LOS SIETE ESPIRITUS DE JEHOVÁ




LOS SIETE ESPÍRITUS DE JEHOVÁ
Mucho se ha hablado y estudiado de Espíritu Santo pero muy poco o nada de Los Siete espíritus de Dios; en este estudio trataremos de dar a conocer la existencia y las funciones de estos Siete espíritus, pues estos espíritus dependen directamente del Espíritu Santo, Pues el Espíritu santo es el poder que emana de la mente de Dios.

¿QUÉ ES EL ESPÍRITU SANTO?
El Espíritu Santo es la mente de Dios actuando con poder infinito, Omnipotente, Omnisciente, Omnisapiente, omnipresente e inmortal. 1 Corintios 2:10 dice:
Empero Dios nos lo reveló a nosotros por el Espíritu: porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

El Apóstol Pablo en esta cita afirma que el espíritu de Dios nos ha revelado a nosotros los grandes misterios a través del Espíritu Santo, cuyo espíritu es el mismo pensamiento de Dios y este Espíritu es el único que puede escudriñar lo profundo de Dios.

Esto es similar a los pensamientos de la mente humana, nadie sabe los pensamientos de la otra persona sino la persona misma. Véase 1 Corintios 2:11 que dice:

Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.

Entonces diremos con esto que El espíritu Santo es el Mástil o el centro de estos siete espíritus, es la fuente principal de donde emanan estas otras grandes facultades. Véase Apocalipsis 1:4 que dice:

Juan a las siete iglesias que están en Asia: Gracia sea con vosotros, y paz del que es y que era y que ha de venir, y de los siete Espíritus que están delante de su trono”

Estos siete espíritus están delante del trono de Dios como parte del conjunto de poderes que expresa la presencia del Espíritu santo y que están a disposición de la Iglesia para su conocimiento y edificación y para que el ministerio de la predicación sea eficiente y eficaz. Véase Apocalipsis 3:1 que dice:

Y ESCRIBE al ángel de la iglesia en SARDIS: El que tiene los siete Espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice estas cosas: Yo conozco tus obras que tienes nombre que vives, y estás muerto.

Al pastor de la Iglesia en Sardis el Señor Jesús le hace ver cuán indispensable es en el ministerio y administración de la Iglesia la existencia de estos siete espíritus pues de ellos depende la estabilidad del cuerpo de Cristo, es decir, de su Iglesia.

Estos siete espíritus de Dios también están representados como siete lámparas de fuego, significa esto entonces, la luz del conocimiento de la verdad y la justicia de Dios, Conocimiento que arde en nuestra mente y corazón para iluminar el mundo que está en tinieblas con los siguientes espíritus:

1. Espíritu de Sabiduría,
2. Espíritu de Inteligencia
3. Espíritu de juicio y verdad
4. Espíritu de Consejo, 
5. Espíritu de poder y fortaleza
6. Espíritu de conocimiento y ciencia de Dios
7. Espíritu de temor de Jehová

 Dice el revelador Juan que en medio del trono de Dios estaba un cordero como inmolado y que tenía siete cuernos y siete ojos, los siete cuernos representan el gran poder de los siete espíritus enviados de Dios a toda la tierra, espíritus que son los encargados de llenar a la humanidad del conocimiento para descubrir los grandes misterios de lo infinito, de la inmortalidad y de lo eterno. Véase Apocalipsis 5;6 que dice:

Y miré; y he aquí en medio del trono y de los cuatro animales, y en medio de los ancianos, estaba un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados en toda la tierra.


Estos siete ojos representan las características de Dios:
1. La omnisciencia
2. Omnisapiencia
3. Omnipresencia
4. Omnipotencia
5. Inmutable
6. Eternidad
7. Inescrutable
Estos siete ojos son los mismos siete espíritus de Dios enviados a toda la tierra para la manifestación del conocimiento del poder de Dios, atributos de Dios en el cielo y en la tierra.

Isaías 11:1 dice:
Y SALDRÁ una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces.

Esto está referido con la profecía del advenimiento del Mesías príncipe, es decir, Cristo Jesús. Isaías 11: 2 dice:

Y reposará sobre él el espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.

Y también Isaías 11:3-4 dice los siguiente: harále entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oyeren sus oídos; Sino que juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra: y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matará al impío.

