el hoy. Hoy hay que recibir la Palabras; hoy hay que amar al prójimo; hoy hay que escudriñar los signos de los tiempos.

Por otra parte, Jesús no plantea sobre quiénes serán los responsables del fin, porque el “fin” no está en manos de la locura de los hombres, sino que reposa en las manos de Dios.

Finalmente, Jesús le da al anuncio del “fin” una experiencia de alivio. Lejos de engendrar el miedo, la perspectiva del fin es esplendorosa (Lc. 21:28). Las señales cósmicas no son el final, son anuncio de un nuevo mandamiento (Mr. 13:7; Mt. 24:8). En el sentido bíblico se puede afirmar que lo mejor está por venir.

La salvación que trata el Apocalipsis no es reducida. El número 144 mil se repite a plenitud, a abundancia. Se habla de una multitud de todas las naciones. Además el final de la humanidad será determinado por el Cordero.

Nuestra lectura del Apocalipsis no debe terminar en el mensaje de los sellos, de las trompetas y de las copas; estas tribulaciones y desgracias son las expresiones del dolor del parto. La descripción final (c. 21-22) es lo que le da sentido a la historia.

Juan está en la línea de los grandes profetas: denuncia el poder opresor y las infidelidades del pueblo: Pero, Dios decide traer salvación: El Señor anuncia una creación nueva (21:5), una reconciliación de pueblos (21:3), un estado de salvación plena (21:4).

A través del libro el Señor nos da un mensaje de esperanza. Los acontecimientos del fin están en manos de quien creó el mundo. El fin del mundo no es la destrucción del mundo sino la aparición de una nueva creación. El Apocalipsis nos llena de una profunda aspiración por la llegada de esa nueva creación. Por eso decimos: “¡Ven, Señor Jesús!” (22:20).



ANEXO 1


Prólogo y saludo (tiempo presente): 1, 1-8
A)    1, 9-3, 22: visión apocalíptica de la Iglesia.
B)    4, 1-8, 1: visión profética de la historia
C)    8, 2-11, 19: las 7 trompetas: (relectura del Exodo)
Centro: 12, 1-15, 4: la comunidad cristiana entre las Bestias
C)    15, 5-16, 21: las 7 copas (relectura del Exodo)
B)    17, 1-19, 10: visión profética de la historia
A)    19, 11-22, 5: visión apocalíptica del futuro
Epílogo (tiempo presente): 22, 6-21




·               El Apocalipsis
Jean-Pierre Prévost








































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes alguna duda, comentario, sugerencia no te olvides de dejarlo para poder mejorar nuestra página.