Estos siete espíritus reposaron en la persona de Nuestro Señor Jesucristo, por lo tanto, fue dotado de todo el poder y el conocimiento de su Padre. Aun aquellos que le adversaron cuando ejercía su ministerio aquí en la tierra se admiraron al escuchar que su predicación era con poder y sabiduría de lo alto, poder que le permitió también derrotar a su adversario principal es a saber a satanás; cuando este le tentó después de 40 días y 40 noches de ayuno, y dotado de estas grandes potencias que emanan del Espíritu santo de Dios venció al mundo, al pecado y a la muerte y al mismísimo diablo. Para pasar a ser Cristo Jesús la potencia y poder de Dios en el cielo y en la tierra.

En nuestro Señor Jesús reposaron los 7 espíritus de Dios pues las mismas escrituras confirman que desde su infancia crecía en el conocimiento, posteriormente cuando comienza su ministerio y después de ser bautizado por Juan en el Jordán reposó en él, el Santo Espíritu de Dios en forma corporal como de paloma y esto para prepararlo a plenitud por la labor tan delicada que tenía que cumplir por orden de su Padre. Este mismo Espíritu Santo que recibió el Señor Jesucristo lo recibimos nosotros los hijos de Dios desde el momento que comenzamos a creer en la palabra. Véase Efesios 1:13 que dice:

En el cual esperasteis también vosotros en oyendo la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salud: en el cual también desde que creísteis, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa”

Este es el espíritu que nos va a guiar a toda justicia y a toda verdad, pues el espíritu Santo es la misma palabra de Dios, según Efesios 6:17 que dice:
Y tomad el yelmo de salud, y la espada del Espíritu; que es la palabra de Dios”

Posteriormente el que crea a la palabra de Dios confirma esta potencia y esta facultad por medio del bautismo según Hechos 2:38 que dice:
Y Pedro les dice: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.

Y luego de que recibimos el Espíritu Santo vienen a colaborar en nosotros los otros siete espíritus que emanan del Espíritu Santo, a unos nos da conocimiento, ciencia, poder, sanidad, milagro, operaciones, profecía, evangelismo, etc.

Entonces diremos a todo esto que el espíritu Santo nos guía a todo conocimiento es decir al conocimiento de estos otros 7 espíritus para poder comprender y conocer con exactitud la verdad acerca de los grandes misterios de Dios.

Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir. (s. Juan16:13).

Mas el Consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todas las cosas que os he dicho. (S. Juan 14:26).

El espíritu Santo es nuestro maestro, es el que nos prepara en todos los conocimientos relacionados con el plan de salvación. Él es también el consolador, nos enseña todas las cosas y nos hace recordar y descubrir las cosas escritas en la palabra de Dios.

Adjunto al Espíritu Santo como fuente principal de poder y sabiduría y como fuente básica para poder recibir las virtudes de los otros espíritus antes mencionados, entonces se hace necesario primeramente recibir el espíritu Santo para poder recibir autoridad, facultades y dones que nos coadyuvan para el desempeño de nuestro ministerio.

Empero hay repartimiento de dones; mas el mismo Espíritu es. Y hay repartimiento de ministerios; mas el mismo Señor es. Y hay repartimiento de operaciones; mas el mismo Dios es el que obra todas las cosas en todos. (1 Corintios 12:4-6).

Todo este conjunto de facultades nos da nuestro Señor para potenciar nuestro ministerio, otorgándonos amplios conocimientos que se hacen necesarios para descubrir los grandes misterios que contienen las sagradas escrituras y esto nos da la preparación para la predicación eficaz del evangelio eterno. Y haciendo uso de estos espíritus nos preparamos para dar a conocer a la humanidad los grandes propósitos de Dios. Esta es una fuente inagotable de conocimientos y de poder sobrenatural que sobrepasa cualquier conocimiento y sabiduría humana.

El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su vientre. (S. Juan 7:38).

Tenemos la facultad y la capacidad de internarnos en el conocimiento del evangelio de Nuestro señor Jesús y nos da la capacidad de conocer como interactúan los espíritus, es decir conocer el mundo de los espíritus de toda índole.

A otro, operaciones de milagros; y a otro, profecía; y a otro, discreción de espíritus; y a otro, géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. (1 Corintios 12:10).

AMADOS, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas son salidos en el mundo. (1 Juan 4:1).

El Apóstol Pablo en 1 Corintios 12:10 nos dice que se nos da la facultad de hacer milagros, el don de profecía y el discernimiento de espíritus de toda clase. Y el Apóstol Juan en 1 Juan 4:1 afirma que procuremos identificar los espíritus si son de Dios o espíritus que campean en el mundo de inframundo.

“Nosotros somos de Dios: el que conoce a Dios, nos oye: el que no es de Dios, no nos oye. Por esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error. (1 Juan 4:6).

Según este verso se nos da la capacidad de descubrir el espíritu de la verdad y también el del error, estos dos espíritus se enfrentan en la colectividad de la humanidad.
Y volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre. (Lucas 10:17).

El señor también nos da la facultad de someter a los espíritus del averno es decir los demonios.

Y volvió a haber disensión entre los judíos por estas palabras. Y muchos de ellos decían: Demonio tiene, y está fuera de sí; ¿para qué le oís? (S. Juan 10:19-20).

En la lectura anterior observamos que los judíos no tenían absolutamente nada con el Espíritu de Dios ni los demás espíritus manifiestos en los 7 espíritus de Jehová, más bien ellos con el desprecio al maestro llegaron a ser guarida de demonios que tomaron sus mentes para acusar al señor de que era portador de demonios. El que no tiene el Espíritu Santo y la manifestación de los sietes espíritus de Dios en su vida está propenso a ser guarida del espíritu de error.

El Señor nos ha dado potestad y conocimiento sobre todo espíritu que se mueve en este planeta tierra, conocimiento en una gran diversidad de espíritus que existen en el mundo de los espíritus.

El que reparte esta fuente de conocimientos es el espíritu Santo y nos da el acceso a los 7 espíritus de Dios, para guiarnos al conocimiento de la ciencia de Dios y para predicar la palabra de Dios con un trazo perfecto y no tengamos que avergonzarnos como dice Pablo a Timoteo en 2 Timoteo 2:15 de la siguiente manera:


Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza bien la palabra de verdad.

Los 7 espíritus de Dios
espíritu de Dios
Referencia Bíblica
1
espíritu de Sabiduría
1 Corintios 12:8; Éxodo 28:3;
Job 12:13; Deuteronomio 34:9; Proverbios 10:13-14; Proverbios 9:10; 1 Juan 2:3-4.
2
espíritu de Inteligencia
Éxodo 31:3
Proverbios 2:6
Lucas 2:47
3
espíritu de Juicio y verdad
Juan 16:7-8
1 Juan 4:6
Juan 16:13
Juan 14:17
4
espíritu de consejo
Job 12:13
Salmo 33:11
Salmo 106:13
Proverbios 19:21
Isaías 5:19
5
espíritu de Poder y fortaleza
Deuteronomio 4:37
Jueces 14:6
1 Crónicas 16:27
2 Crónicas 20:6
Job 12:13
Salmo 93:1
1 Timoteo 1:12
Colosenses 1:11
Filipenses 4:13

6
espíritu de conocimiento o ciencia
1 Juan 5:20
1 Corintios 12:8
Éxodo 35:33
Colosenses 1:9
S. Juan 16:13
2 Corintios 2:14
Romanos 11:33
7.
espíritu de Temor de Jehová
Efesios 5:21
Jeremías 2:19
Salmo 19:19
Salmo 34:11
Jeremías 32:40
Proverbios 8:13
Isaías 11:13
2 Crónicas 19:7
2 Crónicas 19:9
Proverbios 1:29


CONCLUCION
Estos siete espíritus son el caudal de conocimientos que a través del Espíritu Santo han sido repartidos en los creyentes para llevarlos al conocimiento, a la inteligencia para obtener sabiduría; entonces, la inteligencia es la facultad dada por el espíritu para adquirir y guardar el conocimiento que nos lleva a la sabiduría (1 Corintios 12:8 y Proverbios 2:6).
A través del espíritu de Inteligencia, conocimiento y sabiduría se nos da espíritu para predicar con juicio y verdad, así como para ser un perfecto consejero, con espíritu de poder y fortaleza nos da la facultad de poder adquirir el temor de Jehová, como parte de las facultades que el señor nos ha regalado.

En resumen, El Espíritu Santo adjunto a estos siete espíritus de Dios, hacen del ser humano una pieza perfecta y fundamental apto para dar a conocer el plan perfecto de Dios, pues dice el proverbista en Proverbios 1:7 que “El Principio de la sabiduría, es el temor a Dios”.

Amen